La conmoción de los cielos

 

Antes de que los cielos y la tierra sean sacudidos por la mano de Dios, Su voz conmueve el firmamento una última vez. El silencio en el cielo está dando paso al sonido de Sus últimas siete trompetas. Llaman al pecador al arrepentimiento, y al que duda a la decisión; porque ahora los cielos declaran Su gloria de una manera sin precedentes. Cada toque de trompeta está grabado con Su letra en las bóvedas del cielo, llevando así el sello del Todopoderoso.

Esta serie de artículos fue escrita en el tiempo de la maduración del trigo, el tiempo de la tercera trompeta de Dios. Contiene las últimas gotas de la lluvia tardía, que cesaron por el poder de la línea del trono de Dios. Se nos ha permitido mirar a los cielos en movimiento, y tú también estás llamado a mirar hacia arriba, mientras te mostramos el drama celestial en nombre del Creador. Por lo tanto…

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. (Hebreos 12:25-26)

Durante casi dos mil años, los estudiantes de la Biblia han estado tratando de descifrar la profecía de Jesús a Su amado discípulo, que los católicos apropiadamente llaman la "revelación secreta”. Una y otra vez, se imprimen libros que contienen una nueva teoría sobre el cumplimiento literal de las siete iglesias, sellos, trompetas o plagas. Todos ellos tienen algo en común, sólo pueden ser parcialmente verdaderos, ya que Jesús dijo desde el principio:

Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. (Juan 14:29)

Antes de que una profecía se haga realidad, y nosotros mismos no hayamos experimentado los acontecimientos, nunca podremos predecir un cumplimiento exacto de ella. Eso no significa que debamos sentarnos de brazos cruzados y no hacer nada más hasta que algo suceda. Dios ha dado las profecías con toda la intención de despertar nuestro interés en el estudio de las Escrituras, para que podamos correlacionar los eventos cuando suceden. Ni siquiera habríamos sido capaces de reconocerlos si no hubiéramos estudiado los símbolos previamente y los muchos cumplimientos posibles. El propósito de la profecía es transmitir a otros nuestro conocimiento del probable cumplimiento de los acontecimientos para que ellos también puedan tener fe. Sin embargo, siempre hay lugar para la duda que hace posible y necesaria la fe, ya que los símbolos son naturalmente ambiguos. De esa manera, dos grupos emergen... El incrédulo no se contenta con el cumplimiento simbólico y quiere ver montañas y estrellas reales caer a la tierra. El creyente, sin embargo, cree a pesar de la visión incompleta y reconoce la realidad que corresponde al lenguaje simbólico de Dios. El escéptico y burlador, junto con el incrédulo, sólo cree cuando la certeza ha extinguido la fe.

Desafortunadamente, los secularizados profesos seguidores de Jesús en la actualidad también comprenden los textos de Apocalipsis muy literalmente, lo que los ciega a las interpretaciones supuestamente no apropiadas de los versículos bíblicos, que para ellos son "secretas", es decir, escritas en un lenguaje simbólico.[1] Ellos no reconocen el tono claro de las trompetas—sólo escuchan un retumbo lejano de una ligera tormenta de verano que pronto pasará sin causar ningún daño. Confunden la conmoción de los cielos por la Voz de Dios con terremotos inofensivos de 1 a 3 en la escala de Richter.

Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los 144.000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y de terremoto. —Primeros Escritos, 15 (1851). {EUD92 276.2}

El desciframiento de Apocalipsis, o la asignación de eventos reales a la profecía, especialmente a la serie de siete, es un proceso difícil. 2000 años de historia han pasado desde la escritura de la profecía en la isla de Patmos, y el gran contenido simbólico de los versículos puede ser aplicado a muchas cadenas de eventos pasadas. Eso ha sido hecho y todavía se está haciendo diligentemente (como Dios lo propuso). Permitamos ser guiados a toda verdad por el Espíritu Santo, en esta serie de artículos, y escuchemos la voz de Dios desde el cielo, mientras es el silbo apacible y delicado,[2] y antes de que los cielos y la tierra sean movidos tan terriblemente por ella que incluso el último escarnecedor habrá aprendido a temer al Señor.[3]

El aumento del conocimiento

Aunque la estructura quiástica de Apocalipsis ha sido conocida durante mucho tiempo, con su ascenso, su cumbre y su descenso en la secuencia de su narrativa, debería ser el privilegio de la última generación aprender nuevas verdades sobre la intrincada estructura de la última gran profecía de Jesús.

Como le fue prometido a Daniel,[4] el conocimiento ha aumentado en estos últimos días de la historia del mundo. Con la ayuda del Espíritu Santo, el remanente del pueblo de Dios pudo aprender la aplicación correcta del modelo de las marchas de Jericó a los sellos de Apocalipsis, y pudieron reconocer por muchas revelaciones, dónde estaban en el flujo temporal de los últimos movimientos rápidos de los eventos del tiempo del fin. Durante cada una de las 13 marchas alrededor de Jericó, se tocaron siete trompetas, lo que hizo difícil ver cuándo las últimas serían tocadas. Fue sólo el desciframiento del juramento de Jesús en Daniel 12 y el reloj de Dios en Orión que permitió identificar tiempos específicos en Apocalipsis, como el silencio por media hora en el cielo, la hora de la bestia y la hora de la destrucción de Babilonia—como convertidas del tiempo celestial al tiempo terrenal.[5]

A través de estos nuevos hallazgos, que aumentaron rápidamente y fueron perfeccionados en los años posteriores a 2010, finalmente nos dimos cuenta de cuándo comenzaría el último ciclo de trompetas, cuánto tiempo duraría y cuándo terminaría. Una manecilla del Reloj de Orión también conocido como el libro de los siete sellos, descrito en los capítulos 4 y 5 de Apocalipsis, apunta simultáneamente a la primera y séptima trompetas, mientras que los otros puntos en el tiempo están marcados por el resto de las estrellas de los hombros y de los pies de Orión y las líneas del trono.

Esto dio lugar a la difícil situación que es descrita en Apocalipsis 7. Un "Plan A" divino original no podía ser ejecutado, ya que muy pocos testigos podían ser sellados (los 144.000). Eso fue debido al rechazo a trabajar de la última iglesia de Dios en la tierra; ellos debieron haber llevado la advertencia del mensaje del tercer ángel de Apocalipsis 14 a la humanidad. El ciclo de trompetas que describimos en muchos artículos de nuestro antiguo sitio web pertenecía al Plan A, según el cual Jesús ya habría regresado en 2016. Pero como la Iglesia Adventista misma ni siquiera había aceptado el mensaje de la lluvia tardía desde Orión,[6] cayó como los judíos. En lugar de sonidos de trompetas comenzando en la primavera de 2012, el cielo entró en un estado de shock de tres años y medio, y todo se hizo silencioso.[7] Entonces un nuevo plan entró en vigor, el Plan B. Dios había hecho arreglos en Sus Sagradas Escrituras para la ejecución de ambos planes. Muchos versículos fueron escritos ambiguamente, permitiendo dos interpretaciones diferentes—el Plan A y el Plan B.[8] Por lo tanto, hay un ciclo de trompetas para el Plan A, que ya ha pasado, y uno para el Plan B en el que estamos actualmente, pero ambos tienen actores comunes y eventos relacionados. Son reflejos uno del otro, pero hay una gran diferencia...

El último concierto de trompetas

No fue hasta la segunda trompeta del nuevo ciclo del Plan B, que finalmente respondimos a la petición de Jesús en Lucas 21[9] y miramos al cielo en las fechas marcadas por Dios, porque sabíamos a través del estudio del Tiempo que nuestra redención estaba cerca. He aquí, había señales en el cielo más allá de nuestros sueños más increíbles. De repente, pudimos ver partes de las profecías de las trompetas cumplidas no sólo por los acontecimientos terrenales, sino también desarrollándose frente a nuestros ojos en el lienzo celestial. Pronto nos dimos cuenta de que la exposición de todo el Apocalipsis fue probablemente mostrada al apóstol Juan de una manera similar.

En esta sección, ya hemos escrito sobre la primera trompeta, que comenzó con incendios en Israel el 22 de noviembre de 2016, y acerca del comienzo de la segunda trompeta el 6 de marzo de 2017, antes de que tuviéramos alguna idea del drama celestial. Aun así, reconocimos un curioso "engranaje" con partes de los versículos de los textos de las trompetas II con los cumplimientos parciales del ciclo de trompetas del Plan A, que debió haber sido el último.

Descubrimientos sensacionales

Hoy, al comienzo de la tercera trompeta, puedo escribir acerca de un "engranaje" mucho más significativo. Tuve un primer vistazo de estas señales celestiales el 8 de mayo de 2017 y las presenté a la congregación el 10 de mayo de 2017 en el sermón de la Cena del Señor—ambas fechas dentro del período central[10] de la segunda trompeta. Fue un descubrimiento sensacional, ya que, desde entonces, hemos podido asociar claramente ciertas partes de los textos de las trompetas con las señales celestiales, específicamente, las constelaciones y los movimientos planetarios,[11] para que pudiéramos ver su reflejo escrito por la mano de Dios en el lienzo del universo. Dios confirma así con Su propia letra que las trompetas individuales realmente tienen lugar y empiezan exactamente cuando Su reloj en Orión lo indica. Este no había sido el caso en el ciclo de trompetas del Plan A,[12] y ya que sucede ahora, sabemos que realmente estamos escuchando el sonido de las siete últimas trompetas de Apocalipsis antes de las siete últimas plagas.

Esto abre la posibilidad de una visión completamente nueva de ahora en adelante de las advertencias de las trompetas que a menudo son confundidas con las catástrofes cósmicas. Por ejemplo, en la tercera trompeta, una estrella debe caer a la tierra, ardiendo como una antorcha. Cualquiera que espere que una estrella real caiga a la tierra para cumplir la profecía, debería preguntarse por qué la Sagrada Escritura habla de otras trompetas o plagas, ya que una estrella devoraría por completo la tierra y la haría parte de su propio proceso de fusión nuclear. Nadie podría sobrevivir semejante catástrofe, y nadie tendría que pensar más acerca del fin del mundo.

¡Las trompetas son sólo advertencias! Eso es todo. Las primeras cuatro, por lo menos, difícilmente producirán los devastadores acontecimientos que podrían ser esperados según los textos, si son tomadas muy literalmente, porque sólo las tres últimas trompetas son llamadas "ayes". Esas son las únicas que realmente "harán daño". La Biblia a menudo se refiere a las guerras, y los atalayas tenían el trabajo de dar a conocer el problema por medio de tocar la trompeta. Mucho antes de que se disparara la primera flecha o de que se produjeran las primeras explosiones, a menudo mucho antes de que se oyeran acercarse los cascos de los caballos de la caballería, el soldado atento divisaba una nube de polvo lejana desde el puesto de guardia, lo que podía convertirse rápidamente en algo peligroso. Entonces él inmediatamente daba la señal de la trompeta para llamar a los defensores.

Esta es otra advertencia de que no debemos cansarnos de predicar un mensaje no deseado y en gran parte rechazado:

Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya, y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza. El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiere librará su vida. Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. (Ezequiel 33:2-6)

Así que tenemos el deber sagrado de ser "alarmistas y atemorizadores", y también de advertir incluso si una nube de polvo a veces resulta ser un espejismo en el viento caliente del desierto. Por eso es tan importante que Dios ahora da Sus señales celestiales además de los eventos terrenales, precisamente en los momentos indicados en Su reloj en Orión, y de esa manera da una doble confirmación del inminente fin del mundo—y del fin de Su gracia.[13]

Un acorde de siete notas

Antes de considerar los textos y el engranaje de las tres primeras trompetas con nuestro nuevo conocimiento de las señales celestiales divinas, debemos recordar que las trompetas, como los sellos, comienzan una tras otra, pero no paran cuando la siguiente trompeta empieza a tocar.

El principio subyacente es Jericó, nuevamente. Después de la séptima marcha en el séptimo día (y allí es donde estamos ahora), todas las trompetas fueron tocadas juntas. Es natural suponer que comenzaron a ser tocadas una tras otra para armonizar en un acorde cada vez más fuerte. En algún momento todas estaban siendo tocadas juntas, y probablemente también dejaron de ser tocadas sucesivamente. Simplemente depende del orden en que los trompetistas se quedan sin aire. Por supuesto, es más probable que la persona que comenzó a soplar primero se quede sin aire primero, suponiendo que todos los trompetistas tienen un volumen pulmonar y resistencia similares.

Así es como debemos imaginar las últimas siete trompetas de Apocalipsis. La plaga correspondiente completa solamente el soplo de la trompeta asociada. En otras palabras, esto significa que las trompetas se superponen. La primera trompeta suena hasta la primera plaga, la segunda trompeta hasta la segunda plaga, etc. La séptima trompeta, que comienza en último lugar, suena a través de las plagas hasta la venida de Jesús en la séptima plaga. De esa manera, es verdaderamente la final trompeta.

He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. (1 Corintios 15:51-52)

Esto puede ser demostrado fácilmente estudiando las plagas también, que son en realidad sólo los cumplimientos reales y tangibles de las advertencias predichas por las trompetas. Por ejemplo, de los textos para la primera y la quinta plaga, se puede ver que la primera plaga (las úlceras) sigue presente en la quinta. Cuando comparamos la segunda, tercera y cuarta trompetas con las plagas que corresponden, vemos que lo que sólo afecta a una tercera parte en la trompeta—el mar, las fuentes de agua, el sol—es descrito como abarcando todo en la plaga. La trompeta continuará mientras esté sirviendo como una advertencia. Por supuesto, también podemos aplicar este principio a trompetas y plagas que no tienen un vínculo evidente en sus respectivos textos. Una conclusión importante de estos hallazgos es que cuando hemos experimentado los acontecimientos de la vida real al comienzo de una trompeta, también podemos predecir bastante bien lo que vendrá sobre la humanidad en la plaga correspondiente.

También podemos ver que la sexta trompeta traerá la Tercera Guerra Mundial. Se habla de "desatar los cuatro vientos". En la Biblia, "viento" significa guerra y "cuatro vientos" significa guerra de los cuatro puntos cardinales. Últimamente hemos estado escribiendo una serie de artículos que representarán nuestro legado para aquellos que deben ser fieles en el tiempo de las plagas, cuando todos los toques de las trompetas de advertencia cesarán, y tengan que permanecer sin pecado, sin un Intercesor, en un mundo lleno de locos que ya no están restringidos por el Espíritu Santo. Escribimos nuestro "testamento" por así decirlo, porque en ese tiempo es probable que ya no estemos más entre ustedes, ya que seremos silenciados o asesinados. Recomiendo leer el capítulo 11 de Apocalipsis, pero ora para que recibas una porción[14] del Espíritu Santo para entender.

Cuando Dios dice...Él también quiere decir…

Por favor se paciente y dame un momento para explicar las diferencias en las varias secuencias de siete en Apocalipsis.

La ruta de correo Antigua Las siete cartas a las iglesias siguieron la ruta histórica entre los pueblos vecinos de Asia Menor. Las cartas fueron escritas por separado para cada iglesia (por Juan en la isla de Patmos). Luego fueron puestas en la silla de montar del caballo del cartero y él cabalgó a lo largo de la ruta. Las iglesias recibieron las cartas en el orden de la ruta dada, una por una. Por lo tanto, es correcto ver las cartas a las iglesias como un cuadro para el desarrollo de la Iglesia Cristiana desde el año 100 d.C. hasta la iglesia de Laodicea de hoy. En la década de 1850, Elena G. White comenzó a llamar a la Iglesia Adventista, Laodicea, mientras que al principio era todavía Filadelfia. Sin embargo, la mayoría de las iglesias cristianas pertenecen a Sardis, porque han considerado fijar fechas como un engaño desde el gran chasco de 1844, y por lo tanto nunca sabrán la hora de su visitación.[15]

Sin embargo, una vez que una iglesia había recibido la carta enviada, la carta podía ser leída de nuevo en cualquier momento. Eso significa que todas las advertencias que Cristo dio son válidas en todo momento. Todo el mundo tiene que examinar por sí mismo a qué iglesia pertenece. Por ejemplo, si has perdido tu primer amor por Jesús, vives en Éfeso. Si eres un anti-fijador de fechas, puedes llamar a Sardis tu hogar. Y si te sientes rico y no piensas que necesitas estos mensajes que te escribimos en nombre de Jesús, vives en la megalópolis de Laodicea, de 20 millones de habitantes, que simplemente son vomitados por Jesús. ¡También es posible que pertenezcas a más de una iglesia! Aquellos que quieren ser salvos deben abandonar aquellas iglesias que son reprendidas por Jesús, y registrarse en la oficina local de los residentes en Esmirna (mártires) o Filadelfia (los 144,000). Todas las otras iglesias pasarán, y sus habitantes pertenecerán a la segunda resurrección. Los ciudadanos de Esmirna y Filadelfia, por otro lado, tendrán un lugar especial en el cielo.

Los mártires de Esmirna serán reconocidos con una característica especial en sus ropas para que todos en el cielo vean: un ribete rojo en la parte inferior de sus ropas blancas.[16] Como las marcas en las manos de Jesús, su lealtad al punto de la muerte será recordada para siempre. Los 144.000 sacerdotes estarán siempre en el santuario celestial y recorrerán el universo con Jesús. Pero todos los demás redimidos estarán completamente satisfechos y felices en la tierra recién creada. Cuando se alcance ese estado de cosas, las cartas a las iglesias reprendidas serán cerradas y guardadas en los archivos celestiales, porque esas "iglesias" mismas no existirán más.

Representación clásica del libro de 7 sellos Pasemos al libro de los siete sellos. A menudo no es mostrado correctamente, por lo que al principio fue difícil para nosotros evaluar adecuadamente el cierre de los sellos. El libro está escrito por dentro y por fuera, lo que significa que una cierta parte siempre podía ser leída sin que ninguno de los sellos tuviera que ser abierto o roto. Eso corresponde a la era cristiana desde el año 100 d.C. hasta el comienzo del juicio investigador en el cielo en 1844. El primer sello fue abierto en 1846, como es descrito en la presentación de Orión, revelando así una parte del texto que estaba escrito dentro. Después de mucho estudio, en 2016 nos dimos cuenta de que el cierre de cada sello es descrito en los últimos capítulos de Apocalipsis, y vimos una estructura quiástica en los sellos como una pirámide. Así, el primer sello en la base es el más largo y en cierto sentido, rodea, a los otros seis. El segundo es el siguiente más largo y cubre los cinco restantes, etc.[17]

Pero ¿cómo encaja esta noción con la representación general del libro de los siete sellos, en el que los siete sellos se fijan en la parte superior del pergamino de un lado? Cuando Dios dice "escribe y envíalo", quiere decir "escribe y envíalo" a través del correo antiguo, con todas las características que el simbolismo implica. Cuando dice "un libro con siete sellos", significa un "libro" como era en ese tiempo: un rollo de pergaminos. Sin embargo, un rollo de pergamino no podía ser parcialmente desenrollado si había siete sellos en su lado exterior, manteniéndolo junto todavía con al menos un sello intacto. Eso significaría que primero todos los siete sellos tendrían que ser abiertos en orden para leer el primer texto. Sin embargo, eso no correspondería con la profecía bíblica, donde Juan veía inmediatamente las cosas que sucedían cada vez que se rompía un sello.

Por lo tanto, la estructura del libro de los siete sellos debe ser diferente, y debe ser uno dentro del otro. Debe ser que el rollo con el primer sello está afuera, y cuando el sello haya sido roto y el rollo desenrollado para la lectura, uno encuentre otro rollo dentro de él con un segundo sello. Este proceso continúa hasta que el último rollo del libro con el séptimo sello, almacenado dentro del rollo con el sexto sello, ha sido encontrado.

Muñeca Matrioshka amontonada de siete Adaptado a la imaginación de hoy, esto sería como recibir un sobre con un solo sello. Rompes el sello y abres el sobre, y allí encontrarás una página explicativa que puede ser leída inmediatamente, y otro sobre, que a su vez está sellado. De esa manera, el primer sobre incluye todos los otros sobres sellados, etc. Otro ejemplo ilustrativo de los sellos de Apocalipsis es una muñeca rusa, una muñeca matrioshka, que es popular como juguete de niños donde una muñeca se mete dentro de la siguiente muñeca más grande, como los pergaminos, cada uno de los cuales envuelve el siguiente. Una vez que todas las muñecas han sido desempacadas, las piezas individuales se juntan de nuevo y se cierra.

No ocultaría a mis lectores el hecho de que me sorprendió gratamente darme cuenta durante mi investigación, que la disposición correcta de los sellos no era un conocimiento cristiano enteramente nuevo. Louis Harms, conocido revivalista luterano, escribió lo siguiente en 1871 en su libro "La Revelación de San Juan"[18]:

Recientemente, hemos visto cómo la carta sellada con siete sellos no debe ser considerada como una sola carta con siete sellos, más bien tiene que ser entendida como siete cartas una dentro de otra. Esto nos muestra que lo más externo abarca a todo lo demás como las cartas están unas entre otras, y que a medida que una sale de la otra, así también salen los juicios que son contenidos en estos sellos. Esto no es lo mismo que con las siete cartas a las iglesias, cada una de las cuales cubre un período definido, pero estos juicios crecen unos dentro de otros. [Traducido]

Reconocemos que hay conceptos completamente diferentes de los sellos y, por lo tanto, sacamos conclusiones diferentes sobre el pasado y el futuro dependiendo de si captamos el lenguaje pictórico de Dios tal como Él lo quiso o no.

Lo mismo ocurre con las trompetas. Dios nos da mucha más información a través del lenguaje simbólico que solo trompetas siendo tocadas en sucesión. Él nos dice que desde que comienzan a ser tocadas una tras otra, también se quedan sin aire una tras otra. Él nos dice que las advertencias son seguidas por las cosas de las cuales advirtieron, y de nuevo en la misma secuencia que las advertencias.

Si cada trompeta termina con su plaga correspondiente, ¿cuándo terminarán las plagas? Como ya se ha explicado, las plagas también se superponen (ver la primera y la quinta). También sabemos que la séptima plaga comienza justo antes de la segunda venida de Jesús y es realmente la más larga. Son los siete años del invierno "atómico", que se extienden hasta un tiempo muy posterior a la venida de Jesús.[19] Esta última plaga terminará después de que todos los seres humanos hayan muerto, y entonces la tierra estará completamente sin vida por 1000 años.

Esto nos da la clave para entender la duración individual de cada plaga. Cada una continúa hasta que la última persona en la tierra, que no ha sido sellada por el Espíritu Santo para viajar en la Ciudad Santa, muere por esa plaga. Por ejemplo, cuando la última persona ha muerto por los efectos de la contaminación radiactiva por úlceras, la primera plaga termina. Cuando todos los seres vivos en el mar están muertos, la segunda plaga termina. Las últimas personas seguramente morirán de hambre y se congelarán en la séptima plaga. Entonces, la creación de Dios, de la tierra con todos sus seres, habrá sido deshecha, puesto que el hombre habrá ignorado Su autoridad en la creación aceptando la marca de la bestia o adorando la imagen de la bestia.[20]

Dios compara las tres últimas trompetas con los dolores de parto de una mujer.[21] Un consejo para el estudio personal: busca en la Biblia para ver por ti mismo dónde es mencionado el parto de una mujer y cuántos versículos están involucrados. Trata de entender qué eventos están relacionados con ella... Sí, todos ellos son advertencias de las plagas y las plagas en sí. Todos ellos son indicios de que tanto las trompetas como las plagas tienen algo que ver con el tiempo gestacional de unos nueve meses.

El tiempo de la señal celestial de la mujer que da a luz en Apocalipsis 12, de la que ahora todo el mundo habla, es muy interesante en este contexto.[22] La señal comenzó el 21 de noviembre de 2016,[23] el primer día después de la terminación del año de misericordia del Papa Francisco y llega a su finalización el 23 de septiembre de 2017 después de poco más de nueve meses del "embarazo" de la virgen con el "planeta rey", Júpiter. El reloj de Orión, por otro lado, indica que las plagas durarán exactamente nueve meses (280 días desde el 20 de agosto de 2018 hasta el 27 de mayo de 2019) hasta el fin del tiempo del regreso de Jesús (y más allá, para los que no se arrepintieron).

Ahora debería ser claro por qué la Biblia habla tantas veces acerca de los dolores de parto de una mujer, cuando se trata de las últimas trompetas de los "ayes" y las plagas mismas. Dos "hijos de la realeza nacerán". Sólo uno es el verdadero heredero de Dios. El Papa Francisco, quien no es otro que Gog de Magog,[24] desempeña el papel de falso heredero real, que habrá alcanzado el apogeo de su poder en la quinta trompeta, cuando la bestia de Apocalipsis 17 ascienda del abismo,[25] poco después de la señal celestial en la cuarta trompeta. Los últimos cristianos serán perseguidos por él en la quinta trompeta, el primer ay, hasta que los últimos mártires hayan muerto a principios de la sexta trompeta, cuando como resultado estalle la Tercera Guerra Mundial. Ese será el segundo ay que ha de venir sobre la humanidad.

Gog de Magog

La séptima trompeta hace eco a través de las plagas, ya no como una advertencia, sino como el anuncio del reinado de Jesús, hasta que la séptima plaga traiga las bolas de fuego del gran granizo,[26] justo antes del regreso de Jesús. La séptima trompeta es, por lo tanto, el último "dolor de parto" antes del regreso de Jesús, prefigurado por la señal celestial de la mujer, que está en la cuarta trompeta, es decir, poco antes del primer "ay" del "renacimiento" del Rey Jesús. Esta vez Él no vendrá como un bebé, sino de acuerdo con la impresionante señal celestial que fue dada por adelantado, como el gobernante del universo.

Los tres ayes de las últimas trompetas son, por lo tanto, las tres últimas contracciones antes del inminente "nacimiento" del verdadero heredero real, Jesucristo. Las tres últimas trompetas son los dolores de la iglesia, que debe sufrir bajo el falso príncipe, pero las plagas serán la retribución sin piedad por todo el dolor que el papado y todas las congregaciones protestantes anteriores habrán apilado sobre la mujer pura a través de los siglos. El tiempo de las advertencias amorosas está llegando a su fin, y el tiempo de angustia y venganza se acerca. El amor advierte con sonidos de trompeta; la justicia exige el grito doloroso de los antiguos torturadores. Dios es ambos.

Elena de White también afirma claramente que, si Dios dice algo, Él lo quiere decir así...

El 16 de diciembre de 1848, el Señor me dió una visión de la conmoción de las potestades del cielo. Vi que cuando el Señor dijo “cielo” al anunciar las señales indicadas por Mateo, Marcos y Lucas, quería decir el cielo, y cuando dijo “tierra” se refería a la tierra. Las potestades del cielo son el sol, la luna y las estrellas. Gobiernan en los cielos. Las potestades terrenas son las que gobiernan en la tierra. Las potestades del cielo se conmoverán a la voz de Dios. Entonces el sol, la luna y las estrellas se desquiciarán de su asiento. No se aniquilarán, sino que se conmoverán a la voz de Dios. {PE 41.1}

La Tierra calcinada

Con ese conocimiento, estamos listos para ver las dos primeras trompetas, cuyos comienzos ya han quedado atrás. En el primer artículo de esta serie sobre las trompetas, habíamos ilustrado el engranaje de los dos ciclos de trompetas divinos del Plan A y del Plan B para la primera trompeta, que comenzó el 22 de noviembre de 2016:

Engranaje de la primera trompeta

¡Nuestro objetivo al descifrar el significado de una trompeta siempre debe ser descubrir lo que Dios quiere decirnos y acerca de lo que Él quiere advertirnos! Por supuesto, todas las trompetas se usan juntas para advertir del fin del mundo, o de las plagas y el fin de la gracia de Dios, pero cada una también nos dice algo acerca del CÓMO de los eventos del tiempo del fin. A veces el sonido de una trompeta nos habla de las maquinaciones ocultas del enemigo. ¡Las trompetas también tienen el propósito de protegernos del engaño y del fraude!

La primera trompeta es especial, porque corresponde al mismo "tiempo en el reloj" que la séptima trompeta, más adelante. Sólo un círculo de reloj explica la conexión textual entre la primera y la séptima trompeta, mostrada por la doble mención del término "granizo":

El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde. (Apocalipsis 8:7)

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (Apocalipsis 11:19)

¿Cómo habríamos entendido la advertencia de la primera trompeta en el Plan A divino si la Iglesia Adventista hubiera cumplido con su deber y hubiera advertido del enemigo y de las plagas? Vimos muerte el 1 de febrero de 2014 por causa del volcán Sinabung, de Indonesia, así como una terrible advertencia de un posible estallido del supervolcán en el Parque Nacional de Yellowstone en los Estados Unidos.[27] El todavía misericordioso "granizo y fuego mezclado con sangre (muerte)" se habría convertido en un "grande granizo" en la séptima trompeta, lo que habría dado lugar al tiempo de las plagas.

Naturalmente, podríamos haber asumido que el supervolcán, que sólo retumbó en la primera trompeta, realmente hubiera estallado en la séptima trompeta, y así iniciar la extinción de la raza humana a través de los incendios extensivos en la superficie de la tierra. ¿Pero habría sido esa realmente la interpretación correcta de la advertencia? ¿No viene Jesús por causa de los que destruyen la tierra? ¿No es la misma humanidad la que inicia la autodestrucción a través del pecado sin restricción del Espíritu Santo?

Y se han airado las naciones, y tu ira es venida, y el tiempo de los muertos, para que sean juzgados, y para que des el galardón á tus siervos los profetas, y á los santos, y á los que temen tu nombre, á los pequeñitos y á los grandes, y para que destruyas los que destruyen la tierra. (Apocalipsis 11:18 RVA)

Esto es parte del texto de la séptima trompeta. Nota que las naciones SE HAN airado. Es decir, ¡Ya lo estaban en la sexta trompeta! Nación se ha levantado contra nación y una guerra atómica habrá ocurrido que destruirá la tierra, es decir por la contaminación radiactiva. La primera plaga revela mucho, diciendo que los sobrevivientes sufrirán de las úlceras malignas por radiación[28], ¡pero sólo aquellos que adoraron la imagen de la bestia o aceptaron la marca!; por lo tanto, ¡es muy importante saber lo que significan estas cosas! La primera trompeta ya advierte contra este engaño, ¡pero sólo después de una detallada inspección!

En una erupción volcánica grande, la roca fundida es lanzada a grandes alturas y regresa en una trayectoria balística. La columna de la explosión puede alcanzar la estratosfera, casi hasta el espacio. El gran calor de la nube de ceniza puede quemar todo alrededor del volcán, llegando incluso a alcanzar un radio de más de 1000km en el caso de una erupción de un supervolcán. ¿Hay un símbolo más impresionante de la guerra nuclear en la naturaleza, que las muchas rocas que son lanzadas como misiles y caen de nuevo a la tierra en una curva y causan la devastación? "Toda la hierba verde" se quemará con el fuego atómico como lo haría con la nube de ceniza o la lava de un volcán.

Tanto las nubes de ceniza de un volcán como las lluvias de bombas atómicas, permanecerían en la atmósfera durante mucho tiempo, y todos los que han sobrevivido la guerra nuclear y las plagas hasta la destrucción causada por el gran terremoto, el enorme granizo de bolas de fuego[29] y el fuego consumidor de la venida de Jesús, deben soportar el invierno "atómico" de siete años según Ezequiel 39:9. Se matarán unos a otros con ira, a causa del hambre y la desesperación. Entonces, toda la vida se habrá extinguido en este planeta por 1000 años.

Nuevamente mi atención fué dirigida hacia la tierra. Los impíos habían sido destruidos y sus cadáveres yacían por el suelo. La ira de Dios se había derramado sobre los habitantes de la tierra mediante las siete postreras plagas, que les habían hecho morderse la lengua de dolor y maldecir a Dios. Los falsos pastores habían sido el objeto especial de la ira de Jehová. Aun estando en pie se habían consumido sus ojos en sus órbitas y su lengua en su boca. Después de ser librados los santos por la voz de Dios, los impíos se volvieron unos contra otros. La tierra parecía inundada de sangre y cubierta de cadáveres desde uno a otro confín.

Se asemejaba a un desolado desierto. Las ciudades y las aldeas, sacudidas por el terremoto, yacían en ruinas. Las montañas, descuajadas de sus asientos, habían dejado grandes cavernas. Sobre toda la superficie de la tierra estaban esparcidos los desmochados peñascos que había lanzado el mar o se habían desprendido de la misma tierra. Corpulentos árboles desarraigados estaban tendidos por el suelo. La desolada tierra iba a ser la habitación de Satanás y sus malignos ángeles durante mil años. Allí quedaría Satanás recluído, vagabundo y errante por toda la tierra para ver las consecuencias de su rebelión contra la ley de Dios. Durante mil años iba a poder gozar del fruto de la maldición que había causado. Recluído en la tierra, no tendrá ocasión de ir a otros planetas para tentar y molestar a quienes no han caído. Durante todo ese tiempo Satanás sufrirá muchísimo. Sus características malignas han estado en constante ejercicio desde su caída; pero se verá entonces privado de su poder y obligado a reflexionar con terror y temblor en lo que le reserva el porvenir cuando haya de penar por todo el mal que hizo y ser castigado por todos los pecados que hizo cometer. {PE 289.2-289.3}

¿Qué eventos vimos en la primera trompeta del Plan B, que está en proceso? Reconocimos claramente los grandes fuegos en Israel como el cumplimiento de la segunda parte del texto de la trompeta, que habla de la quema de una tercera parte de los árboles. Los árboles siempre han representado la tierra de Israel:

Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Como la madera de la vid entre los árboles del bosque, la cual di al fuego para que la consumiese, así haré a los moradores de Jerusalén. (Ezequiel 15:6)

Ezequiel 15 contiene la parábola del árbol de la vid, que no es apta para el trabajo o para ser usada como herramienta. Israel era la casa de Dios, en donde dijeron los apóstoles que comenzarían los juicios de Dios. La primera trompeta cumplió literalmente esta profecía.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? (1 Pedro 4:17)

Esta es una advertencia divina. Todos los que creen en la Biblia entienden que Israel es la casa de Dios, donde deben comenzar los juicios de Dios. El cristianismo, sin embargo, se ha convertido desde hace mucho tiempo en su sucesor, ya que el pueblo de Israel fue finalmente rechazado por Dios en el año 34 d.C. con el apedreamiento de Esteban. Sin embargo, el mundo cristiano todavía mira a Israel para ver el cumplimiento de las profecías. Dios es tan misericordioso, que cumple literalmente, las expectativas de los cristianos nominales, que son incapaces de descifrar el lenguaje simbólico, de modo que algunos aún puedan despertar.

¡Pero debes ser advertido! Lo que empezó en Israel se extenderá al Israel espiritual y a toda la tierra. Ellos son los que "no obedecen el evangelio de Dios", incluyendo todas las iglesias ecuménicas, ¡incluso aquellas con un estado de observador solamente! Mientras que sólo un tercio de los árboles –esto es, sólo una tercera parte de las tres religiones mundiales que compiten por la supremacía en el Monte del Templo: el judaísmo, el cristianismo y el islam—fueron quemadas (es decir, Israel, como el estado judío), al final de la primera trompeta, antes del comienzo de la primera plaga, "toda la hierba verde" será quemada, es decir toda la vegetación de la tierra.

Cuando leemos en las profecías que una tercera parte es implicada, significa simplemente que sólo una parte de la población de la tierra o un grupo particular, sentirá el cumplimiento de la profecía. Si los textos de las trompetas se comparan con las plagas, entonces esta diferencia queda clara. Las cosas que las trompetas sólo afectan parcialmente, se convierten en juicios mundiales de Dios en las plagas.

Los incendios forestales en Israel fueron iniciados por grupos palestinos en la fecha exacta del comienzo de la primera trompeta, en vísperas del 22 de noviembre de 2016, devastando grandes partes de Israel. Vuelve a leer el primer artículo de esta sección.

Incendios de Israel

Al principio de la tercera trompeta vemos una escalada del conflicto. La situación en el Monte del Templo se ha vuelto explosiva. Ha habido numerosos lesionados y muertos, cuando a los musulmanes menores de 50 años se les negó el acceso a la mezquita de Al-Aqsa y las autoridades israelíes ordenaron que se realizara una inspección policial con detectores de metal, es decir, para armas. Titulares de noticias informaban de...

La Liga Árabe advierte a Israel de que está “jugando con fuego” en Jerusalén

El 21 de julio, el segundo día de las líneas del trono de la tercera trompeta, los palestinos cesaron todo contacto diplomático con Israel. ¡Incluso el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió el 24 de julio para evitar la escalada hacia una gran guerra! ¿Puedes ver cómo la primera trompeta es cada vez más fuerte?

Escribir sobre estos eventos rápidos del tiempo, del fin es como dispararle a un objetivo en movimiento. Cosas nuevas están sucediendo rápidamente mientras escribo, lo que hace que lo que estoy viendo sea obsoleto nuevamente. Sin embargo, siempre debemos tener en cuenta el panorama general. Pueden ver una explicación de la crisis...

Estudiemos lo que Dios quiere mostrarnos aquí. Hace mucho tiempo, escribí sobre el plan de los francmasones, que quieren establecer el Nuevo Orden Mundial a través de tres guerras mundiales. Este orden mundial ve a un Papa/Satanás en el trono: un gobernante político-religioso en quien el Estado y la Religión estén unidos, y que es adorado como un dios, como en los tiempos del antiguo Egipto. Esa es la verdadera meta de Satanás, es decir sentarse en el trono de Dios, o reclamar para sí la adoración del mundo, que pertenece a Dios solamente.

Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. (Apocalipsis 13:8)

Una fuente resume la planificación de los francmasones desde 1871 de la siguiente manera:

  • La primera Guerra Mundial tiene como objetivo derrocar el poder de los Zares de Rusia.

  • La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse para que el Nazismo sea destruido y el Sionismo político sea suficientemente fuerte para crear un estado soberano de Israel en Palestina. El Comunismo Internacional debe hacerse suficientemente fuerte.

  • La Tercera Guerra Mundial se fomentará aprovechando las diferencias causadas por los agentes de los Illiminati entre los Sionistas políticos y los líderes del Mundo Islámico. Mientras tanto, las otras naciones, una vez más divididas sobre este asunto se verán obligadas a luchar hasta el punto de la completa extenuación física, moral, espiritual y económica.

Ya se han cumplido dos objetivos. Los preparativos para la Tercera Guerra Mundial avanzan a toda velocidad ante nuestros ojos, y Dios mismo nos muestra estos eventos de una manera sin precedentes. En la sexta trompeta, Él habla de desatar los cuatro vientos. De los rumores (ver, por ejemplo, Mateo 24:6) vendrá la lamentación de la humanidad y un "tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces".[30]

Si "granizo y fuego" en el Plan B divino ya no indica el lanzamiento de roca fundida de una erupción volcánica, sino algo más, entonces ¿dónde encontramos una pista el 22 de noviembre de 2016 en cuanto a lo que podría ser?

Para encontrar la pista, debemos hacer lo que Jesús nos dijo que hagamos:

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. (Lucas 21:28)

Debemos mirar hacia el firmamento, y especialmente al principio de cada trompeta. Si lo hacemos con algún software planetario (Stellarium, por ejemplo), el 22 de noviembre de 2016, nos enfrentamos primero con la cuestión de dónde mirar. ¡El lienzo celestial es expansivo!

Normalmente, el sol y la luna, como las dos grandes lumbreras del relato de la creación,[31] apuntan a cosas interesantes en las fechas predeterminadas por Dios. Incluso si Dios habla de una "gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar" o de una "estrella ardiendo como una antorcha", debemos "conmover los cielos" para ver si hay tal señal en el firmamento en el día indicado por el Reloj de Orión.

Si buscamos "granizo y fuego" como un acontecimiento terrenal, entonces inevitablemente estamos pensando en una erupción volcánica. Pero si queremos encontrar "granizo y fuego" en el lienzo celestial, ¿qué debemos buscar? ¡Por supuesto, una lluvia de meteoritos o algo similar! Ahora sabemos qué buscar y cuándo. Pero, ¿dónde debemos mirar? Hay muchos lugares donde se encuentran lluvias de meteoros, y a menudo se producen al mismo tiempo. Para que sea una señal celestial, el texto de la Biblia también debe indicar la ubicación.

El reloj de Orión nos ayuda más a fondo. Sabemos que la fecha de la primera trompeta, así como la de la séptima, está indicada por la estrella Saiph. Hace más de siete años, Dios nos ayudó a comprender que las cuatro estrellas exteriores de Orión representan a los cuatro seres vivientes alrededor de Su trono. El orden de las caras de los seres en Apocalipsis 4:7 [32] nos dice que la primera cara es la de un león. Saiph señala así a la constelación de Leo. ¿Podemos ver "granizo y fuego" en Leo el 22 de noviembre de 2016?

Las Leónidas en el filo de la hoz

¡Sí! Las Leónidas están situadas directamente en la hoz de Leo, y así también vemos una referencia inicial muy importante a una correlación entre los textos de la cosecha de Apocalipsis 14:13-19 con los textos de las trompetas. La "hoz", el asterismo en Leo, es mencionado muchas veces en los textos de la cosecha, y las trompetas comienzan con una señal en esta hoz.

He hablado de una conexión entre la primera y la séptima trompeta, ya que estamos volviendo a Saiph (el león) en la séptima trompeta después de una vuelta del círculo del reloj. ¿Vemos una "señal del león" en los cielos otra vez, al comienzo de la séptima trompeta el 20 de agosto de 2018 (las plagas)?

Sol en la hoz

¡Sí, de nuevo! Esta vez, el sol está directamente sobre el mango de la "hoz" en Leo. No quiero salirme del tema, pero el texto de la cosecha correspondiente dice así:

Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. (Apocalipsis 14:19)

El lagar de la ira de Dios es, por supuesto, las plagas, cuando la ira de Dios es derramada sobre los habitantes de la tierra sin misericordia. A partir del 20 de agosto de 2018, el Sol de la Justicia brillará con Su hoz en la mano para mostrar al impenitente que Dios no es sólo amor.

La lluvia de meteoritos de la constelación de Leo al principio de la primera trompeta, es descrita en el texto de la trompeta como "granizo y fuego" "lanzado sobre la tierra". ¿Hay mejores imágenes para una guerra atómica en el lienzo celestial que los meteoros que entran en la atmósfera como misiles balísticos de largo alcance, que luego explotan por encima de las ciudades como el Bólido de Cheliábinsk con el fin de causar la mayor destrucción posible? ¿Hay una advertencia más apropiada para el granizo de la séptima plaga que una lluvia de meteoros que resultan ser devastadoras bolas de fuego?

Según Apocalipsis 8, las trompetas suenan en el cielo y no en la tierra.

Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. (Apocalipsis 8:2)

Por supuesto, estamos hablando de las siete estrellas de la constelación de Orión, que hemos estado viendo desde 2010, y que muestran los diferentes ciclos del reloj de Orión. ¡Debemos tener en cuenta que al menos podríamos "oír" o ver partes de los tonos de la trompeta en el cielo, en el firmamento! La primera interpretación de los textos de las trompetas en el Plan A era buena, pero aún no era completa. Ambas interpretaciones conducen al mismo resultado: la guerra nuclear mundial, que quema toda la hierba y anuncia las consecuencias en las plagas. El volcán del Plan A, sin embargo, era sólo una imagen terrenal de la secuencia de acontecimientos confirmada actualmente por Dios, con Su propia letra en el lienzo de los cielos.

Las bolas de fuego de las Leónidas ¿Podemos estar seguros de que Dios señala a las Leónidas y no a alguna otra lluvia de meteoros? Ya está claro que Saiph indica la constelación de Leo, pero la descripción de la lluvia de meteoros en el texto de la primera trompeta da más pistas.

Se trata de "granizo y fuego" (es decir, bolas de fuego) "mezclado con sangre". La siguiente leyenda acompañó la foto a la derecha en un artículo en Earthsky.org sobre las leónidas:

Las Leonidas son bien conocidas por sus bolas de fuego. Tony Hallas capturó dos en una sola foto durante la lluvia de Leonidas de 2001. Cada una también dejó una estela persistente y brillante. [Traducido]

En la foto podemos ver muy bien el color del rastro. Es rojo (como la sangre). Otro artículo científico de la NASA proporciona información sobre la composición de los meteoritos como las Leónidas y por lo tanto también su color cuando se queman en la atmósfera.

El color de muchas Leonidas es causado por la luz emitida por los átomos metálicos del meteorito (azul, verde y amarillo) y la luz emitida por los átomos y moléculas del aire (rojo). Los átomos de metal emiten luz como en nuestras lámparas de descarga de sodio: los átomos de sodio (Na) dan una luz naranja-amarilla, los átomos de hierro (Fe) una luz amarilla, el magnesio (Mg) una luz azul-verde, los átomos de calcio ionizado (Ca+) pueden añadir un tono violeta, mientras que las moléculas de nitrógeno atmosférico (N2) y átomos de oxígeno (O) dan una luz roja. El color del meteorito depende de si dominan las emisiones de átomos de metal o las emisiones de plasma de aire. [Traducido]

Por supuesto, esta "sangre" también corresponde a un acontecimiento terrenal real y nos hace aún estar más seguros de que vamos por buen camino. Hubo alrededor de 16 muertes en la erupción de Sinabung el 1 de febrero de 2014, y también en los incendios de Tennessee, que comenzaron en el fin de noviembre de 2016. Es notable que incluso el número de muertes sea consistente para ambos posibles ciclos de trompetas. Sin embargo, ¡sólo uno de ellos está acompañado por las señales en el cielo!

Siempre que suena una trompeta, debemos observar la posición de las dos grandes lumbreras. Al hacerlo, vemos, por ejemplo: La luna en Leo al principio de la primera trompeta, lo que confirma que estamos mirando la región correcta de los cielos. Hice un video para mostrar toda la situación de nuevo. ¿Tal vez incluso puedas ver el "humo" de los fuegos en Israel en el video...?

¡Así que el comienzo de la gran señal de la mujer de Apocalipsis 12 es también exactamente al principio de todo el ciclo de trompetas! La señal se cumple en la cuarta trompeta, cuando el texto de la trompeta habla del sol, la luna y las estrellas, porque entonces la luna está bajo los pies de la mujer, el sol la viste y una corona de doce estrellas es visible en su cabeza. Sin embargo, ella quedó embarazada al principio del ciclo de trompetas, y esa es una parte importante de la señal de la mujer de Apocalipsis 12.

También vimos que, en la primera trompeta, el sol sale de Libra, la balanza, y su primer día en Escorpión es una advertencia de la quinta trompeta, cuando los escorpiones desempeñarán el papel principal. La balanza es un símbolo de justicia y juicio, que indica el comienzo de los juicios de Dios con gracia, es decir, las trompetas.

En la última parte de nuestra Serie del legado, mostraré otras señales de la cosecha adicionales como una "autenticación notarial" de nuestro testamento, además de las señales de las trompetas en el firmamento. Dios confirma las últimas siete trompetas, Sus últimas advertencias a la humanidad, no sólo por una señal celestial al comienzo de cada trompeta respectiva, sino por dos acontecimientos celestiales simultáneos. Cualquiera puede verlos leyendo estos artículos, y cualquier persona puede simplemente comprobar con un software planetario gratuito, para ver si el Espíritu Santo nos estaba guiando en 2016 cuando nos mostró el ciclo de las últimas siete trompetas.

En la siguiente parte, les mostraré cómo y cuándo los barcos fueron destruidos en la segunda trompeta, cuyo período central fue del 6 de marzo de 2017 al 19 de julio de 2017.

1.
De hecho, el libro de Apocalipsis es un libro abierto: Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. (Apocalipsis 1:3)  
2.
1 Reyes 19:11-12 – El le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.  
3.
Elena G. White, Patriarcas y Profetas – Cuando se manifestó la presencia divina en el Sinaí, la gloria del Señor era ante la vista de todo Israel como un fuego devorador. Pero cuando venga Cristo en gloria con sus santos ángeles, toda la tierra resplandecerá con el tremendo fulgor de su presencia. “Vendrá nuestro Dios, y no callará: fuego consumirá delante de él, y en derredor suyo habrá tempestad grande. Convocará a los cielos de arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo.” Salmos 50:3,4. De él procederá una corriente de fuego que fundirá los elementos con su ardiente calor; y la tierra y las obras que hay en ella serán consumidas. “Se manifestará el Señor Jesús del cielo con los ángeles de su potencia, en llama de fuego, para dar el pago a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio.” 2 Tesalonicenses 1:7,8.

Nunca, desde que se creó al hombre, se había presenciado semejante manifestación del poder divino como cuando se proclamó la ley desde el Sinaí. “La tierra tembló; también destilaron los cielos a la presencia de Dios: aquel Sinaí tembló delante de Dios, del Dios de Israel.” Salmos 68:8. En medio de las más terríficas convulsiones de la naturaleza, la voz de Dios se oyó como una trompeta desde la nube. El monte fué sacudido desde la base hasta la cima, y las huestes de Israel, demudadas y temblorosas, cayeron de hinojos. Aquel, cuya voz hizo entonces temblar la tierra, ha declarado: “Aun una vez, y yo conmoveré no solamente la tierra, mas aun el cielo.” La Escritura dice: “Jehová bramará desde lo alto, y desde la morada de su santidad dará su voz,” “y temblarán los cielos y la tierra.” En aquel gran día que se acerca, el cielo mismo se apartará “como un libro que es envuelto.” Y todo monte y toda isla se moverán de su sitio. “Temblará la tierra vacilando como un borracho, y será removida como una choza; y agravaráse sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.” Hebreos 12:26; Jeremías 25:30; Joel 3:16; Apocalipsis 6:14; Isaías 24:20.

“Por tanto, se enervarán todas las manos, y desleiráse todo corazón de hombre: y se llenarán de terror; angustias y dolores los comprenderán; ... pasmaráse cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas.” “Y visitaré la maldad sobre el mundo, y sobre los impíos su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.” Isaías 13:7, 8, 11; Jeremías 30:6.

Cuando Moisés regresó de su encuentro con la divina presencia en el monte, donde había recibido las tablas del testimonio, el culpable Israel no pudo soportar la luz que glorificaba su semblante. ¡Cuánto menos podrán los transgresores mirar al Hijo de Dios cuando aparezca en la gloria de su Padre, rodeado de todas las huestes celestiales, para ejecutar el juicio sobre los transgresores de su ley y sobre los que rechazan su sacrificio expiatorio! Los que menospreciaron la ley de Dios y pisotearon bajo sus pies la sangre de Cristo, “los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes,” se esconderán “en las cuevas y entre las peñas de los montes,” y dirán a los montes y a las rocas: “Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de Aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero: porque el gran día de su ira es venido; y ¿quién podrá estar firme?” En “aquel día arrojará el hombre, a los topos y murciélagos, sus ídolos de plata y sus ídolos de oro,... y se entrarán en las hendiduras de las rocas, y en las cavernas de las peñas, por la presencia formidable de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando se levantare para herir la tierra.” Apocalipsis 6:15-17; Isaías 2:20, 21. {PP54 352.2-353.4

4.
Daniel 12:4 – Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 
5.
La presentación de Orión explica que una hora celestial corresponde a siete años terrenales. Media hora de silencio en el cielo equivale a 3.5 años en la Tierra. 
6.
Ver por ejemplo, Los siete años de escasez
7.
El juicio de los vivos comienza de la siguiente manera: Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. (Apocalipsis 8:1)  
8.
Mucho antes de que el Plan B entrara en vigencia, nos dimos cuenta de que Elena de White había escrito sobre dos proclamaciones de tiempo en su libro Primeros Escritos. Ella había visto dos proclamaciones de tiempo en diferentes momentos, y nosotros analizamos esas dos visiones en 2010, ¿Es el mensaje de Orión ”fijar fechas”? Otros ejemplos bíblicos importantes incluyen las dos maneras de interpretar el "tiempo, tiempos y mitad de tiempo" de Daniel 12 y los 1260 días de los dos testigos de Apocalipsis 11. Es imposible decir del texto si cada uno de los dos testigos recibe 1260 días o tres años y medio (Plan B) o si este período se aplica a ambos (Plan A). 
9.
Lucas 21:28 – Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. 
10.
El “período central" de una trompeta o plaga es el período que va desde el inicio de la trompeta/plaga hasta el comienzo de la siguiente trompeta/plaga. Puede ser descrito como el segmento de círculo del Reloj de Orión que es formado por dos trompetas/plagas sucesivas. 
11.
En la primera parte de mi sermón de la Cena del Señor, expliqué en detalle que estoy tratando con la astronomía bíblica, y no con la astrología. 
12.
Por supuesto, también buscamos señales en el cielo para el ciclo de trompetas del Plan A. No pudimos encontrar ninguna. Dios, en Su capacidad como el Tiempo, sabía que el Plan B sería cumplido. 
13.
Veremos en el último artículo de la serie del legado que en realidad hay incluso una triple confirmación celestial de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo: el reloj en Orión, las señales del cielo de las trompetas y las señales del cielo de los textos de la cosecha de Apocalipsis 14:13-19. 
14.
La serie de estudios sobre las porciones del Espíritu Santo da importantes períodos proféticos del tiempo del fin. Hay 372 raciones diarias para los 144.000 además de las 1260 porciones para el tiempo del juicio de los vivos, después de los 3.5 años de silencio en el cielo. La lluvia tardía ha sido dada desde el año 2010, y los que no la han rechazado también han recibido las raciones diarias para estos períodos especiales de juicio. Hablamos aquí de las vírgenes prudentes de la parábola de Jesús, que compraron suficiente aceite de reserva para sus lámparas. 
15.
Apocalipsis 3:3 – Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. 
16.
Elena G. White, Primeros Escritos – En el trayecto encontramos a un grupo que también contemplaba la hermosura del paraje. Advertí que el borde de sus vestiduras era rojo; llevaban mantos de un blanco purísimo y muy brillantes coronas. Cuando los saludamos pregunté a Jesús quiénes eran, y me respondió que eran mártires que habían sido muertos por su nombre. Los acompañaba una innúmera hueste de pequeñuelos que también tenían un ribete rojo en sus vestiduras. {PE 18.2
17.
Nuestro primer intento de describir la estructura quiástica de los siete sellos está en Los siete años de escasez. Sin embargo, estamos revisando el diagrama ligeramente basados en nuestros últimos hallazgos, y los cambios son explicados en la serie del Legado, en la Sección 2: El testamento
18.
Fuente: La Revelación de San Juan [Alemán] 
19.
Todo esto es explicado en detalle en Los siete años de escasez
20.
Hemos escrito dos artículos en esta categoría: La marca de la bestia y la era de Acuario
21.
Apocalipsis 8:13 – Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles! 
22.
Ver también la Parte III de mi sermón de la Cena del Señor
23.
El mundo habla del 20 de noviembre, pero esto es un poco impreciso. Ver mi primer video en este artículo acerca de las señales en los cielos al comienzo de la primera trompeta. 
24.
Ver Ezequiel 38 y 39 y toda nuestra serie de artículos sobre el Papa Francisco
25.
Apocalipsis 17:8 – La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. 
26.
Apocalipsis 16:21 – Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande. 
28.
Apocalipsis 16:2 – Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen. 
29.
Apocalipsis 16:17-21 – El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande. 
30.
Daniel 12:1 – En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. 
31.
Ver la primera parte de mi sermón sobre las señales en el cielo, que también muestra que la astronomía bíblica no es astrología. 
32.
Apocalipsis 4:7 – El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. 
A- A A+
¡Visita a nuestro Canal de la Granja Nube Blanca donde te damos las noticias de hoy ayer!
Ver ahora...
¡Únete al movimiento!
¿Crees en el Tiempo? ¡Muestra tu apoyo y únete al ejército del Señor haciéndote miembro hoy!
Utiliza el sello de Orión...
¿Dónde está tu corazón?
No dejes que la polilla y el orín corrompan tus tesoros. ¡Ponlos en el Cielo!
Dar una donación ahora...
El libro del legado
¡Escala el Santo Monte del Tiempo leyendo nuestro libro en formato PDF!
Descargar el libro ahora…
El libro Último­Conteo
Todos nuestros estudios de los primeros siete años en un compacto libro en formato PDF. Un viaje por el universo del tiempo de Dios. ¡Una lectura obligada para los adventistas del gran sábado!
Descargar ahora...
El DVD de Último­Conteo
Todo el sitio de Último­Conteo en un DVD compatible con Windows. Un regalo que puede salvar vidas.
Descargar el DVD ahora...
Boletín
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN DE ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...