La hora de la decisión

 

Era un par de semanas antes del fin del mundo. Las señales se habían cumplido sorprendentemente, pero no en la forma dramática y tan extraordinaria como han sugerido durante años los efectos especiales de la pantalla grande. Las profecías, como las de antaño, se habían cumplido de una manera común y a la vez extraordinaria. Con nuestros ojos fijos en el reloj del Cielo, el mismo gran reloj del tiempo que al marcar la hora, había anunciado el nacimiento de Cristo[1]—habíamos escuchado y repetido los misterios de las edades que nos habían sido revelados en el último conteo para el regreso de Jesucristo. Pero, muy pocos habían prestado atención.

Nuestro pequeño redil, esparcido por todo el mundo, se preparaba para celebrar nuestra última Fiesta de los Tabernáculos en esta tierra. En Paraguay, estábamos preparando un campamento en nuestra pequeña “cima de la montaña”, donde habían sido plantados campos de maíz, piñas y otros cultivos en varias ocasiones, pero ahora era un reflejo desértico de la cosecha de almas para Dios. Fueron terminadas las reparaciones del baño y de la cabaña, que serviría como una cocina. Ya era casi la hora de instalar nuestras tiendas de campaña y de llevar arriba todo el equipo y las provisiones.

Hasta donde sabíamos, estábamos frente al último fin de semana de paz, y teníamos que prepararnos para acampar durante los últimos días en la tierra en medio de la destrucción catastrófica. No sabíamos exactamente cómo empezaría el fin, pero provocaciones serias entre Rusia y el Occidente habían llevado la Tercera Guerra Mundial al punto de ignición. Sin embargo, aun si un desastre causado por el hombre no sucedía, nuestros hogares podrían ser destruidos fácilmente por un terremoto. Dios creó el mundo en seis días, y no dudamos que también podría destruirlo en seis días.

Ciertamente, el peligro no era nuestra principal motivación. Dios sabe cómo proteger a los Suyos. Aun así, no debemos tentar al Señor,[2] sino más bien ser prudentes. Reconocimos que Dios designó esta Fiesta especial de los Tabernáculos para que nos alejáramos de nuestras casas—del mundo—para enfocarnos en Él y en Su venida. Normalmente no “guardamos las fiestas” como una cuestión de observancia religiosa, pero el Señor nos ha enseñado mucho a través del sistema judaico.[3] Estudiamos para comprender la importancia y el significado de las fiestas, así como su tiempo indicado, y en esta temporada de fiesta de otoño en particular, no pudimos evitar observarlas; de hecho, vimos que era nuestro deber desempeñar un papel en el cumplimiento de las fiestas de otoño en el 2016, de manera similar a como Jesús cumplió las fiestas de primavera en el año 31.[4]

El fin comienza

El reinado del Papa Francisco—Satanás en persona—pasó la marca de 1290 días unas semanas antes, el 24 de septiembre,[5] y el reloj de las plagas mostró que la copa de la ira de Dios se había llenado hasta el borde, lista para ser derramada con toda su fuerza el 25 de septiembre de 2016, exactamente un año después de su discurso histórico ante el Congreso de los EE.UU. y la Asamblea General de las Naciones Unidas.[6]

La séptima plaga fue resumida en nuestro foro de estudio de la siguiente manera:

El estallido de rayos gamma[7] no ocurrió el 25 de septiembre, cuando la séptima plaga comenzó. La Tercera Guerra Mundial no causó que la tierra estallara en hongos nucleares. Desde una perspectiva exterior, “no pasó nada en el mundo”. De hecho, incluso recibimos una carta de un incrédulo al respecto, pero hablaremos de eso más adelante.

¿Por qué no hubo un gran evento terrenal en el primer día de la 7ª plaga? El texto mismo nos da la respuesta:

El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. (Apocalipsis 16:17)

De un aliento (juego de palabras intencional), la séptima plaga es derramada en el “aire” y suceden cosas en el “Cielo”. Por supuesto, realmente está hablando del tercer Cielo, donde están Dios y los ángeles, y no del cielo donde vuelan las aves. Esa es una pista para ayudarnos a entender en dónde la copa es derramada realmente. No está hablando de una plaga en la atmósfera, como los hongos nucleares, sino de algo totalmente diferente.

El aire también puede ser el “aliento” en el sentido de la respiración, que es un símbolo para el espíritu.[8] Como las aves van y vienen en el cielo (la atmosfera terrestre), los espíritus (los ángeles) van y vienen en el Cielo. Recientemente vimos una vívida representación de esto en la primera escena del sueño de Angélica[9]: las estrellas estaban bailando, o digamos luchando, porque sabemos que se trata de la gran controversia.

Satanás quiere usurpar el trono de Dios para convertirse no sólo en el rey de la tierra, sino también el rey del Cielo.[10] Jesús, como es representado en dos de las cuatro caras de los seres vivientes en la visión de Ezequiel,[11] tiene una cara de un león, porque Él es el Rey de la tierra, y una cara de un águila, porque Él es el Rey del Cielo. Satanás quiere reemplazarlo en ambos reinos.

Así que si la séptima plaga es derramada sobre espíritus (o ángeles) en el Cielo, tiene sentido que no vimos una gran plaga visible en la tierra comenzando el 25 de septiembre. Hay eventos en la séptima plaga que ocurren en la tierra, pero la plaga no comienza en la tierra. ¡Comienza en el Cielo!

Esto tiene un significado importante, porque demuestra que la batalla de Armagedón no es sólo una batalla espiritual en el sentido ordinario, sino es literalmente una batalla de los espíritus. Es la batalla culminante del conflicto de los siglos entre Cristo y Sus ángeles, y Satanás y sus ángeles.[12]

¿Cómo se desarrolla la batalla? ¿Cargan espadas o armas de fuego los ángeles buenos y malos, y, literalmente, se atacan entre ellos? ¡Por supuesto que no! El conflicto de los siglos es una batalla de tribunal. Es peleada en términos de procesos legales para determinar la validez del gobierno de Dios. Satanás es el acusador—no sólo de los hermanos,[13] sino también de Dios. Satanás lucha contra Dios argumentando su caso en contra de Dios en la alta corte del Cielo.

Ahora hay que preguntarse: ¿¡qué significa que una plaga sea derramada en el Cielo!? El primer evento de la séptima plaga es la voz que dice “Hecho está”. Los 1290 días de Satanás habían terminado, y Jesús en calidad de Juez Supremo en la corte celestial—dijo “¡Hecho está! ¡Satanás, tu tiempo ha terminado!”

Entonces hubo relámpagos y voces, y truenos... (Apocalipsis 16:18)

Así como en una sala de tribunal terrenal, objeciones pueden ser presentadas. ¡Hubo “voces”, que se alzaron en la sala del tribunal! Satanás se opuso, diciendo “¡No, no está hecho!” ¡Comprendan: la plaga fue derramada en el Cielo! Este es el baile (la lucha) de las estrellas en el sueño de Angélica, y las Pléyades bailaron porque Satanás ganó terreno con su objeción.

¿Cómo lo hizo? Ahora, con todo lo que han experimentado aquí en los últimos días,[14] deben saber muy bien cómo ganó terreno Satanás. Satanás nos acusó a todos de pecado, y sobre esa base pudo oponerse a que Jesús terminara el juicio en vindicación del Padre. Satanás dijo: “¡esos testigos son míos! ¡Son pecadores!”

De hecho, él tenía la razón y así es como nuestros pecados se convirtieron en la plaga máxima para Dios en el Cielo, dando la victoria a Satanás. Entonces, el tribunal tuvo que analizarnos y todavía sigue examinándonos. ¿Está la acusación de Satanás apoyada por hechos, o es revocada? Eso depende de ustedes. ¿Cómo han respondido, o cómo están respondiendo, a los cargos de pecado formulados en su contra?

Si su respuesta es confesar de inmediato y dar la vuelta tan pronto como surge el tema, entonces demuestran al tribunal que la acusación de Satanás es inválida, porque a pesar de que pecaron, no lo hicieron voluntariamente o conscientemente. Están cubiertos por el sacrificio de Cristo;[15] están totalmente decididos a poner fin a todo pecado en sus vidas, y no hay pecado al que quieran aferrarse.

Por otro lado, si alguien se aferra a su pecado justificándolo o excusándolo, entonces sostiene las acusaciones de Satanás. Si no expulsamos a tal persona, entonces Jesús pierde la guerra porque todos los que están de Su lado en la batalla de Armagedón deben ser irreprochables. ¿Ven cuán estrechamente están conectadas nuestras experiencias aquí a los procedimientos judiciales en el santuario celestial?

La gran pregunta es: ¿cuánto tiempo tomará esto?

¿Cuánto tiempo interferirá la objeción de Satanás con la solución del caso y la vindicación del Padre? Es problemático para Jesús, porque Él quería cerrar el caso, pero no pudo a causa de nosotros, debido a nuestra condición. Él quería poner fin al juicio en el Cielo, pero no pudo debido a que tuvo que contender con el diablo quien disputó sobre el cuerpo de creyentes, tal como lo hizo en el pasado con el cuerpo de Moisés:

Pero cuando el arcángel Miguel [Jesús], contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. (Judas 1:9)

La contención y la disputa sobre el cuerpo de Moisés tomó algo de tiempo. La Biblia no indica cuánto tiempo, pero en la descripción dada en el Espíritu de Profecía, se puede ver que tomó algún tiempo.[16] Del mismo modo, la objeción de Satanás en la corte a principios de la séptima plaga está tomando un tiempo para resolverse. Sus objeciones tienen que ser respondidas de una manera que satisfaga a la corte y que garantice un juicio justo, como con su disputa sobre el cuerpo de Moisés.[17]

Jesús sólo puede ganar la controversia cuando se cumplan ciertas condiciones en la corte celestial, y una de ellas es que seamos limpios de pecado. No estamos limpios; ¡lo vimos nosotros mismos! Tenemos que estar limpios y listos para que Jesús pueda decir que Él ya no tendrá que usar la bala[18]—y eso toma cierto tiempo.

Una disputa en la corte celestial toma tiempo. Puede que no se demore mucho en tiempo celestial, pero en la tierra eso puede llevar semanas. Tiene que ser demostrado que corregimos nuestro comportamiento tan pronto como nos damos cuenta de nuestros errores.[19] Tiene que ser demostrado que realmente tenemos esa voluntad. Sus confesiones aquí en este foro son la evidencia que está siendo examinada en la corte celestial para determinar si las objeciones de Satanás están justificadas, o si Jesús, el Juez Supremo puede revocarlas.

Al final, Jesús debe tener algún número de personas limpias para revocar a Satanás y para que el lado de Dios gane el caso. Si Dios no tiene almas limpias de Su lado, como acusa Satanás, entonces la controversia se pierde y termina a favor de Satanás. Pero si hay un número suficiente, no sabemos cuántos, entonces Él gana y el reino de Satanás es destruido, tanto en el Cielo como en la tierra.

Comprendan la situación tal como está en el Cielo. El 25 de septiembre, cuando el reloj de Orión llegó a su fin, Jesús dio la orden a Gabriel de venir a la tierra y liberar a Su pueblo.[20] Ustedes recordarán que habíamos razonado que algo debería suceder en esa fecha, ¡porque era el final de los 1290 días! Buscamos señales de que el reinado del Papa Francisco llegó a su fin. ¿Sucedió así? Vemos señales de que se encontró con dificultades, pero no hubo un final dramático como lo esperábamos.[21]

¿Creen que Satanás simplemente se quedaría sentado y dejaría que Gabriel destruyera su reino sin ofrecer resistencia? ¡Por supuesto que no! Por lo tanto, Satanás hizo una objeción, y Dios escuchó su caso. “Tu pueblo no está libre de pecado, ¡así que no puedes llevártelos! ¡Son míos!” (Recuerden el nombre falsificado de las “Pléyades” que estaba bajo las estrellas en el sueño de Angélica... ¡Nosotros, los “sabios”, brillando como las estrellas, fuimos nombrados con su nombre!) Por lo tanto, Jesús simplemente no podía ignorar las acusaciones de Satanás, porque era un argumento legítimo. Satanás todavía reclamó terreno en cada uno de nuestros corazones, como las muchas confesiones recientes han atestiguado, y hubiera sido injusto que Dios nos diera una señal que habría afirmado falsamente que éramos completamente fieles a Dios. Por lo tanto, Gabriel fue retenido de ayudarnos.

Todo esto ocurrió en el comienzo de la séptima plaga, el Armagedón, pero fallamos en darnos cuenta. Continuamos en nuestro estado pecaminoso por otra semana completa, antes de que comprendiéramos claramente la verdadera situación, lo cual sucedió en respuesta a las oraciones que ofrecimos para el entendimiento. Entonces Jesús mostró cuán crítica es la situación realmente. Es como estar en el puente de una nave espacial cuando todas las luces rojas de alerta comienzan a destellar ya que el sistema de mantenimiento de vida ha fallado. Una decisión de emergencia es hecha de llamar a todo el personal responsable para abordar el problema de inmediato, y ¡hay poco tiempo para corregirlo antes de que la falla del sistema de mantenimiento de vida termine con la vida de todos los que estén a bordo de la nave espacial!

El sistema de mantenimiento de vida de Dios falló el 25 de septiembre, y durante una semana completa, ¡nosotros ni siquiera reconocimos la urgencia! ¡Ahora tenemos menos de una semana restante para abolir todo pecado de nuestras vidas para restaurar la ruptura y evitar la pérdida de nuestro Comandante en Jefe, al igual que el resto del universo, que depende de Él! Sería como un episodio dramático de Viaje a las estrellas, pero cuando nos damos cuenta de que esto es REAL, y no sólo un programa de televisión ficticio o sólo un sueño, se convierte en un motivador poderoso. Amamos a nuestro Señor, porque Él nos amó primero,[22] y dio Su vida por nosotros, y ahora, ¿no nos levantaremos a una acción inmediata, tomando la provisión de la gracia que Él nos ha dado, y Le devolveremos Su amor en Su tiempo de necesidad? ¡Si Lo amamos, guardaremos Sus mandamientos![23]

Vamos a continuar en otro post tan pronto como sea posible, pero hasta entonces, tengan en mente lo siguiente:

Ustedes tienen las fechas de los eventos dadas por las fiestas de otoño. El Día de las Trompetas resultó ser una decepción y una advertencia. ¿Cuándo podríamos ver la victoria, si Dios gana? No hasta después del Día de la Expiación... lo cual significa recién el día festivo siguiente: el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos. No veremos una señal hasta entonces que realmente nos permita celebrar la victoria de Dios en la controversia, si es que ganamos. ¡Todo depende de nosotros en este momento!

La séptima plaga da una idea de lo que debería ocurrir en ese día si el plan de la profecía sigue según lo previsto. Después de los eventos en el Cielo, dice que hubo un terremoto, algo visible en la tierra, que es la caída y el castigo de Babilonia y nuestra victoria. Esto corresponde a lo que esperábamos al principio de la séptima plaga: el final de los 1290 días y el fin del reino de Satanás.

 

Como se puede ver, la vida no fue un lecho de rosas. Tuvimos muchas perplejidades grandes en esa última “hora” de la historia de la Tierra, La Hora de la Verdad, que equivalía a un mes durante el cual esperábamos que sucedieran muchas cosas. La comprensión que la séptima plaga comenzó en el Cielo, había fortalecido nuestra fe, y pronto encontramos la respuesta que buscábamos para nuestra pregunta de cuánto tiempo tomaría la batalla de espíritus de la séptima plaga.

Tres semanas completas

Aunque aún no nos habíamos dado cuenta de cuál sería el alcance total de la batalla de Armagedón, no había duda que la batalla espiritual al comienzo de la séptima plaga era parte de ella. La duración de esa batalla espiritual nos llevó desde el comienzo de la plaga hasta un día antes de la Fiesta de los Tabernáculos. Ese periodo de tiempo fue explicado en otro post en nuestro foro de estudio:

A raíz de la acusación de Satanás, el jurado celestial decide quién es bueno y quién no lo es. ¿Cuánto tiempo debe tomar este proceso?

En el año tercero de Ciro rey de Persia fue revelada palabra a Daniel, llamado Beltsasar; y la palabra era verdadera, y el conflicto grande; pero él comprendió la palabra, y tuvo inteligencia en la visión. (Daniel 10:1)

El Comentario Bíblico Adventista provee otra información importante:

1. El año tercero de Ciro. Contando desde la caída de Babilonia, ya fuera por el año de primavera o de otoño, esto habría ocurrido el año 536/535 a. C. (ver com. Dan. 10:4, también com. Esd. 1:1). Evidentemente Daniel estaba ya llegando al final de su vida (ver Dan. 12:13); tenía unos 88 años si consideramos que era un joven de 18 años cuando fue llevado cautivo (ver 4T 570) en 605 a. C. (ver com. cap. 1:1). Dan. 10:1 comienza la sección final del libro. El cap. 10 presenta las circunstancias que rodeaban a Daniel en ocasión de su cuarta gran profecía, registrada en los cap. 11 y 12. La parte principal de la narración profética comienza en el cap. 11:2 y termina en el cap. 12:4. El resto del cap. 12 es una especie de epílogo de la profecía. Ver t. II, pp. 111, 113-114, respecto a la forma de computar los años partiendo de la primavera o del otoño.

Rey de Persia. Esta es la única profecía de Daniel fechada en términos del reinado de Ciro. Aquí se da a Ciro el título de “rey de Persia”, lo que parecería implicar que todo el imperio era gobernado por los persas, en contraste con el título más limitado de “rey sobre el reino de los caldeos”, que se le da a Darío en el cap. 9:1. Tras haber surgido de una relativa oscuridad como príncipe del pequeño país de Ansán situado en las montañas de Irán, Ciro derrotó sucesivamente, en pocos años, a los reinos de los medos, lidios y babilonios, y los unió bajo su gobierno para formar el imperio más grande que hasta ese tiempo se hubiese conocido. Ahora Daniel y su pueblo tenían que tratar con un monarca de esas características. También se revela que los poderes del cielo contendieron con Ciro (cap. 10:13, 20).

Palabra. Una expresión singular usada por Daniel para describir su cuarta gran profecía (cap. 10- 12), que evidentemente fue revelada sin una previa representación simbólica y sin ninguna alusión a símbolos (cf. cap. 7:16-24; 8:20-26). La palabra marah, “visión”, de los vers. 7-8, 16 se refiere sencillamente a la aparición de los dos seres celestiales que visitaron a Daniel, mencionados en los vers. 5-6 y 10-12 respectivamente. Por eso algunos han considerado que el cuarto bosquejo profético es una explicación más detallada de los acontecimientos representados simbólicamente en la “visión” del cap. 8:1-14. De ese modo los cap. 10- 12 se interpretarían en términos de la visión de los cap. 8 y 9. Sin embargo, la relación entre los cap. 10-12 y 8-9 de ninguna manera es tan clara o segura como la que existe entre los cap. 8 y 9 (ver com. cap. 9:21).

Beltsasar. Ver com. cap. 1:7.

El conflicto grande. Heb. tsaba’, cuyo significado exacto es aquí dudoso. La frase traduce una sola palabra hebrea. Tsaba’ aparece casi 500 veces en el AT con el sentido de “ejército”, “hueste”, “guerra”, y “servicio”. Su forma plural tseba’oth forma parte del título divino “Jehová Dios de los ejércitos”. La RVA traduce la palabra tsaba’ como “tiempo fijado” y en Job 7:1, como “tiempo limitado”. Puesto que todas las otras veces en que se usa esta palabra evidentemente se refiere a un ejército, o guerra, o servicio penoso, y puesto que en esos dos pasajes resultan perfectamente aceptables las mismas ideas de guerra o servicio penoso, estas definiciones probablemente debieran usarse aquí también. El texto de que nos ocupamos parece dar énfasis a una intensidad de lucha más que a un período extenso. El pasaje podría traducirse también, “gran lucha” (BJ).

Comprendió. En contraste con las otras tres visiones (cap. 2; 7; 8-9) que fueron expresadas en términos muy simbólicos, esta revelación final fue dada mayormente en lenguaje literal. El ángel declaró específicamente que había venido para hacerle comprender a Daniel lo que había “de venir a” su “pueblo en los postreros días” (cap. 10:14). Este es el tema de los cap. 11 y 12. Sólo hacia el final de esta visión (cap. 12:8) Daniel se enfrenta ante una revelación acerca de la cual confiesa, “yo oí, mas no entendí”.

Resumamos los puntos principales del Comentario Bíblico a la luz de lo que sabemos:

  1. Daniel 10:1 es la introducción de una profecía conectada que va hasta el final del libro, en donde las líneas de tiempo de 1290 y 1260 días son prominentes, y, por lo tanto, tiene algo importante que ver con esas líneas de tiempo.

  2. El contenido de Daniel 10-12 es literal. Esto tiene que ver con nuestra interpretación literal de los 1290 días y confirma su validez.

  3. “El conflicto grande” significa la reunión para la gran batalla de Armagedón al final de los 1290 días.

  4. El entendimiento dado en estos capítulos es para “los postreros días” (para nuestro tiempo).

Ahora que entendemos la importancia de este capítulo a la luz de la séptima plaga y de la batalla de Armagedón, deberíamos preguntarnos qué parte de este capítulo no ha sido descifrado antes.

Si estos capítulos comienzan con el Armagedón, ¿cómo deben terminar? ¿Cómo terminan? Terminan con Daniel levantándose para recibir su heredad al fin de los días, en otras palabras, la resurrección. Estos capítulos tratan específicamente acerca de cuánto tiempo durará el Armagedón, nuestra gran pregunta en este momento. ¿Cuánto tiempo durará esta batalla feroz en la corte celestial, hasta que surja el vencedor?

El Comentario Bíblico también nos muestra que Daniel estaba afligido como nosotros,[24] y por razones similares:

2. Afligido. Daniel no dice específicamente la causa de su tristeza, pero podemos encontrar un indicio en los acontecimientos que estaban ocurriendo entre los judíos de Palestina en ese tiempo. Evidentemente lo que ocasionó las tres semanas de luto de Daniel fue una grave crisis. Fue probablemente por ese tiempo cuando se levantó la oposición de los samaritanos contra los judíos que acababan de volver del exilio bajo las órdenes de Zorobabel (Esd. 4:1-5; ver PR 418-419). El que los acontecimientos de este capítulo hubieran ocurrido antes o después de que los judíos pusieron la piedra fundamental del templo (Esd. 3:8-10) depende de las varias interpretaciones que se den a la cronología de este período (ver t. III, p. 100) y de la posibilidad de que Daniel hubiera usado un tipo de cómputo distinto del que empleaban los judíos de Palestina en esa época de transición. El período de luto de Daniel parecería haber sido contemporáneo con la grave amenaza de que después de todo no se cumpliese el decreto de Ciro, a causa de los falsos informes enviados por los samaritanos a la corte de Persia para tratar de detener la construcción. El hecho significativo de que durante estas tres semanas el ángel estuviera luchando para influir sobre Ciro (vers. 12-13) indica que estaba en juego una decisión vital del rey. Mientras oraba en procura de más luz sobre temas que aún no habían sido completamente explicados en las visiones anteriores, sin duda el profeta se entregó a otro período de intensa intercesión (ver cap. 9:3-19) para que la obra del adversario pudiera ser contrarrestada y para que pudieran cumplirse las promesas divinas de restauración en favor de su pueblo escogido.

Podemos trazar nuestras experiencias ahora en la experiencia de Daniel, y al hacerlo, vemos un “hecho significativo”—que una lucha de tres semanas tuvo lugar. Este es el “conflicto grande” (nuestro Armagedón) como se indica en el versículo 1.

En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. (Daniel 10:2)

La experiencia de Daniel nos dice cuánto tiempo durará la batalla:[25] tres semanas completas. ¿Qué es una semana “completa”? Una semana completa son siete días, comenzando el primer día de la semana y terminando en el séptimo día de la semana. Eso significa, de domingo a sábado, de domingo a sábado, de domingo a sábado. Tres semanas completas no pueden cumplirse de un miércoles a un martes, o cualquier otro día de la semana; ¡se deben cumplir de domingo a sábado!

¿Cuándo comenzó la batalla de Armagedón? El domingo, 25 de septiembre del 2016. Tres semanas completas (21 días) de la batalla nos lleva hasta el sábado, 15 de octubre, conteo inclusivo.

No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas. (Daniel 10:3)

Eso significa que nosotros, como Daniel, no tendremos motivo para “celebrar” o “regocijarnos” hasta que hayan pasado tres semanas (se hayan cumplido). El primer día que podremos tener razón para celebrar, sería el domingo, 16 de octubre, pero también tenemos que tener en mente las fiestas de otoño. El domingo por la noche comienza la Fiesta de los Tabernáculos. En la tercera parte vamos a compartir más luz con respecto a este domingo especial.

Mencionamos en el post anterior que no podemos conocer la decisión final de la corte celestial hasta después de que sea hecha en el Día de la Expiación, y el siguiente día de fiesta posible es, de hecho, el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos. Se requieren tres semanas completas para que el conflicto se resuelva desde nuestra perspectiva.

Al final de las tres semanas, el ángel Gabriel se le apareció a Daniel y explicó con más detalle la causa de la demora de tres semanas:

Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia. He venido para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros días; porque la visión es para esos días. (Daniel 10:12-14)

¿Se han preguntado qué era tan importante acerca del período de tres semanas, 21 días, en esta experiencia de Daniel? Muchas partes de este pasaje han sido entendidas desde hace mucho tiempo, pero recién ahora los 21 días ¡nos muestran literalmente lo que está aquejando al pueblo de Dios (nosotros) en estos últimos días!

El Comentario identifica a los actores y completa la interpretación:

12. No temas. Comparar con Apoc. 1:17. Estas palabras sin duda animaron personalmente al profeta ante la presencia del ángel, porque estaba “temblando” (vers. 11), y también le dieron la seguridad de que, aunque había estado orando durante tres semanas sin recibir contestación, sin embargo, desde el mismo comienzo Dios había oído su súplica y se había propuesto contestarla. Daniel no necesitaba temer por su pueblo; Dios lo había oído, y Dios regía todas las cosas.

13. Príncipe. Heb. śar. Palabra que aparece 420 veces en el AT, pero evidentemente nunca tiene el significado de “rey”. Se refiere a los principales servidores de un rey (Gén. 40:2, donde se traduce “jefe”), a gobernadores locales (1 Rey. 22:26, donde se traduce “gobernador”), a los subordinados de Moisés (Exo. 18:21, donde se traduce “jefes”), a los nobles y funcionarios de Israel (1 Crón. 22:17; Jer. 34:21, donde se traduce “principales” y “príncipes” respectivamente), y especialmente a comandantes militares (1 Rey. 1:25; 1 Crón. 12:21, donde se traduce “capitanes”). Con este mismo último sentido aparece en la expresión śar hatstsaba’, “comandante del ejército” (la misma expresión que se traduce “príncipe de los ejércitos” en Dan. 8:11), en una de las óstrakas* de Laquis, una carta escrita por un oficial del ejército de Judea a su superior, probablemente en el momento de la conquista de Judá hecha por Nabucodonosor en 588-586 a. C., el tiempo cuando Daniel ya estaba en Babilonia (ver t. II, pp. 99-100; Jer. 34:7).

El Ser celestial que se le apareció a Josué en Jericó recibe el nombre de “Príncipe [Heb. śar] del ejército de Jehová” (Jos. 5:14-15). Daniel usa repetidas veces esta palabra para referirse a seres sobrenaturales (Dan 8:11,25; 10:13, 21; 12:1). Basándose en estas observaciones algunos han supuesto que śar indica un ser sobrenatural que en ese tiempo se oponía a los ángeles de Dios y que estaba tratando que el reino de Persia fuera en contra de los mejores intereses del pueblo de Dios. Satanás siempre ha estado ansioso de proclamarse príncipe de este mundo. Lo principal aquí era el bienestar del pueblo de Dios en pugna con sus vecinos paganos. Puesto que se declara que Miguel es el “príncipe [śar] que está de parte de los hijos de tu pueblo” (cap. 12:1), no parecería irrazonable que el “príncipe del reino de Persia” fuera un falso “ángel guardián” de ese país; uno de los que pertenecen a las huestes del adversario. Es claro que el conflicto era en contra de las potestades de las tinieblas: “Durante tres semanas Gabriel luchó con las potestades de las tinieblas, procurando contrarrestar las influencias que obraban sobre el ánimo de Ciro... Todo lo que podía hacer el cielo en favor del pueblo de Dios fue hecho. Se obtuvo finalmente la victoria; las fuerzas del enemigo fueron mantenidas en jaque mientras gobernaron Ciro y su hijo Cambises” (PR 418-419).

Por otra parte, śar puede usarse en el sentido usual de “gobernador”, y en ese sentido se referiría a Ciro, rey de Persia. Si se entiende el pasaje de esa manera, vemos a los ángeles del cielo luchando con el rey para que pudiera dar un veredicto favorable a los judíos.

Se me opuso. El profeta nos da una vislumbre de la tremenda lucha entablada entre las fuerzas del bien y las del mal. Podría hacerse esta pregunta: ¿por qué permitió Dios que los poderes del mal luchasen para dominar la mente de Ciro durante 21 días mientras Daniel seguía afligido y suplicaba? Esta pregunta debe contestarse teniendo en cuenta la verdad de que estos acontecimientos deben entenderse a la luz de “un propósito todavía más amplio y profundo” del plan de redención, que era “vindicar el carácter de Dios ante el universo... Ante todo el universo [la muerte de Cristo] justificaría a Dios y a su Hijo en su trato con la rebelión de Satanás” (PP 55; cf. DTG 578-579). “Sin embargo, Satanás no fue destruido entonces [en ocasión de la muerte de Jesús]. Los ángeles no comprendieron ni aun entonces todo lo que entrañaba la gran controversia. Los principios que estaban en juego habían de ser revelados en mayor plenitud” (DTG 709). Ver com. cap. 4:17.

A fin de refutar la pretensión de Satanás de que Dios es un tirano, el Padre celestial vio conveniente retener su mano y dejar que el adversario tuviera una oportunidad para demostrar sus métodos y tratar de ganar a los hombres para su propia causa. Dios no fuerza la voluntad de los hombres. Concede a Satanás cierto grado de libertad, mientras que Dios por medio de su Espíritu y de sus ángeles insta a los hombres a que resistan el mal y sigan el bien. Así Dios demuestra al expectante universo que él es un Dios de amor y no el tirano que Satanás afirma que es. Por esa razón la oración de Daniel no fue contestada inmediatamente. La respuesta se demoró hasta que el rey de Persia por su propia voluntad hizo su elección a favor del bien y en contra del mal.

Aquí se revela la verdadera filosofía de la historia. Dios ha fijado la meta final, que seguramente ha de alcanzarse. Mediante su Espíritu obra sobre los corazones de los hombres para que cooperen con él a fin de alcanzar esa meta. Pero la decisión sobre cuál camino ha de elegir es algo que está enteramente en manos de cada individuo. Así los acontecimientos de la historia son el resultado de la acción de seres sobrenaturales y del libre albedrío humano. Pero el desenlace final es de Dios. En este capítulo, quizá como en ninguna otra parte de las Escrituras, se descorre el velo que separa al cielo de la tierra, y se revela la lucha entre los poderes de la luz y de las tinieblas.

Miguel. Heb. Mika’el, literalmente “¿quién como Dios?” Aquí se lo describe como “uno de los principales príncipes [Heb. śarim]”. Posteriormente se lo describe como el protector especial de Israel (cap. 12:1). No se declara exactamente su identidad aquí, pero una comparación con otros pasajes lo identifica como Cristo. En Jud. 9 se lo llama “el arcángel”. Según 1 Tes. 4:16, se relaciona la “voz de arcángel” con la resurrección de los santos en ocasión de la venida de Jesús. Cristo declaró que los muertos saldrán de sus tumbas cuando oigan la voz del Hijo del Hombre (Juan 5:28). Por eso parece claro que Miguel no es otro sino el mismo Señor Jesús (PE 164; cf. DTG 388- 390).

El nombre Miguel sólo aparece en la Biblia en pasajes apocalípticos (Dan. 10:13, 21; 12:1; Jud. 9; Apoc. 12:7), en casos cuando Cristo está en conflicto directo con Satanás. El nombre hebreo, que significa “¿quién como Dios?’, es a la vez una interrogación y un desafío. En vista de que la rebelión de Satanás es esencialmente un intento de usurpar el trono de Dios y ser “semejante al Altísimo” (Isa. 14:14), el nombre Miguel es sumamente apropiado para aquel que ha emprendido la tarea de vindicar el carácter de Dios y refutar las pretensiones de Satanás.

Quedé allí. La LXX, como también la versión de Teodoción, dice: “y a él allí dejé”. Tal traducción ha sido adoptada por varias versiones modernas (Goodspeed, Moffat, RSV. “Le he dejado allí”, BJ. En esta versión se añade en nota de pie de página: “ ‘Le he dejado’ griego; ‘He sido dejado’ hebr. forma insólita”). Indudablemente esto se debe a que no parecía clara la razón por la cual el ángel dijera que él fue dejado con los reyes de Persia cuando Miguel vino para ayudarle. Compárese esta traducción con la declaración: “Pero Miguel vino en su ayuda, y entonces permaneció con los reyes de Persia” (EGW, Material Suplementario, com. Dan. 10:12-13).

Algunos creen ver otro significado posible en el texto hebreo tal cual está. La lucha que aquí se describe era esencialmente entre los ángeles de Dios y “las potestades de las tinieblas, que buscaban contrarrestar las influencias que obraban sobre el ánimo de Ciro” (PR 418-419). Cuando entró en la lucha Miguel, el Hijo de Dios, los poderes del cielo ganaron la victoria y el maligno se vio obligado a retirarse. La palabra que se traduce “quedé” se usa en otros pasajes con el sentido de “permanecer” cuando otros se han ido o han sido alejados. Así se usa este verbo respecto a Jacob cuando quedó atrás en el arroyo de Jaboc (Gén. 32:24), y respecto a los paganos a quienes Israel permitió que quedaran en la tierra (1 Rey. 9:20-21). Es también la palabra que usó Elías para referirse a sí mismo cuando creía que todos los demás habían abandonado el culto del verdadero Dios: “Y sólo yo he quedado” (1 Rey. 19:10,14). En la forma en que el ángel usa esta palabra podría significar que con la llegada de Miguel, el ángel malo se vio obligado a retirarse y el ángel de Dios quedó allí con los reyes de Persia”. “La victoria fue obtenida finalmente; las fuerzas del enemigo fueron mantenidas en jaque” (PR 419). Dos traducciones que han sugerido este mismo pensamiento son la de Lutero: “Allí gané yo la victoria con los reyes de Persia”, y la de Knox, “allí, en la corte de Persia, quedé dueño del campo”.

Reyes de Persia. Dos manuscritos hebreos rezan, “reinos de Persia”. Las versiones antiguas dicen, “rey de Persia”.

14. En los postreros días. Heb. be’ajarith hayyamim, “en la última parte [o fin] de los días”. Es una expresión frecuentemente usada en la profecía bíblica, que indica la parte final de cualquier período de la historia al que se refiere el profeta. Jacob usó la expresión “postreros días” al referirse a la suerte final de cada una de las doce tribus en la tierra de Canaán (Gén. 49:1, RVA); Balaam aplicó este término al primer advenimiento de Cristo (Núm. 24:14); Moisés lo usó en un sentido general respecto al futuro distante, cuando Israel habría de sufrir tribulaciones (Deut. 4:30). La expresión puede referirse, y lo hace a menudo, a los acontecimientos finales de la historia. Ver com. Isa. 2:2.

Para esos días. Aquí la palabra “días” parece tener el mismo significado que en la cláusula anterior. El ángel vino a decirle a Daniel lo que habría de acontecer a los santos a través de los siglos hasta la segunda venida de Cristo. El énfasis de la última cláusula de este versículo no es tanto sobre la longitud del tiempo en perspectiva, sino sobre el hecho de que el Señor tiene todavía más verdades que mostrarle a Daniel mediante una visión. Traducido literalmente, este versículo reza: “Y he venido para hacerte entender lo que ha de ocurrir a tu pueblo en la última parte de los días, porque todavía hay visión para los días”.

Ningún rey terrenal podría haber opuesto a Gabriel. Fue Satanás quien estaba luchando, y quien causó el retraso de 21 días. En resumen, estos 21 días de conflicto entre Cristo y Satanás fueron dados como una pieza específica de información para nosotros aquí en el fin del tiempo, un período literal de tiempo para la batalla de Armagedón. Ahora sabemos cuánto tiempo durará la batalla, y cuándo podremos ver el resultado final.

Puntos importantes están dispersos en el resto del capítulo del Comentario Bíblico:

16. Con semejanza. Gabriel veló su resplandor y apareció en forma humana (SL 52).

La visión. Algunos comentadores piensan que Daniel hace referencia aquí a la visión de los cap. 8 y 9; otros creen que era la revelación de ese momento lo que le afligía tanto. En vista de que la palabra “visión” en los vers. 1 y 14 parece aplicarse a la revelación de los cap. 10-12, y siendo que también la declaración de Daniel aquí en el cap. 10:16 es una continuación lógica de su reacción (vers. 15) ante la declaración del ángel en cuanto a “la visión” (vers. 14), parece razonable deducir que el profeta habla aquí de la visión de la gloria divina de que es testigo.

19. Muy amado. Ver com. vers. 11.

20. Contra el príncipe. “Con el Príncipe” (BJ). Puede entenderse que el ángel habría de luchar al lado del príncipe de Persia, o que habría de pelear contra él. Las versiones griegas son también ambiguas. La preposición metá, “con” que se usa en griego, puede implicar una alianza, como en 1 Juan 1:3, u hostilidad, como en Apoc. 2:16. Sin embargo, el hebreo de este pasaje parece dar una clara indicación de su significado. El verbo lajam, “pelear”, se usa 28 veces en el AT, seguido como aquí por la preposición ´im, “con”. En estos casos el contexto indica claramente que la palabra ha de entenderse con el sentido de “contra” (ver Deut. 20:4; 2 Rey. 13:12; Jer. 41:12; Dan. 11:11). Parecería pues seguro que el ángel habla aquí de un conflicto posterior entre él y el “príncipe de Persia”. En Esd. 4:4-24 se nos indica que esta lucha continuó mucho después del tiempo de la visión de Daniel. “Las fuerzas del enemigo fueron mantenidas en jaque mientras gobernaron Ciro y su hijo Cambises, quien reinó durante unos siete años y medio” (PR 419).

Príncipe de Grecia. La palabra hebrea que aquí se traduce “príncipe” es śar, la misma que se usa anteriormente (ver com. vers. 13). El ángel le había dicho a Daniel que iba a volver para continuar la lucha contra las potestades de las tinieblas que contendían para dominar la mente del rey de Persia. Entonces miró más lejos hacia el futuro e indicó que cuando finalmente pudiera retirarse de la lucha, ocurriría una revolución en los asuntos del mundo. Mientras el ángel de Dios contuvo las fuerzas impías que procuraban dominar al gobierno persa, ese imperio se mantuvo. Pero cuando la influencia divina se retiró y el dominio de los dirigentes de la nación quedó completamente en manos de las potestades de las tinieblas, pronto vino la ruina del imperio. Guiados por Alejandro, los ejércitos de Grecia arrasaron el mundo y extinguieron rápidamente el Imperio Persa.

La verdad presentada por el ángel en este versículo aclara la revelación que sigue. La profecía que se da a continuación--que registra una guerra tras otra—cobra mayor significado cuando se la entiende a la luz de lo que el ángel acaba de decir. Mientras los hombres luchan entre sí por el poder terrenal, detrás del escenario, y sin que los ojos humanos la vean, se lleva a cabo una lucha aun mayor, de la cual el flujo y reflujo de los acontecimientos terrenales es tan sólo un reflejo (Ed 169). Así como se muestra que el pueblo de Dios es preservado a través de su agitada historia - registrada proféticamente por Daniel-, así también es seguro que en esa contienda mayor las legiones de la luz obtendrán la victoria sobre las potestades de las tinieblas.

21. Escrito. Heb. rasham, “inscribir”, “anotar”.

Libro. Heb. kethab, literalmente “una escritura”, del verbo kathab, “escribir”. Los eternos planes y propósitos de Dios se presentan aquí como que estuvieran registrados. Comparar con Sal. 139:16, Hech. 17:26, ver com. Dan. 4:17.

Ninguno me ayuda. Esta frase podría traducirse también, “no hay ninguno que se esfuerce”. Esto no puede interpretarse como si significara que todos se despreocupaban de la lucha salvo los dos seres celestiales mencionados aquí. “Todo el cielo estaba interesado en la controversia” (PR418). Probablemente el significado de este pasaje es que Cristo y Gabriel se ocuparon de esta tarea especial de contender contra las huestes de Satanás que trataban de obtener el dominio de los imperios de esta tierra.

Vuestro príncipe. El hecho de que se hable específicamente de Miguel como de “vuestro príncipe”, lo pone a él en marcado contraste con el “príncipe de Persia” (vers. 13, 20) y el “príncipe de Grecia”(vers. 20). Miguel era el paladín del lado de Dios en el gran conflicto.

Pero ahora que sabemos cuánto tiempo durará la batalla, esto plantea otra pregunta... ¿No pasará nada en el Día de la Expiación, ya que viene antes que los 21 días hayan terminado? Para responder eso, necesitamos aplicar el principio: “recuerda el pasado para entender el futuro”.

Estamos cumpliendo las fiestas de otoño. ¿Cómo hemos hecho eso hasta ahora? En el Día de las Trompetas, experimentamos una “gran decepción”, cuando buscamos la señal de la venida del Hijo del Hombre (la segunda venida) en las nubes. ¿Les recuerda eso a algo que recordamos sobre el cumplimiento del Día de las Trompetas de la historia pasada?

De acuerdo con el Espíritu de Profecía, el movimiento Millerita cumplió la Fiesta de las Trompetas al dar el anuncio de la segunda venida.[26] Ellos también estaban esperando la venida del Hijo del Hombre. ¿Cuándo esperaba Guillermo Miller la venida de Jesús? 1844- ¡NO! El movimiento Millerita predicó que la segunda venida sería en ¡1843! Ahí fue cuando el verdadero “gran” chasco ocurrió, porque esa fue la fecha que había sido predicada por muchos años, y había alcanzado la atención de todas las iglesias. Cuando ese tiempo pasó, la mayoría de la gente comenzó a decaer, y un número comparativamente menor esperó al Señor el 22 de octubre de 1844. Este último llegó a ser conocido como el gran chasco porque fue más profundo y amargo, como una última finalidad a la(s) decepción(es) anterior(es). Ese mismo día (por la mañana del 23), Hiram Edson vio en visión que el juicio investigador se había iniciado en el Cielo.

La fecha del chasco fue 1843, mientras que 1844 fue el comienzo del juicio. Sí, 1844 fue un chasco también, pero ya que estamos aprendiendo del pasado para entender el futuro, ¡tenemos que reconocer que el chasco de 1844 no se repetirá en nuestro tiempo! El segundo “Miller” no será decepcionado como el primer Miller. En lugar de ello, esperamos un evento correspondiente al verdadero evento que ocurrió en 1844: algo que tiene que ver con el juicio. El juicio comenzó en 1844, por lo que en nuestro Día de la Expiación podemos esperar el evento correspondiente: ¡el juicio finalmente debe terminar! Satanás debe ser revocado en la corte celestial, y el caso debe cerrarse.[27]

Ahora vean nuestra experiencia actual en el cumplimiento de los días de fiesta: El Día de las Trompetas fue nuestro día de decepción, correspondiente a 1843. El siguiente día de fiesta es el Día de la Expiación, que es el fin del juicio, que corresponde al principio del juicio en 1844. Contrario a la experiencia de los Milleritas, que estaban decepcionados y más tarde descubrieron que el juicio comenzó, nosotros sabemos de antemano que nada visible ocurrirá en ese día. Nuestra posible decepción para ese día está completamente desarmada. No habrá un ERG en ese día. Será simplemente un evento celestial invisible, cuando la objeción de Satanás será respondida y todo el caso será decidido.[28] De esa manera aprendemos del pasado para entender el futuro.

A pesar de que es decidido en el Día de la Expiación, no sabremos el resultado del caso hasta unos días más tarde, hasta que Gabriel, el ángel del Señor, regrese en forma del “terremoto” profetizado el domingo después de los 21 días de las tres semanas completas. Después veremos a Babilonia desmoronarse, pero ¿sabremos entonces que Dios ha ganado la victoria? Si no vemos nada en ese día, entonces sabemos con seguridad que el peor escenario posible al final del sueño de Angélica tiene que ocurrir. Pero incluso si vemos a Babilonia desmoronarse, no podemos estar seguros del resultado (porque las naciones pueden autodestruirse) hasta que veamos la resurrección especial, la glorificación y la señal del Hijo del Hombre... solamente entonces sabremos que ganamos la guerra.[29]

Así que mucho ha estado ocurriendo en el Cielo.[30] Jesús dijo: “hecho está.” Satanás objetó diciendo, “¡no! ¡Esos son pecadores, ellos son míos!” Jesús tuvo que decidir retener la señal del Hijo del Hombre de nosotros en el Día de las Trompetas, porque el caso todavía no podía cerrarse. Todavía teníamos pecados aferrados a nosotros. ¿Estaremos limpios para el Día de la Expiación para que Dios pueda ganar la guerra? Entonces Jesús puede viajar a la Tierra para revelar la señal de la victoria en el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos. La divina destrucción total vendrá al mundo en 6 días, de igual modo que fue creado en 6 días... y Jesús vendrá justo a tiempo para rescatar a Su pueblo.

Estos son días solemnes, y a medida que el Día de la Expiación se aproxima, tenemos que seguir examinando nuestras almas en preparación para ese día fatídico:

Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros. Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo. (Levítico 16:29-31)

Tenemos que estar completamente limpios. Miguel (Jesús) está atado de manos porque tiene que hacer un juicio imparcial. No nos puede ayudar, y el Espíritu Santo está desesperado con nuestra condición. No había ni uno solo en el foro que estuviera limpio.

Ustedes lo pidieron

Ahora volvamos a los correos electrónicos que recibimos de los incrédulos—

Fecha: miércoles, 5 de octubre, 2016 14:05
Para: John Scotram
Asunto: El Último Conteo: ¡Se necesita un Artículo Final![31]

Esta es una solicitud por correo electrónico a través de www​.últimoconteo​.org/ de parte de:

Xxx Xxxxx <Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.>

... “Al llegar al 25 de septiembre, si no pasa nada, nuestro mensaje se secará por completo. Es triste que ayudamos a Babilonia advirtiendo sobre cataclismos por tanto tiempo. Al igual que el Éufrates, hemos suministrado a Babilonia con nuestro mensaje”. [32]

También es triste que ahora verdaderas revelaciones futuras de Dios serán más difíciles de aceptar. O bien Dios estaba detrás de esto o no... ¡Ahora sabemos la respuesta a eso! ¡Espero que estés dispuesto por lo menos a dejar esta página activa con una admisión del error! No hay necesidad de señalar con el dedo, pero sólo cerrar este sitio, como la última vez, no ayuda a la gente que creyó en este mensaje a seguir adelante, y ¡con esperanza a salir de Babilonia! Las buenas intenciones no importan, la verdad importa y claramente esta teoría era una fantasía. Una fantasía que desearía que fuera verdad. Deseo que todos pudiéramos volver a casa al final de este mes... ¡llamemos a esto lo que es y sigamos adelante![33]

Comparen la parte en negrita con la descripción de los “dos testigos” de Apocalipsis 11:

Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. (Apocalipsis 11:8-9)

El autor de ese correo electrónico quiere que nuestro “cadáver” (nuestro sitio web) permanezca allí para que todos lo vean. ¡Él no quiere que se cierre y sea enterrado! La verdad es que Satanás nos venció tal como dice el versículo anterior:

Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. (Apocalipsis 11:7)

Y ahora personas como el autor de ese mensaje anterior se regocijan, como dice el siguiente versículo:

Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. (Apocalipsis 11:10)

Eso está describiendo el punto decisivo en la batalla, cuando la aparente derrota está a punto de convertirse en victoria para los dos testigos. La iglesia parece estar a punto de caer, pero no debe caer.[34] Nuestra esperanza y concentración debe permanecer en la victoria sobre el pecado, ¡pero el juicio termina en el Yom Kipur! ¡El tiempo es corto!

Después del Día de la Expiación viene la Fiesta de los Tabernáculos. Al no tener un trasfondo judío, tenemos que estudiar lo que significa esta fiesta. Aquellos de nosotros con antecedentes adventistas estamos bastante familiarizados con el significado del Día de la Expiación e incluso el Día de las Trompetas, pero aparte de una observación casual de que haríamos bien en celebrar la Fiesta de los Tabernáculos,[35] Elena de White no dijo mucho al respecto.

Aquí hay un resumen [inglés] que explica el significado de la Fiesta de los Tabernáculos de una manera que se relaciona muy bien con nosotros:

Dios reúne a Su pueblo

La Biblia habla del juicio final como una cosecha (Oseas 6:11; Joel 3:13; Mateo 13:39; Ap. 14:15). Es un día futuro de Recolección cuando Dios reúne a Su pueblo con Él y quema a los malvados como paja y estopa.

Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, “ha dicho Jehová de los ejércitos,” y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada (Malaquías 4:1-2).

Cuando el Mesías establezca Su reino milenario, reunirá el resto de Israel de regreso a su tierra. Isaías describió este evento como la cosecha de olivos. Las ramas de los árboles son golpeadas con varas y los olivos, se recogen una vez que caen al suelo. Ver Isaías 27:12-13; 11:11-12; Jeremías 23:7-8.

Los justos entre los gentiles, también, serán recogidos para el Señor. En ese día, los gentiles orarán en Jerusalén. Ver Zac. 14:16-17.

Las naciones gentiles que rechacen celebrar la Fiesta de los Tabernáculos en el reino milenario no recibirán lluvia sobre sus tierras. Este pasaje proporciona la base bíblica de la tradición de orar por la tierra durante la Fiesta de los Tabernáculos (Howard/Rosenthal 145-6).

El Señor no sólo reunirá a Su pueblo, sino que Él acampará en medio de ellos durante la venida del reino mesiánico – ver Ez. 37:27-28; cf. Apoc. 21:3.

La señal de la presencia de Dios, la gloria de la Shekinah, será vista de nuevo en Sion (Is. 60:1, 19; Zac. 2:5). Aparecerá como un fuego que brilla sobre todo del monte de Sion. Será como un tabernáculo, proporcionando protección y refugio para la nación después de siglos de persecución y el tiempo de dolor de la angustia de Jacob.

“Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel, y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero” (Isaías 4:5-6).

Como pueden ver, hay dos cosas que se deben cumplir en la Fiesta de los Tabernáculos. Por un lado, Dios reunirá a Su pueblo—incluso a los dos ejércitos [36]—y acampará en medio de ellos en la forma de la señal de la presencia de Dios, que entendemos como la señal del Hijo del Hombre siete días antes de la segunda venida. Por otro lado, los manojos de los malvados serán quemados. De esta manera, el significado de la Fiesta de los Tabernáculos en sí, confirma nuestro entendimiento que la victoria no será visible en el Día de la Expiación, sino en la Fiesta de los Tabernáculos.

Ligando a Daniel y Apocalipsis

Volvamos a Daniel 10, donde les mostraremos una gran confirmación más de nuestros estudios completos. Los capítulos 10 al 12 de Daniel forman una unidad conectada, como hemos aprendido por el Comentario Bíblico. Como tal, podemos ver los capítulos en conjunto como un quiasma literario,[37] donde el comienzo de Daniel 10 está en relación con el final de Daniel 12.

Daniel 10 comienza con el tema de un gran conflicto de 21 días, la Batalla de Armagedón. Por otra parte, Daniel 12 termina con las líneas de tiempo de 1290 y 1335, que (antes del mensaje de Orión) siempre han sido bastante ambiguas en cuanto a su alineación correcta. ¿Comienzan los 1290 días con los 1335? ¿Terminarán con los 1335? ¿Flotan en algún lugar en medio de los 1335? Esas preguntas han estado siempre en la mente de los estudiantes de la profecía del tiempo del fin.

¿Resolvimos las líneas de tiempo correctamente? Fijamos el final de los 1335 días basados en la fecha de la segunda venida, la cual determinamos por el calendario de los días de fiesta para este año en particular, que encontramos mediante el mensaje de Orión y la LGS.[38] Luego, fijamos el comienzo de los 1290 días en base a la elección del Papa Francisco.[39] Funcionó, pero la Biblia incluso lo especifica con más claridad...[40]

La “gran batalla” de 21 días (la Batalla de Armagedón) de Daniel 10, más los 7 días de viaje de Jesús[41] (la señal del Hijo del Hombre) ¡nos dice directamente que debe haber una “hora” de 28 días[42] después de los 1290 días de la abominación desoladora! De esta manera, la Biblia nos da la estructura de las líneas de tiempo de los 1290 y 1335 días en días literales.

Esto no es sólo una confirmación de nuestra organización de las líneas de tiempo,[43] sino también del año de la venida de Jesús. Esa organización no encajaría en cualquier año, ya que el Último Gran Día (el 8o día de la Fiesta de los Tabernáculos) no siempre cae en el mismo día. ¡Solamente en este año, en combinación con la fecha de la elección del Papa Francisco, encajan los 21 días de batalla + los 7 días! En cualquier otro año, los días de fiesta habrían sido más temprano o más tarde.

Una vez más vemos prueba bíblica de nuestros estudios—la voz de Dios del Cielo y la Palabra escrita están diciendo lo mismo. Así que... terminemos esta batalla, compañeros soldados de la cruz. Y entonces, ¡oh Señor, ven en el tiempo señalado!

 

Tomen nota del principio de la confirmación quiástica en la Palabra Sagrada, porque ¡brillará con gran resplandor en el artículo del hermano Gerhard!

Cuando anticipábamos el Día de la Expiación con temor solemne, nuestra situación se parecía mucho a la de Josué, el sumo sacerdote, que estaba vestido con vestiduras viles, citada anteriormente. ¿Podríamos sostenernos de pie? ¿Éramos demasiado problemáticos para que incluso el mejor Abogado Divino nos defendiera de las acusaciones de Satanás? O peor aún, ¿habríamos demostrado ser el eslabón débil en la propia defensa de Dios?

Sólo cuando sienten el nivel de tensión, ansiedad y culpabilidad que colgaba sobre nuestras cabezas, podrán imaginar lo que fue para nosotros cuando el sempiterno pacto nos fue entregado primero en Paraguay. Cuán cierta resultó ser esa breve frase de Elena de White:

El espectáculo era pavorosamente solemne. {PE 34.1}

Este fue el momento temido: el veredicto de la Corte Suprema del Universo.

Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala. Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie. (Zacarías 3:3-5)

¡Fuimos vestidos con la Justicia de Cristo! “¡Gloria! ¡Aleluya!” ¡Habíamos recibido el sempiterno pacto y la vida eterna! Como resultado, Dios podía ganar la controversia. ¡Era casi demasiado bueno para ser verdad! Sin embargo, el temor no había terminado; todavía teníamos que mirar hacia adelante al tiempo difícil de la Fiesta de los Tabernáculos, sabiendo que nuestro boleto de entrada a la Nueva Jerusalén todavía podría ser revocado en ese tiempo—que conforme a lo que podíamos ver, estaba sólo a unos pocos días.

Y el ángel de Jehová amonestó a Josué, diciendo: Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y entre éstos que aquí están te daré lugar. Escucha pues, ahora, Josué sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, porque son varones simbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo. Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué; sobre esta única piedra hay siete ojos; he aquí yo grabaré su escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado de la tierra en un día. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, cada uno de vosotros convidará a su compañero, debajo de su vid y debajo de su higuera. (Zacarías 3:6-10)

Dado que se nos concedió más tiempo, esos versículos tienen una importancia aún mayor.

Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. (1 Corintios 10:12)

Pero el Señor es misericordioso, y Él mostró Su amor hacia nosotros en medio de nuestra ansiedad, dando a nuestro grupo una señal personal en el Día de la Expiación.

Una señal: elevándose por encima de las espinas[44]

A menudo el Señor enseña a través de ilustraciones naturales. En ese Yom Kipur, después de nuestro servicio, dimos un vistazo a un cactus de maceta. Tenía cuatro flores hermosas de color rosa en forma de trompeta. Eso en sí mismo puede que no sea tan interesante, pero si tenemos en cuenta que el cactus había estado allí durante aproximadamente una década sin haber producido ninguna flor, ¡se puede comenzar a entender que esto no fue una casualidad!

Echinopsis - Quisco floresciendo

Además, este tipo particular de cactus es un Echinopsis, o Cactus de lirio de Pascua, cuyas flores se abren de noche, florecen por un día, y luego se marchitan. ¡Así que tomamos como un regalo de Dios que sus primeras flores en tantos años florecieron exactamente en este sábado muy significativo de Yom Kipur! (Y, en efecto, por la noche, las flores ya habían comenzado a marchitarse, pero estaban en su mejor momento cuando las vimos.) Si bien hay otros brotes de flores creciendo, crecen muy lentamente, y ¡éstas pueden ser las únicas flores que dé antes de que Jesús venga!

Entonces, ¿qué quería decirnos el Señor con esto? Un par de cosas vinieron a nuestras mentes.

En primer lugar, el nombre de la flor nos recuerda a la Pascua, al igual que la Fiesta de los Tabernáculos también tiene una relación con la Fiesta de la Pascua. Hemos visto muchos paralelismos entre el ministerio de Jesús y el cumplimiento de las fiestas de primavera con nuestro ministerio y el cumplimiento de las fiestas de otoño. La corona de espinas que Jesús usó es como la espinosa planta de cactus, y vio “el fruto de la aflicción de su alma” y quedó satisfecho, como la belleza de las flores que crecían desde esa superficie espinosa.

Notamos que había exactamente cuatro flores, lo que conectamos con los cuatro autores en el movimiento. (Las flores tienen cada una dos partes, macho y hembra, al igual que nuestras esposas son incluidas con nosotros como una sola carne.) En este día del juicio, el Señor ilustró que Él da “gloria en lugar de ceniza” y “oleo de gozo en lugar de luto,” a aquellos que ponen la lealtad a Dios por encima de toda consideración egoísta. Los cactus son notorios por sus espinas puntiagudas que pueden ser muy dolorosas si no se tiene cuidado. Del mismo modo, el camino que pisamos es a menudo bastante solitario y doloroso, pero si lo permiten, vendrá una flor grande, suave y hermosa que se eleva por encima de las espinas, dejándolas atrás en insignificancia en comparación. Jesús nos llama a elevarnos por encima de las cosas terrenales, y mantenernos puros y sin mancha en este mundo.

Los cuatro autores

¡Que sus dolores sean sometidos a Jesús y se conviertan en gozo mientras vencen! Su gracia es suficiente para todas sus necesidades. Sólo tomen la decisión, y ¡Su gracia es suya para llevarla a cabo!

La verdadera batalla comienza: informe del frente de la Fiesta de los Tabernáculos

El Señor nos toma de la mano y nos guía a través de esta aventura de la fe, aunque no siempre entendemos a dónde nos está llevando. La revelación es dada progresivamente en gran parte porque sólo podemos comprender un poco a la vez. Nos alegramos de haber sobrevivido nuestra batalla de Armagedón espiritual de 21 días, y estábamos decididos a soportar los últimos siete días en la tierra concentrándonos en la venida del Señor, pero no sabíamos qué gran decisión nos esperaba.

Una lámpara a aceite La primera noche del campamento tuvo un comienzo difícil. El “centinela” que había estado vigilando el campamento no había preparado las lámparas de queroseno. ¿Qué es un centinela sin una lámpara? ¿No habíamos sido reunidos para este tiempo como centinelas esperando la venida de Jesús?

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. (Mateo 24:42)

Conocíamos al Señor, y sabíamos cuándo venía, pero aún necesitábamos luz para permanecer despiertos.

Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? (Mateo 26:40)

Las lámparas de queroseno eran un símbolo de la luz de la Palabra de Dios, que aún necesitábamos especialmente durante esta última representación de la Fiesta de los Tabernáculos. A partir de aquella noche, siempre tuvimos tres lámparas de queroseno instaladas a lo largo de nuestras mesas, como si estuviéramos sentados ante las estrellas del trono del cinturón de Orión, para ser instruidos personalmente por el Consejo Divino.

Sí, el mensaje de Orión es verdaderamente la Palabra de Dios, tanto como la Palabra escrita. En su esencia, es aún más puro porque está escrito en la esfera celeste—un lienzo que ningún hombre puede manipular.

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. (Hebreos 12:25)

Nuestro pequeño movimiento había recibido el mensaje de Dios y creyó el informe de la llegada de Jesús el 23 de octubre de 2016.

¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? (Isaías 53:1)

Estábamos reunidos para la culminación de todas nuestras labores, con sólo la última pero muy difícil semana por delante de nosotros. Habíamos atravesado una maratón espiritual y física, y estábamos comenzando nuestro esfuerzo final hacia la línea de meta.

No puedo exagerar acerca de cuán grande fue esta prueba para cada uno de nosotros de una manera diferente. Imagínense a un hombre recientemente operado de un reemplazo de cadera teniendo que agacharse y maniobrar dentro de una tienda de campaña caliente sin dañar su cadera aún en recuperación, y casi tropezando con cuerdas de tensar casi invisibles alrededor de la tienda, y troncos cortados que acechaban por todas partes alrededor del terreno irregular como minas no descubiertas en un antiguo campo minado. Ahora imaginen agravar esos peligros con el intenso sol paraguayo, que regularmente roba la vida de los de la región, azotándonos en el área de acampar expuesta. Imaginen el estrés de tres familias y media, viviendo (o aprendiendo cómo vivir) con arreglos más primitivos, en lugares con espacio tan reducido, donde cada clamor perturba a otros y cada asunto es una escena delante de todo el campamento. Imaginen a tanta gente compartiendo un baño, una cocina y un espacio de campamento. Encima de ese telón de fondo estaban pintados nuestros diferentes caracteres coloridos—que cada uno de nosotros secretamente y desesperadamente esperábamos que fueran adecuadamente santificados para encontrarnos con el Señor. Si uno provocaba a otro a pecar (intencionalmente o no) se perdería la carrera.

Así que allí estábamos, todos exhaustos, reunidos para la primera noche de lo que sospechábamos sería nuestra propia “semana de la pasión” del sufrimiento. Nos faltaban lámparas, era tarde, no estábamos preparados espiritualmente y mentalmente, y en general básicamente no muy listos, a pesar de nuestros agotadores esfuerzos. Además de eso, había un temor sin nombre, ya que todos esperábamos que la noche y el día siguiente estarían acompañados de una destrucción doble desconocida que daría inicio a los últimos siete días de nuestra vida en la tierra.

Cómo debió habernos compadecido el Señor. Nos habíamos esforzado tan arduamente, pero siempre parecía que no alcanzábamos la meta.

Pero no pasó mucho tiempo hasta que se encendieron las lámparas, se puso la mesa, se pronunciaron palabras, se cantaron canciones, y nuestra moral volvió a revivir, al menos tanto como lo permitió el presentimiento sombrío del día siguiente. El tema de nuestra primera reunión fue acerca de cómo esta semana sería para nosotros en Paraguay más como una semana de pasión que una semana de Tabernáculos. El siguiente artículo solidificará la razón exacta por qué ese cambio de estación, que corresponde a la vida en el hemisferio sur, siempre ha parecido jugar un papel en nuestras experiencias.

El estrés que llegó al día siguiente casi nos acabó. No fue el calor, aunque era sumamente intenso pero mitigado por el viento. Tuvimos que atar lonas entre los escasos árboles sólo para conseguir una sombra confiable. El viento racheado relativamente raro, hizo que eso fuera un desafío en sí mismo, porque continuaba queriendo romper la lona, aventándola hacia arriba, luego hacia abajo, luego hacia arriba. Sin embargo, estábamos muy agradecidos por el viento, porque proporcionó un cierto alivio del calor intenso, y mitigó los efectos de la humedad y eliminó virtualmente la actividad de los mosquitos para el día.

Allí en la naturaleza, dependíamos completamente de Dios para protegernos de día y de noche, y esa es una de las lecciones importantes de la Fiesta de los Tabernáculos, que conmemora los viajes de los israelitas a través del desierto y la protección de la presencia del Señor en la forma de una columna de fuego por la noche y la nube para la sombra de día. Jesús nos había guiado por el desierto del adventismo apóstata, y ahora estábamos en las orillas del Jordán. Estábamos metiendo nuestros pies en el Río del Tiempo, listos para cruzar hacia la eternidad tan pronto como el Señor apartara las aguas como lo hizo en el tiempo de Josué.

A pesar de las pruebas físicas, nuestra angustia principal fue nuestra búsqueda de las señales de la venida de Jesús. Estábamos velando de noche y de día con nuestras vacas a los alrededores, como los pastores de Belén. Él nos había conducido milagrosamente hasta este punto, siempre animándonos con luz espiritual y señales a lo largo del camino, pero desesperadamente ya no queríamos ver señales, sino verlo a Él mismo. Buscábamos LA señal—la señal del Hijo del Hombre viniendo en las nubes del Cielo siete días antes de nuestro “rapto”. Las tensiones entre Rusia y el Occidente hicieron aparecer muy probable que la profecía se refiriera a las nubes de hongo del primer cielo.

A medida que nos esforzábamos para adaptarnos a nuestros arreglos de campamento e improvisábamos un suministro de electricidad para conectar los ventiladores y mantener nuestras computadoras portátiles cargadas, revisábamos las noticias con la esperanza de encontrar alguna señal de que el final había llegado realmente.

Estábamos cansados. Cansados de luchar contra el pecado, cansados de predicar a otros que querían permanecer en el pecado, y cansados de esperar a las almas que tenían mil excusas inventadas para no creer en la Palabra de Dios. No queríamos que el mundo pereciera, pero sentíamos que habíamos hecho todo lo que podíamos hacer en el tiempo asignado, y que se había acabado el tiempo.

Cuando la primera noticia llegó, rápidamente se lo comentamos a nuestros compañeros de campamento alrededor del mundo:

Saludos desde nuestro campamento...

Les escribo para compartir algunas ¡noticias “apocalípticas” que sucedieron en este día! (el 16 de octubre) Tal vez hayan visto el artículo en Facebook:
"Se acabó el mito": El Estado Islámico pierde 'la ciudad de la batalla final'

Esta ciudad de Dabiq es mencionada en una profecía islámica acerca del fin del mundo, que ha existido desde que su “profeta”, la escribió hace más de 1500 años. Es algo así como su equivalente al Armagedón. Por supuesto, también es profetizado en la Biblia (a través de las trompetas, por ejemplo, como hemos explicado en muchos artículos). Recuerden el ¡artículo del caballo de Troya, y el ejército de 200 millones de hombres que está a la espera de la señal de las “hormigas de fuego”! Para los islamistas, ¡la captura de esta ciudad es muy simbólica!

Esto también parece ser una confirmación de la “hora” de la tentación (la prueba) de 7 años, de Apocalipsis 3:10 después de la segunda venida, cuando el islam tomará represalias y dominará el mundo—no sólo culturalmente, sino a la fuerza también, persiguiendo a los “cristianos” que han rechazado a Cristo de nuevo, hasta los confines de la tierra... por desgracia ya no será para salvación, sino como el derramamiento de la ira de Dios.

¡Bendiciones!

 

No buscábamos algo que tuviera que ver con el islam específicamente, pero esta noticia daba en el blanco. Europa ha sido devastada con “armas de migración masiva”, la táctica de guerra elegida para este tiempo. Habíamos escrito mucho sobre cómo la crisis de inmigración islámica en Europa cumple la profecía, y especialmente cómo los refugiados están funcionando colectivamente como un caballo de Troya, y cómo esperarían una señal universal para atacar como hormigas de fuego.[45]

Nuestro campamento fue una oportunidad para enfocar nuestros pensamientos en la venida de Jesús. Fue un acontecimiento espiritual, y el Espíritu Santo estuvo presente para guiarnos en el estudio de la Palabra de Dios. En ese sentido, se parecía mucho a una reunión de campamento, o una reunión de tiendas de campaña, aunque éramos un grupo tan pequeño. Pasamos tiempo reunidos hablando de los grandes temas espirituales de la semana, permitiendo que el Espíritu nos guiara de una manera especial.

Se puede ver en la nota citada anteriormente que ya habíamos empezado a entender algo acerca de otros siete años de prueba especial que transcurrirían en la tierra después de la segunda venida. Esto parecía encajar muy bien con la idea de que Jesús destruiría el mundo con el resplandor de Su venida—no necesariamente todo en un solo día, como solíamos imaginar a menudo en nuestra ingenuidad, sino que se desencadenaría por Su venida y se desarrollaría en el corto período de siete años después de eso. No segunda oportunidad, no secreto para el rapto, sólo una comprensión más clara del tiempo involucrado.

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. (Apocalipsis 3:10)

En el Reloj del Juicio, una hora de tiempo celestial equivale a siete años de tiempo terrenal. Muchas personas creen en una tribulación de siete años basada en otras escrituras (no necesariamente aplicadas correctamente), pero llegamos a esa duración a partir de una lectura clara de la escritura anterior a la luz del reloj celestial. Sin embargo, incluso antes de eso, vimos en Ezequiel 39 que la profecía contra Gog y Magog—de la fama de Armagedón—involucraba un período de siete años en el cual los enemigos de Dios serían destruidos por completo.

Y los moradores de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por siete años. No traerán leña del campo, ni cortarán de los bosques, sino quemarán las armas en el fuego; y despojarán a sus despojadores, y robarán a los que les robaron, dice Jehová el Señor. (Ezequiel 39:9-10)

Así que, mientras estábamos reflexionando en esas cosas, la noticia relacionada a Dabiq era una indicación del mundo real que tal período de siete años en la tierra estaba empezando a tomar forma, aunque todavía lo entendíamos como una duración estrictamente literal. Este artículo continúa usando la terminología de siete años (aunque ahora sabemos que los siete años son en realidad simbólicos de un período diferente) porque ese era nuestro entendimiento durante toda la Fiesta de los Tabernáculos. El hermano Gerhard tiene el privilegio de explicar el significado de los “siete años” en el artículo siguiente.

Día 1 – Abraham sobre el conteo de las estrellas

Sin embargo, nuestra preocupación principal, era ver la señal del Hijo del Hombre. Cuando llegó la noche, nos estábamos desesperando. Ahora era la víspera del primer día de la fiesta, lo que significaba que ahora eran siete días antes de la segunda venida. Basados en un entendimiento adventista común, esperábamos ver la señal para marcar el comienzo de los últimos siete días de la presencia de los santos en la tierra. La mera toma de Dabiq fue suficiente para apoyar la idea de un comienzo de tribulación de siete años, pero no suficiente como para confirmar que Jesús regresaría por nosotros al final de la semana.

Cada minuto que pasaba nos ponía cada vez más nerviosos, y nuestra fe colgaba de un hilo. Nuestro clamor era: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué nos has desamparado?” Después de todo, era nuestra semana de la pasión.

Luchamos de un lado a otro, hasta que finalmente las Escrituras—la lámpara a nuestros pies—iluminaron el camino. Daniel 10 vino al rescate, y cuando revisamos cómo se había cumplido, se hizo más claro de lo que se trataba el final de los 21 días. Pudimos calmarnos y ver las cosas de una manera apropiada, y finalmente podríamos descansar un poco para compartir nuestros hallazgos con nuestros compañeros de prueba al día siguiente. Nuestra Fiesta de los Tabernáculos de siete días había comenzado.

Amigos, recibimos mucha luz hoy, en este día sábado ceremonial, ¡el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos! Por favor, estén animados con nosotros, a medida que continuamos esta experiencia de campamento...

Mientras estamos escribiendo sobre los temas de hoy, queremos ponerlos al día de lo que hemos aprendido acerca del “día doble” de la destrucción del que empezamos a hablar en el post anterior. Fue un día de “destrucción doble” que significa que necesitamos dos cosas destructivas en ese día, y no sólo una. También tenemos que entender por qué la captura de Dabiq no fue un gran evento destructivo AÚN, sino sólo la señal para las hormigas de fuego, que traerá la destrucción más adelante. Examinemos estas cosas una por una...

En primer lugar, es importante tener en cuenta, que la profecía islámica de la batalla de Dabiq habla de 80 estados atacando. ¿Cómo puede ser eso, cuando la ciudad fue tomada por los “rebeldes sirios respaldados por los turcos”? La respuesta es que Turquía es un miembro de la OTAN, y por eso los rebeldes turcos también fueron respaldados por la OTAN. Eso significa que cada estado miembro de la OTAN estaba respaldando esto.

La OTAN, sin embargo, consta de solo 28 estados miembros, no de 80. No obstante, la lista de los miembros de la OTAN incluye dos potencias que son grupos “unidos” de estados más pequeños: los Estados Unidos y el Reino Unido. Si se expande a los EE.UU. y al Reino Unido al número de sus estados individuales, se ve que la profecía se cumplió exactamente:

28 estados miembros
- 1 quitar los EE.UU. en su conjunto
+ 50 añadir los estados individuales de los EE.UU.
- 1 quitar el Reino Unido en su conjunto
+ 4 añadir los estados individuales del Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Irlanda, Gales)
= 80

De esa manera se puede ver que la profecía islámica se ha cumplido con mucha precisión para la señal de las hormigas de fuego.

Ahora para el segundo evento destructivo... ¿Han estado observando los desarrollos de la “Tercera Guerra Mundial”? ¿Qué vieron ustedes? La amenaza de la Tercera Guerra Mundial gira en torno a la crisis de Siria, y ese era el tema de las conversaciones entre los líderes mundiales el sábado en Lausana, Suiza. Todos los que observaban la amenaza de la Tercera Guerra Mundial estaban viendo el resultado de la reunión para ver si los dos jugadores principales (Rusia y los Estados Unidos) irían a la guerra o llegarían a un acuerdo. La noticia que salió parecía decepcionante: la importancia de la reunión fue inicialmente minimizada, y los EE.UU. sólo respondieron con “más sanciones”.

Sin embargo, algo más está sucediendo bajo cuerda. Por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania dijo que, “Ya no podemos excluir la posibilidad de un conflicto armado con Rusia.” Eso es afirmado de una manera muy suave, pero si lo entienden correctamente, significa que previamente (antes de la reunión en Lausana), Alemania descartó esa posibilidad, pero algo cambió como resultado de la reunión, y ahora un conflicto armado es “posible”. Eso significa que, la nueva comprensión que fue alcanzada en la reunión debió haber sido: Rusia no va a dar marcha atrás, y la única forma de detenerlos es por la fuerza militar. Por lo tanto, la fuerza militar ya no puede ser descartada.

Putin no ha estado ansioso de ir a la guerra. Ha estado preparado, pero no está ansioso. Él ha estado advirtiendo al mundo durante mucho tiempo, diciéndoles que la Tercera Guerra Mundial es inminente si continúan sus políticas, pero él no ha estado ansioso por empezar la guerra. En junio, por ejemplo, Putin dijo que iba a atacar a la OTAN “sólo en el sueño de un loco”.

Ahora, sin embargo, estamos empezando a ver titulares como este:
“Si usted quiere una confrontación, obtendrá una en todas partes” es la advertencia del presidente Ruso Vladimir Putin a EEUU

¿Qué causó el cambio? Esto nos recuerda que Dios pone reyes y quita reyes, y Él está en sus consejos para dirigir los asuntos de los hombres. La renuencia de Putin para iniciar la Tercera Guerra Mundial es nuestro paralelo al rey de Persia oponiéndose (o resistiendo) la voluntad de Dios. Pero cuando Miguel llegó al final de los 21 días, entonces la influencia de Satanás en el rey de Persia (o en Putin en nuestro caso), fue vencida. Ahora Putin ha decidido (o se ha dado cuenta) que debe hacer guerra contra el resto del mundo occidental (la OTAN, los Estados Unidos, Europa, etc.).

Así que, en resumen, dos acontecimientos destructivos se desencadenaron el domingo: la Yihad Islámica (una guerra mundial religiosa), y la Tercera Guerra Mundial (una guerra mundial política). De esa manera, tenemos una guerra doble, tanto religiosa como política, al igual que el papa es a la vez un líder religioso y político, y su estado es a la vez religioso y político. Babilonia será recompensada doblemente.

Ahora pasemos a la cuestión de por qué la destrucción no comenzó aún. Esas dos guerras han sido declaradas, pero las bombas no han empezado a caer todavía. No hubo bombas volando el domingo, y ninguna el lunes... Eso significa que nuestra idea del mundo siendo destruido en 6 días no está sucediendo. Eso es algo bueno, porque ahora podemos seguir compartiendo la alegría de la Fiesta de los Tabernáculos con ustedes hasta que Jesús venga. Significa que somos completamente guardados de la “hora de la prueba” de la que se habla en Apocalipsis 3:10. ¡Podemos alabar al Señor por eso!

Lo que esto significa es que todo el peso de las plagas caerá después de la segunda venida. Los seis (o siete) días para la ruina de la creación de esta tierra son realmente años—los siete años de la tribulación de Ezequiel 39:9, la “hora” de Orión de la cual somos guardados.

Este concepto tiene grandes implicaciones. Eso significa que la venida de Jesús será una sorpresa total para el mundo. No será un secreto (todo ojo le verá[46]) sino será una sorpresa. El mundo no sabrá de antemano que Jesús está viniendo (porque rechazaron el mensaje de Orión). Eso debería hacerlos pensar en qué podría ser la señal del Hijo del Hombre... ¡que esperábamos hoy en el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos!

Quiero enfatizar que ahora, más que nunca, es muy importante que ustedes puedan estudiar por su cuenta. Ustedes tienen la misma ventaja que tenemos nosotros—el mismo Espíritu Santo—que nos enseñará todas las cosas. Nosotros estamos atravesando por nuestros retos de acampar aquí, y ustedes están atravesando por sus desafíos en sus ubicaciones, y además de los desafíos físicos, tenemos también la misma batalla espiritual con esperanzas, expectativas y decepciones, y podemos recibir el mismo consuelo y luz de Dios a través del estudio con el Espíritu Santo. ¡No nos esperen, sino que utilicen las herramientas que tienen para atravesar estos días de fiesta! Debemos permanecer fieles, y la luz que recibimos de la Palabra de Dios nos ayuda a hacer eso.

¡Bendiciones!

 

Habíamos terminado el gran día de la destrucción doble con una clara comprensión de los acontecimientos del mundo, y ¡estábamos libres para disfrutar del resto de la fiesta hasta la venida de Jesús! Sentimos la guía del Espíritu Santo, y estábamos seguros en el conocimiento de que el Señor nos estaba guiando. Ese día doble prefiguraba el tiempo que seguiría.

Cuando conversamos por la mañana del primer día de la fiesta, empezamos a entender por qué Dios nos dirigió a observar la fiesta de la manera que lo hicimos. Aunque Su venida era inminente, todavía había lecciones importantes que Él quería que aprendiéramos para prepararnos para la nueva vida que esperábamos que comenzara pronto en el Cielo.

¡Este post contiene algunas cosas muy interesantes! Estábamos esperando la señal del Hijo del Hombre el lunes porque debe ser visible siete días antes de la segunda venida basados en la cifra famosa de Elena de White de siete días para viajar desde/o hacia la Nebulosa de Orión. No vimos nada esa noche, pero fuimos al menos animados con el estudio de Daniel 10 y la comprensión del día doble de acuerdo a la Biblia.

El lunes por la mañana, el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos comenzó (un día sábado ceremonial), y estábamos comentando acerca del hecho que estamos acampando en tiendas de campaña en lugar de los tabernáculos hechos con ramas de árboles como los judíos lo hacen. El Señor nos guía en todo lo que hacemos, y algo tan simple como acampar en tiendas de campaña no es una excepción. ¿Por qué tiendas de campaña, y no tabernáculos?

Los tabernáculos fueron un recordatorio para los hijos de Israel que ellos dependían durante 40 años en la nube durante el día y la columna de fuego durante la noche para protegerlos. Ellos dependían de Dios para protección del sol durante el día y del frío por la noche en las condiciones áridas del desierto. Nosotros también hemos atravesado una experiencia de 120 años en el desierto desde el rechazo de la luz en 1888 por la Iglesia Adventista.

Por cierto, la iglesia ahora se ha dividido oficialmente. La CG publicó un documento para ser votado en el Consejo Anual este año que afirmó que la Iglesia necesita la reconciliación. Esto es lo mismo que admitir que la Iglesia se ha dividido, y ya no es una iglesia. El barco de la Iglesia se ha roto.

Eso significa mucho, porque Dios ya no tiene una iglesia organizada en la tierra. La misión de la Iglesia era propagar la luz de la verdad al mundo. Ahora que la Iglesia se ha roto, admite oficialmente que ya no es la iglesia de Dios, y ya no es Su órgano vocal en el mundo. Esa es una señal más de que Jesús debe venir ahora, y no es una coincidencia que esta admisión ocurrió en el día de Yom Kipur. La iglesia organizada votó el documento y se condenó en el juicio.

Pero Dios nos ha estado guiando por el desierto a través de la columna de fuego (dándonos la luz de la verdad) y de la nube durante el día (protegiéndonos del sol ardiente, las mentiras del dios de sol). El mensaje de Orión, con los relojes de las trompetas y de las plagas y todo lo demás que éste conlleva, nos ha traído por el desierto a las fronteras de la tierra de Canaán. Recuerden, la Fiesta de los Tabernáculos se trata de las marchas alrededor de Jericó. En este primer día de la fiesta, hicimos nuestra primera marcha simbólica y soplamos nuestro primer “shofar”. Pero eso no es todo lo que la fiesta simboliza.

Preparación del campamento ¿Por qué tiendas de campaña en lugar de tabernáculos? Cuando vemos nuestras tiendas aquí, pensamos en las historias de los patriarcas como Abraham y Sara, que vivían en tiendas de campaña. Ellos tenían mucho ganado, y vivían en tiendas de campaña para que pudieran moverse con sus rebaños de vez en cuando, según fuera necesario. Estamos viviendo en tiendas de campaña e incluso trajimos algunas de nuestras vacas con nosotros para que estén cerca de nuestra zona de acampar. El Señor quiere que todos nosotros reconozcamos que somos como los “pastores” en espera de Su venida. También sentimos un poco las dificultades de la vida de los patriarcas, aunque todavía tenemos muchas comodidades que ellos no tenían.

Leamos acerca de los pastores en espera de la llegada de Jesús:

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad (Lucas 2:1-3)

Recuerden que este empadronamiento era parte de un censo. Ellos también estaban contando el pueblo a medida que pagaban sus impuestos. También es interesante que un gobernador de Siria en particular es mencionado aquí, porque también tenemos algo que está sucediendo con un gobernador de Siria (Assad).

Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. (Lucas 2:4-7)

Ahora viene la parte acerca de los pastores:

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. (Lucas 2:8)

También hemos estado guardando vigilia por la noche... esperando ver la segunda venida de Jesús. Esto nos hizo pensar: si somos los pastores, ¿quiénes son los magos que vieron Su estrella en el este? Por supuesto, puede haber diferentes niveles de interpretaciones en diferentes circunstancias, pero en este caso si somos los pastores, entonces no podemos ser también los magos al mismo tiempo. Entonces, ¿quiénes son los magos?

Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. (Lucas 2:9)

Esta parte nos recuerda del domingo por la noche, cuando realmente teníamos dificultades sin ninguna destrucción real el día anterior, o cualquier señal divina de una resurrección especial o una pequeña nube negra, o cualquier cosa que confirmaría, en el primer día cuando la fiesta comenzó, que Jesús viene. Teníamos “miedo” de que Jesús no viniera.

Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: (Lucas 2:10)

De hecho, cuando entendimos quienes representan a los magos en la actualidad, gritamos “¡Gloria, aleluya!”

Los magos eran bien educados. Eran expertos en astronomía. Ellos eran de la clase alta, y tenían regalos caros y valiosos para beneficiar al Señor. Los magos vieron aparecer la estrella—vieron una señal en los cielos—pero no entendían lo que significaba en un contexto religioso. No tenían idea de dónde había nacido el rey.

Si estamos buscando a los magos de hoy, pensaríamos acerca de los astrónomos. Son personas que estudian las estrellas. Podríamos pensar en los líderes de las naciones de la tierra que invierten en telescopios que pueden llevar a cabo un “censo” de las estrellas del cielo. ¿Ha hecho el campo de la astronomía descubrimientos nuevos últimamente? ¿Han hecho algún censo últimamente los telescopios más potentes del mundo? ¡Sí, en verdad! Ustedes conocen ya acerca del proyecto “Gaia”, porque nos ayudó a conseguir las distancias exactas de las estrellas para descubrir que Alnitak, y no Betelgeuse, es la estrella que explotará.

El 13 de octubre, el día después del Día de la Expiación, otro hallazgo astronómico fue hecho público, que llegó a las noticias con titulares como: Descubren que hay 10 veces más galaxias de lo que se creía. Esta vez provenía de Hubble.

No reconocimos la importancia de esta noticia hasta el primer día de los Tabernáculos, ¡pero ahora somos los primeros en comprender lo que realmente significa! Esto se trata de un censo de las estrellas. Se trata de contar las estrellas. ¿Les recuerda esto a algo?

Y lo llevó [Abram] fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. (Génesis 15:5)

Dios ha hablado el día y la hora y nos está entregando el sempiterno pacto. Parte de ese pacto es la promesa a Abraham, que ¡su descendencia sería tan numerosa como las estrellas que nadie puede contar! El censo de las estrellas es un gran problema para los astrónomos, ya que contradice sus modelos de cómo empezó el universo. Ellos no tienen la comprensión religiosa. Los reyes de la tierra no saben lo que estos datos significan, y los astrónomos están tratando de averiguarlo. Ahora hablan de ¡2 BILLONES de galaxias—GALAXIAS—cada una con incontables miles de millones de estrellas, ¡cada una potencialmente con planetas con incontables MILES DE MILLONES de habitantes! ¡Cuán numerosas son las huestes celestiales! Y la descendencia espiritual de Abraham—el producto de su fiel ejemplo—¡es comparado con las incontables estrellas del cielo!

¿Entienden lo que Dios les está dando con el sempiterno pacto? Ustedes, al igual que Abraham, ¡están destinados a ser reyes, teniendo dominio sobre un número incalculable de estrellas y de sus habitantes! ¡Al igual que Abraham, están destinados a ser un padre de muchas naciones de seres no caídos! Eso es lo que significa ser un pastor. Es sobre el cuidado de la creación de Dios, ya sea las formas de vida inferiores como las vacas y las ovejas, o seres inteligentes que nunca han experimentado el horror del pecado.

Las primeras galaxias que los astrónomos pudieron ver, fueron identificadas erróneamente como nebulosas, porque parecían como una nube de luz en lugar de un punto agudo de luz. El telescopio (o la simple vista) no pueden distinguir las estrellas individuales de una galaxia. En ese sentido, y sabiendo que las estrellas apoyan planetas con vida, las galaxias 10 veces más en número que Hubble descubrió ¡son en realidad “nubes” de “ángeles”—y no cualquier tipo de nubes, sino las nubes brillando con 10 veces más la gloria anteriormente conocida!

Eso nos recuerda del sueño de Miller, y el tesoro del segundo Miller, que brillaba con 10 veces el brillo...

que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres. (Lucas 2:11-14)

¡Vean, la noticia astronómica del día después del Día de la Expiación es acerca de la gloriosa segunda venida con las nubes de ángeles! ¡Esta es la señal para nosotros! No vino de la manera que esperábamos, pero vino, y hay algo que podemos aprender de la forma en que llegó. El resto del mundo no entiende, porque no tienen la comprensión “religiosa” de lo que significa. No entienden que el universo no puede ser contado por un hombre finito, y que desagrada a Dios que los hombres pretendan que pueden conocer el tamaño del universo.

Hacer un conteo del número de personas en el reino de Dios siempre ha sido un asunto delicado, porque Dios no quería que los líderes confiaran en el número de sus soldados, sino en Dios. Según la ley levítica, cuando un censo tenía que ser conducido, un rescate tenía que ser dado por cada persona para mantener alejada la plaga. Pueden recordar lo que sucedió cuando el rey David contó el pueblo... tuvo que hacer un sacrificio para expiar por su error. Así que cuando nos fijamos en las huestes celestiales de estrellas, debemos recordar que no podemos contar el tamaño del reino de Dios con nuestras mentes humanas limitadas. Cuando nos fijamos en el tamaño de nuestro grupo, por pequeño que sea, podemos tener confianza en que Dios nos ayudará a ganar nuestras batallas, y no tener miedo a causa de nuestros pequeños números.

Elena de White nos da más elementos de reflexión respecto a esta escena en el Deseado de Todas las Gentes, Capítulo 4:

En los campos donde el joven David apacentara sus rebaños, había todavía pastores que velaban. Durante las silenciosas horas de la noche, hablaban del Salvador prometido, y oraban por la venida del Rey al trono de David [todo como nosotros]. “Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor. Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.”

Al oír estas palabras, las mentes de los atentos pastores se llenaron de visiones gloriosas. ¡El Libertador había nacido en Israel! Con su llegada, se asociaban el poder, la exaltación, el triunfo. Pero el ángel debía prepararlos para reconocer a su Salvador en la pobreza y humillación. “Esto os será por señal—les dijo: —hallaréis al niño envuelto en pañales, echado en un pesebre.”

El mensajero celestial había calmado sus temores. Les había dicho cómo hallar a Jesús. Con tierna consideración por su debilidad humana, les había dado tiempo para acostumbrarse al resplandor divino. Luego el gozo y la gloria no pudieron ya mantenerse ocultos. Toda la llanura quedó iluminada por el resplandor de las huestes divinas. La tierra enmudeció, y el cielo se inclinó para escuchar el canto:

“Gloria en las alturas a Dios, y en la tierra paz,
buena voluntad para con los hombres.”

¡Ojalá la humanidad pudiese reconocer hoy aquel canto! La declaración hecha entonces, la nota pulsada, irá ampliando sus ecos hasta el fin del tiempo, y repercutirá hasta los últimos confines de la tierra. Cuando el Sol de justicia salga, con sanidad en sus alas, aquel himno será repetido por la voz de una gran multitud, como la voz de muchas aguas, diciendo: “Aleluya: porque reinó el Señor nuestro Dios Todopoderoso.” (Apocalipsis 19:6) {DTG 31.2-31.6}

Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. (Lucas 2:15-20)

Ahora viene otra parte muy interesante:

Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. (Lucas 2:21)

Aquí vemos un período de 8 días, que corresponde a los 8 días de la Fiesta de los Tabernáculos. Es también claro que la circuncisión tiene algo que ver con el sempiterno pacto, porque fue dada a Abraham como una señal. Pero ¿qué podría significar que “Jesús” sería “circuncidado” en nuestro octavo día... el 24 de octubre de 2016?

La circuncisión es la extirpación del prepucio del órgano reproductor masculino. Es la extracción de tejido (materia) de la parte del cuerpo que es responsable por la pro-creación. Debido a que la constelación de Orión es una representación simbólica de Jesús, y Jesús mismo es el elemento creativo de la Divinidad, entonces, la circuncisión es una ilustración apropiada de un evento muy especial: ¡la supernova de Alnitak el 24 de octubre, el octavo día!

Las supernovas son actos creativos, porque la materia es “removida” de la estrella para recrear o reponer los planetas alrededor de ésta con elementos pesados preciosos. Las explosiones de supernovas se expanden en la forma de un círculo (como en circun-cisión).

¡Así que ya ven cuanto podemos aprender de la primera venida de Cristo! En ese tiempo, vino como un bebé humilde, pero esta vez vendrá como el Rey de reyes, con un reino que es ¡aún mayor que los 2 billones de galaxias que podían ser estimadas con la ayuda del telescopio Hubble!

Ahora recuerden que cada día de la Fiesta de los Tabernáculos es honrado con la visita de un patriarca, y ¡el patriarca para hoy (17 de octubre) era Abraham! Así cómo Moisés y Elías fortalecieron a Jesús en Su transfiguración, ¡Abraham vino a nosotros (simbólicamente, por supuesto, en nuestro estudio) para fortalecernos y prepararnos para las próximas cosas que vendrán, que difícilmente podemos comprender! Eso nos da algunas ideas de cómo el Señor podría continuar enseñándonos(les) esta semana, a medida que estudiamos para ver lo que podemos aprender de los demás patriarcas.

¡Sean bendecidos!

 

Guau, ¡qué grandiosa señal del Reino que ha de venir fue dada a nuestro pobre grupo pequeño en este primer día! Estábamos eufóricos, por decir poco. Abraham, en forma simbólica, había visitado nuestro campamento para enseñarnos lecciones que nos prepararían para nuestra obra a lo largo de las extensiones incesantes del universo. Dios reafirmó el pacto que dio a Abraham, que le daría una descendencia como las estrellas, y ahora nos estaba dando no sólo una nación como la nación de Israel, sino que ¡nos estaba dando dominio sobre las vastas regiones de Su reino celestial! Incluso el pacto de la circuncisión fue explicado de una manera hermosa que confirmó nuestra comprensión de la creatividad y de la ira de Dios a través de la supernova.

¿Qué más podríamos pedir? Habíamos visto la señal del Hijo del Hombre viniendo con las nubes.

Ninguna de las personas del mundo (ni siquiera los “sabios”) estaba reconociendo que Jesús venía, incluso en esos últimos siete días. Sin embargo, creíamos que el 23 de octubre, cuando Él llegaría, Lo verían y sabrían que había venido y que ellos se habían quedado atrás. Sería una sorpresa para ellos, pero no un secreto.

Nuestro viaje a Orión iba a ser una experiencia agridulce, porque habíamos conocido a muchos de aquellos que no irían con nosotros. Ese tinte amargo provenía de las semillas del amor en nuestro corazón que todavía no habían brotado.

Oh, cómo debió sentirse el Señor también, mientras hacía el costoso viaje del Cielo a la Tierra por tan pocas almas. ¡Cómo lo deseaba! Sin embargo, que agridulce debió haber sido el saber que un gran número de aquellos sobre los que Él había puesto Su amor, Lo habían negado y rechazado.

Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. (Juan 17:24)

¿Cuántas cabinas en la nave espacial—las mansiones en la Nueva Jerusalén—quedarían vacías mientras la nave navegaba de regreso al mar de cristal?

Pero esa fue sólo una preocupación pasajera para nosotros, a medida que nos deleitamos con la idea de reinar sobre miles de millones de galaxias. Para un observador objetivo, debimos haber parecido tan necios como un grupo de pescadores bastos compitiendo por un lugar al lado de Jesús. Sin embargo, ese fue exactamente el caso:

Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. (Mateo 19:27-28)

Sin embargo, el primer día de la fiesta no se había cumplido por completo todavía. Si observan atentamente la fotografía de nuestras tiendas, notarán tres tiendas de campaña grandes y dos tiendas de campaña pequeñas. Las tres tiendas de campaña grandes eran para las tres parejas/familias, y una de las dos tiendas pequeñas era para nuestro hermano que enviudó. La otra tienda pequeña era para nuestra difunta hermana en la fe, Gabriela, que murió el año pasado. Estábamos preparados para que Dios la resucitara para experimentar la alegría de ver Su regreso con nosotros, como Elena de White describió.

Es a medianoche cuando Dios manifiesta su poder para librar a su pueblo. Sale el sol en todo su esplendor. Sucédense señales y prodigios con rapidez. Los malos miran la escena con terror y asombro, mientras los justos contemplan con gozo las señales de su liberación. La naturaleza entera parece trastornada. Los ríos dejan de correr. Nubes negras y pesadas se levantan y chocan unas con otras. En medio de los cielos conmovidos hay un claro de gloria indescriptible, de donde baja la voz de Dios semejante al ruido de muchas aguas, diciendo: “Hecho es”. Apocalipsis 16:17.

Esa misma voz sacude los cielos y la tierra. Síguese un gran terremoto, “cual no fue jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra”. Vers. 18. El firmamento parece abrirse y cerrarse. La gloria del trono de Dios parece cruzar la atmósfera. Los montes son movidos como una caña al soplo del viento, y las rocas quebrantadas se esparcen por todos lados. Se oye un estruendo como de cercana tempestad. El mar es azotado con furor. Se oye el silbido del huracán, como voz de demonios en misión de destrucción. Toda la tierra se alborota e hincha como las olas del mar. Su superficie se raja. Sus mismos fundamentos parecen ceder. Se hunden cordilleras. Desaparecen islas habitadas. Los puertos marítimos que se volvieron como Sodoma por su corrupción, son tragados por las enfurecidas olas. “La grande Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su ira”. Vers. 19. Pedrisco grande, cada piedra, “como del peso de un talento” (Vers. 21), hace su obra de destrucción. Las más soberbias ciudades de la tierra son arrasadas. Los palacios suntuosos en que los magnates han malgastado sus riquezas en provecho de su gloria personal, caen en ruinas ante su vista. Los muros de las cárceles se parten de arriba abajo, y son libertados los hijos de Dios que habían sido apresados por su fe.

Los sepulcros se abren y “muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Daniel 12:2. Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley. “Los que le traspasaron” (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes. {CS 620.3-CS 621.1}

Ese pasaje del Conflicto de los Siglos nos condujo a anticipar algo a la medianoche (que no sucedió), un terremoto (que no sucedió), y finalmente la resurrección especial (que no sucedió). Sin embargo, la experiencia de la guía de Dios durante el primer día de la fiesta había sido innegable.

El hermano Ray también escribió para consolar y para alentar a los hermanos, y a través de lo que escribió, se puede ver cómo lidiamos con el tema para que el Espíritu de Profecía estuviera en armonía con el liderazgo experiencial del Espíritu Santo hasta el momento.

Queridos amigos,

¡Esperamos que estén bien soportando los elementos! Hemos estado aprendiendo mucho, que no entendíamos anteriormente, acerca de esta semana de fiesta. En nuestro servicio de sábado (semanal), estudiamos acerca de su relación con la Pascua y la semana de la pasión. Ustedes saben que, dado que nuestro trabajo terminó en el último gran sábado en la tierra (el 3 de septiembre), nos dimos cuenta que había 50 días hasta la segunda venida/el Rapto, y desde entonces hemos estado contando los sábados de Omer, al igual que los judíos hicieron después de las fiestas de primavera, precediendo al Pentecostés. Esta fue una indicación que había algo de importancia de las fiestas de la primavera como se aplican a nuestro tiempo actual. (¡Recuerden, es tiempo de primavera aquí en Paraguay!)

¡Pero esa no es la única relación! También reconocimos que esta Fiesta de los Tabernáculos implicaría sufrimiento. No es agradable estar sudando en el calor y la humedad durante todo el día, y más que no ser agradable, incluso puede ser peligroso para algunos, por lo que las autoridades locales emitieron una alerta de que cualquier anciano o persona con problemas cardíacos anormales (tales como el hermano John) debe quedarse en casa durante esta ola de calor (al comienzo de nuestra Fiesta de los Tabernáculos). Para algunos de ustedes, el sufrimiento está en el extremo opuesto del espectro, desafiando el frío con el fin de ser fieles a Dios, quien nos ha llamado a “la montaña” para esperarle. Y ese es precisamente el punto: ¿seremos fieles y no caeremos en el pecado sin importar el estrés o la provocación que la situación genere? Nosotros, como la segunda Eva, debemos resistir la tentación a pesar de todo lo que el diablo trata de hacer para hacernos caer—o bajar a la comodidad de nuestras casas.

¿Suena eso familiar? ¿Quién pasó por una experiencia similar antes? ¡Sí! ¡Fue nuestro querido Señor, Jesús! Cuando estaba atravesando las escenas de la semana de la pasión que culminó en Su muerte en la cruz. El atravesó un gran sufrimiento, no sólo físicamente, sino también espiritualmente, cargando el peso de los pecados de toda la tierra. Nuestro sufrimiento, aunque ciertamente no tan extremo, también viene en ambas formas, físicas y espirituales, ya que reconocemos la importancia de la segunda Eva viviendo sin pecado por la gracia de Cristo, en estos últimos días por el bien de nuestro Señor y del universo. La victoria de la semana de la Fiesta de los Tabernáculos está encapsulada en la victoria de la cruz, que fue en el Gran Sábado mientras que Jesús estuvo en la tumba.

Esto significa que el día (domingo), antes que comenzara la Fiesta de los Tabernáculos, correspondería con el día en que Jesús se sometió para experimentar la muerte por los pecadores. Jesús comenzó el viernes de la crucifixión con la última cena con Sus discípulos en la noche del jueves, y procedió a través de Getsemaní hasta Su muerte poco antes del sábado. Así fue para nosotros también, al reunirnos en nuestro campamento para el culto por la noche después del sábado bajo la luna llena (como en Getsemaní), fue un tiempo solemne a medida que consideramos la misión ante nosotros, reconociendo que tenemos que sufrir con paciencia, como Jesús.

Luego, el domingo, buscamos un mejor entendimiento de lo que significaba que Babilonia sería recompensada doblemente (como ya les hemos informado). Pero a medida que llegó la tarde del primer día de los Tabernáculos, nos dimos cuenta que, una vez más, algo no había sido comprendido. Nos sentimos abandonados, y el hermano John incluso clamó a Dios acerca de ello, ya que la carga sobre nosotros nos pareció muy pesada y no hubo destrucción el domingo, no hubo resurrección especial al comienzo de la fiesta, no hubo liberación a la medianoche o una luna que se paró, y ninguna señal del Hijo del Hombre (¡al menos no una que hayamos podido reconocer!). ¿Qué salió mal? ¿Hemos seguido sólo una fábula elaborada? ¿Fallamos y ahora Jesús no puede volver?

Luego regresamos a la Biblia y leímos lo que Gabriel vino a hacer por Daniel después de que los 21 días de oposición se cumplieron:

He venido para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros días; porque la visión es para esos días. (Daniel 10:14)

Gabriel vino a hacerle saber a Daniel, y mientras que esperábamos acciones de guerra, se nos dio la comprensión de que había en realidad una decisión para la guerra. Pero en el proceso, nos dimos cuenta de algo importante, que hemos ido viendo cada vez más claramente, cuanto más nos acercamos al final: cuando nos enfocamos en la Biblia, podemos entender el cumplimiento, pero cuando nuestras expectativas se basan en las visiones de Elena de White, a menudo estamos decepcionados. ¿Por qué es eso? ¿Sugerimos que Elena de White no era una verdadera profetisa? ¡No! Por supuesto que no, pero al mismo tiempo, hay que enfrentar la realidad que, debido al rechazo de la iglesia, muchas de sus profecías no tienen por qué ser cumplidas. Algunas son, o serán cumplidas, pero muchas puede que no sean cumplidas o sólo en una forma (simbólica) muy diferente. Hemos tenido muchas expectativas que se basan directa o indirectamente en las visiones de Elena de White, y cuando las profecías fallan (ya que no fueron dadas para nuestro tiempo) quedamos en decepción.[47]

La esperanza de ver la señal del Hijo del Hombre y la resurrección especial al comienzo de la fiesta de los Tabernáculos fue una de esas expectativas decepcionadas que surgió de nuestra aplicación de la visión de Elena de White a nuestro tiempo, cuando era simplemente un ejemplo de “lo que pudo haber sido” si la iglesia hubiera sido fiel. Si nos limitamos a las revelaciones de la verdad presente, entonces ¡no encontramos nada que sugiera claramente que debemos esperar la resurrección especial siete días antes del retorno, como lo hemos deducido de Elena de White! (Y como ustedes saben, primero lo esperábamos en el Día de las Trompetas, pero ya que nosotros no estábamos preparados, no podría ser cumplido de esa manera.) A veces es difícil reconocer lo que es aplicable a nuestro tiempo y lo que no es.

Una cosa que sabemos con certeza, es que la bendición de Daniel es pronunciada sobre los que esperan y llegan a los 1335 días. ¡Ya casi hemos llegado, pero no del todo, así que sigan esperando!

En cuanto a la resurrección especial, dada la alineación de los patriarcas que “visitan” durante la semana de Tabernáculos, ¿cuál podría ser un buen paralelo para la resurrección especial? Hay un buen candidato, pero no estamos seguros todavía, si las “visitas” de los patriarcas serán especialmente significativas todos los días, o si era algo único para el día de la santa convocación (el último en la tierra). Si descubrimos algo en relación con Isaac mañana, eso sugeriría que habría un significado diario.

Volviendo a la relación entre la Pascua y los Tabernáculos, la fiesta de los Panes sin Levadura era una fiesta feliz, pero al mismo tiempo, era restringida. Comer pan sin levadura generalmente no es considerado tan agradable como comer pan horneado con levadura. Así vemos que había algo que no era perfecto en la experiencia. Por un lado, no había levadura (que representa el pecado), apuntando a un momento en que el pecado ya no sería un factor, pero, por otro lado, algo faltaba. Con nuestra Fiesta de los Tabernáculos siendo un paralelo para la propia victoria de Jesús como es demostrada cuando estuvo en la tumba, esto sugiere que la fiesta de los panes sin levadura debe representar a la semana siguiente de los Tabernáculos, durante nuestro viaje a Orión. El pecado no estará presente, y es también un viaje agridulce, porque no estarán presentes muchos de nuestros seres queridos (incluyendo algunos que hemos conocido aquí en el foro, pero que no hicieron uso de la gracia de Cristo para vencer), y no sabremos si tenemos que dar nuestras vidas.[48]

Por lo tanto, la semana de la pasión de Jesús corresponde a nuestra semana de Tabernáculos, y la semana de los Panes sin Levadura corresponde a nuestro viaje a Orión. Dicho sea de paso, se habrán dado cuenta que los siete días ascendiendo al mar de vidrio nos deja en Alnilam para el sábado, y este es el sistema de estrellas que representa al Padre, con quien nos reuniremos para saber acerca de si seguiremos viviendo.

Es un poco surrealista escribir sobre estas cosas que por toda la vida hemos esperado ver, y darnos cuenta de que ¡son sólo unos pocos días hasta que nuestra fe llegará a ser visible!

¡Hasta entonces (que todavía parece como un largo tiempo), que Dios esté con todos ustedes!

 

Hay mucha profundidad en sus palabras que serán entendidas por aquellos que estén familiarizados con todo nuestro mensaje, pero basta con decir que deseábamos mucho ver la resurrección especial.

Supongo que nadie estaba tan ansioso por despertar a los santos durmientes que el mismo Jesús. ¿A cuántas almas queridas que dejaron su último aliento en la esperanza de Su regreso, tuvo que decir adiós, y tierna y gentilmente, acostarlos en el polvo de la tierra? El dolor de la separación es más severo cuando la relación es más profunda, ¡así que cuánto debió dolerle a nuestro Señor, cada día que pasa, que se Le priva de la compañía de aquellos que Lo han amado! Había perdido a toda una iglesia—Su mujer. ¡Cuánto debió haber estado deseando el momento en que podría gritar “¡DESPIERTA!” a los elementos sin vida de Sus devotos y amados amigos, desintegrados desde hace mucho tiempo, y ver Su Palabra devolviéndoselos a Él completos y sanados, glorificados e inmortales como Él mismo!

Pero el día terminó, y la otra tienda permaneció vacía. Si sólo la iglesia hubiera sido fiel, las visiones de la resurrección especial de Elena G. de White podrían haber sido realidad.

Día 2 – Isaac sobre la fe primitiva

El acontecimiento definitorio en la vida de Isaac fue cuando fue llamado a hacer el sacrificio máximo. Isaac compartió la fe de su padre Abraham, y fue obediente a la voluntad de Dios. Cuando Abraham fue llamado a ofrecer a su hijo Isaac como sacrificio, Isaac no se resistió. Estaba dispuesto a ofrecerse a Dios, a quien amaba. Confió plenamente en las promesas de Dios y estaba dispuesto a servirle de todo corazón, ya sea en la vida o en la muerte.

Esa es una ilustración de los 144.000 semejantes a Jesús. Es una ilustración de aquellos que tienen la fe para avanzar y hacer lo que sea necesario para honrar a Dios. Es una ilustración de aquellos que están dispuestos a servir a Dios antes de saber cuál será el resultado de esa reunión especial, si van a recibir la vida eterna o dejar de existir eternamente. Son leales y están listos para el servicio. Abraham no tuvo necesidad de presionar o tratar de convencer a su hijo para que cooperara. Por amor a su padre y a su Dios, Isaac estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, incluso a entregar su vida en la confianza de que Dios podría resucitarlo.

Eso describe los corazones de nuestros miembros. Aquellos que realmente entienden de qué se trata el mensaje de Orión, están dispuestos a sacrificar, sin importar el costo, incluso un sacrificio eterno como al que el hermano Ray aludió en su mensaje citado anteriormente. Incluso si en la reunión especial con el Padre en el Cielo se determinara que no conservaríamos la vida eterna, todavía serviríamos al Señor con todo nuestro corazón y nuestras capacidades. El dicho, “todos tienen un precio” simplemente no es cierto.

La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más íntimo de sus almas; hombres que no teman dar al pecado el nombre que le corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos. {ED 54.3}

La simplicidad de la fe de Isaac demuestra que el amor piadoso es más fuerte que la auto preservación o la auto gratificación de cualquier tipo, “porque fuerte es como la muerte el amor”.

Las cosas mejores de la vida: la sencillez, la honestidad, la veracidad, la pureza, la integridad intachable, no se pueden comprar ni vender; son tan gratuitas para el ignorante como para el educado al humilde obrero como al honrado estadista. Para cada uno Dios ha provisto un placer que puede ser disfrutado por ricos y pobres, a saber el que se halla al cultivar la pureza del pensamiento y el altruísmo en las acciones, el placer que dimana de hablar con simpatía y obrar con bondad. De aquellos que prestan tal servicio resplandece la luz de Cristo para alegrar vidas obscurecidas por muchas tristezas. {MC 150.3}

La propia vida de Isaac fue oscurecida por la sombra de la muerte de su madre. Pero la Biblia registra con gran detalle y con tiernas palabras la historia de cómo Abraham cuidadosamente envió a su siervo para traer una esposa para su hijo. Él no iba a retroceder, de regreso a la tierra de la cual Dios lo había llamado, sino la mujer debía venir hacia donde estaba Isaac. Por medio de la providencia de Dios, el siervo encontró a Rebeca lista, y ella se convirtió en el consuelo del alma de Isaac:

Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre. (Génesis 24:67)

Como él, somos el remanente del remanente de una iglesia que ha muerto. Aquellos de nosotros que recordamos algunos de sus mejores días, todavía la extrañamos. Pero como Isaac, fuimos consolados con la esperanza del regreso de Jesús, consolados en el conocimiento de que pronto estaríamos unidos con nuestro Señor y las aflicciones del pasado se desvanecerían en comparación con el gozo que estaba ante nosotros.

Habíamos sido fieles como Isaac. No habíamos vuelto a Babilonia a pesar de nuestros sufrimientos. Esperamos al Señor para proveer todas nuestras necesidades, y fuimos consolados por Su presencia con nosotros.

Si amas a alguien, no puedes no pensar en quien amas. Pensamos cuidadosamente y ansiosamente en el viaje de nuestro Señor para venir y reclamarnos como Suyos. Estudiamos el calendario y el itinerario como si estuviéramos enamorados:

El hermano Ray mencionó a Jesús parando en la estrella Alnilam... Nos gustaría explicar eso un poco más. El entendimiento que hemos recibido en el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos nos hizo volver a pensar en cómo Jesús está viajando a la Tierra. Originalmente, pensamos que deberíamos verlo venir en el primer día de los Tabernáculos, lo que significaría que Él debe llegar a nuestro sistema solar en ese día. Ahora que estamos empezando a entender que Su llegada no será visible hasta el 23 de octubre, cuando ocurre, significa que Su viaje a la Tierra es diferente de lo que pensábamos. Veámoslo de nuevo con lo que sabemos ahora...

En la séptima plaga, Jesús salió del Lugar Santísimo. Con todo lo que la ciencia sabe, tenemos que asumir que la Ciudad Santa se desplaza de estrella a estrella a través de los agujeros de gusano, ya que incluso la propia luz no puede viajar lo suficientemente rápido como para recorrer distancias tan grandes en un día. No sabemos cómo es la tecnología del Cielo, pero tenemos que utilizar la mejor comprensión científica que tenemos para por lo menos imaginar estas cosas.

Por eso, cuando Jesús salió del Lugar Santísimo (la Nebulosa de Orión), Su primera parada sería en la estrella Alnilam, que es la primera estrella en Su viaje a la Tierra. Entonces Satanás lo opuso, y Jesús tuvo que detener Su viaje durante 21 días hasta que pudieron ser contestadas las acusaciones de Satanás. Durante todo ese tiempo, Él estaba en el sistema de la estrella de Alnilam en la Ciudad Santa, la estrella del Padre. Eso encaja, porque el Padre y el Hijo están unidos en todas Sus decisiones, especialmente en relación con la creación y el destino de la Tierra y de la raza humana.

Pero después de los 21 días de oposición de Satanás, cuando nuestro Miguel se impuso y se tomaron las decisiones dobles para la guerra religiosa y política, entonces Jesús podría continuar viajando a la Tierra. Eso significa que Él habría continuado desde Alnilam a Mintaka en el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos. Si seguimos la ruta de allí, ¡Jesús vendría a la Tierra exactamente el 23 de octubre!

Lunes 17 de octubre, 1o Día de Tabernáculos – viaja a Mintaka
Martes 18 de octubre, 2o Día de Tabernáculos - viaja a Rigel
Miércoles 19 de octubre, 3o Día de Tabernáculos - viaja a Saiph
Jueves 20 de octubre, 4o Día de Tabernáculos- viaja a Betelgeuse
Viernes 21 de octubre, 5o Día de Tabernáculos - viaja a Bellatrix
Sábado 22 de octubre, 6o Día de Tabernáculos- sábado (descanso)
Domingo 23 de octubre, 7o Día de Tabernáculos - viaja a nuestro sistema solar, reúne a los santos, vuelve a Bellatrix en el mismo día
Lunes 24 de octubre, 8o Día Shemini Atzeret- viaja a Betelgeuse
Martes 25 de octubre- viaja a Saiph
Miércoles 26 de octubre- viaja a Rigel
Jueves 27 de octubre- viaja a Mintaka
Viernes 28 de octubre- viaja a Alnilam
Sábado 29 de octubre- sábado (descanso)
Domingo 30 de octubre- viaja a la Nebulosa de Orión

Es interesante que el descanso del sábado en el viaje de regreso, cuando estamos viajando con Jesús a la Nebulosa de Orión, es en Alnilam de nuevo. Simbólicamente, ese sería un lugar muy apropiado para la reunión especial de los 144.000 con el Padre para escuchar si su sacrificio será requerido o no.

Elena de White vio el período previo a la segunda venida y lo describió de la siguiente manera (a partir de la cita con el segundo anuncio del tiempo):

Entonces oímos la voz de Dios que sacudió los cielos y la tierra, y dio a los 144.000 el día y la hora de la venida de Jesús [la segunda proclamación del tiempo]. A continuación, los santos eran libres, unidos y llenos de la gloria de Dios, porque Él había acabado con su cautiverio. Y vi una nube resplandeciente que llegaba hasta donde estaba Jesús y Él se despojó de Su ropa sacerdotal y se puso el manto real, se ubicó en la nube que Lo llevó hacia el este, desde donde apareció primeramente a los santos en la Tierra: La pequeña nube negra que era la señal del Hijo del hombre [esta es la venida visible real, el 23 de octubre—en la siguiente frase ella vuelve atrás y repasa el viaje de Jesús a la Tierra]. Mientras la nube pasaba del lugar santísimo hacia el este, lo que requirió cierto número de días [18-23 de octubre], la Sinagoga de Satanás adoraba a los pies de los santos. LR, 6-4-1846. {MSV 297.1} [Traducido]

Hemos visto la gloria de la venida de Cristo en forma simbólica a través del descubrimiento de 10 veces más galaxias en el universo, pero la venida visible real será cuando el agujero de gusano se abra en nuestro sistema solar el 23 de octubre. Ella dice que requirió “cierto número de días” para que eso ocurra, y durante esos días la “sinagoga de Satanás” adoraba a los pies de los santos. Eso ocurrió en el comienzo de la Fiesta de los Tabernáculos, cuando Jesús reanudó Su viaje a la Tierra. Un informe en español dice que los EE.UU. estaban “sorprendidos” por todas las acciones de Rusia, tales como la anexión de Crimea, la ocupación del este de Ucrania, etc.... ¡Todas las cosas que fueron mencionadas en las advertencias de las trompetas del ciclo de las trompetas! En efecto, ¡ahora están admitiendo que estábamos en lo cierto! La prensa alemana incluso lo muestra con más claridad. Angela Merkel, la mujer más poderosa del mundo, admitió que “mañana” Alemania podría ser un país diferente. Básicamente, la mujer más poderosa de la Tierra admitió que ella y sus compañeros han estado equivocados y están a punto de perder el país a Rusia, por no mencionar el resto de Europa. En otras palabras, sin saber lo que dicen los relojes de las trompetas y de las plagas, ella está admitiendo “¡Tenían razón!” Para una mujer tan fuerte, esto es una humildad servil—adorar a los pies de los santos, en sentido figurado, ¡porque los santos profetizaron lo que ella ahora está admitiendo que ha sucedido!

¡La profecía verdaderamente se está cumpliendo, pero de maneras sorprendentes!

Dios esté con todos ustedes...

 

Los temas de la vida de Isaac son muy claros y no ocuparon mucho tiempo de estudio. El Espíritu Santo usó el tiempo para prepararnos para el día siguiente, porque—como veremos más adelante—Jacob tendría un mensaje importante para nosotros. Como preparación, el tema de los siete años de tribulación nos fue traído en el contexto del sueño de Faraón acerca de los siete años de abundancia y los siete años de escasez.

Día 3 – Jacob sobre la lucha por la decisión

La gran decisión se nos presentó inesperadamente. Habíamos bromeado alguna vez en el pasado sobre la posibilidad de que el Reloj de Dios marcara más allá de su fin, pero cuando la lección de Jacob nos fue presentada, no fue un asunto ligero. Rápidamente nos dimos cuenta que esto era algo muy importante, si no lo más importante para ganar el Conflicto de los Siglos.

Toda la preparación de los días anteriores, incluyendo nuestra limpieza de las acusaciones de Satanás de que todavía no alcanzábamos al nivel de justicia necesario para el Cielo, ahora estaba siendo probada.

Transmitimos cuidadosamente la lección de Jacob a nuestros compañeros de campamento, y explicamos la decisión que enfrentamos:

Hermanos y hermanas,

Hemos visto que esta semana tiene muchos significados. Es como la semana de la pasión. Es la Fiesta de los Tabernáculos. Son los últimos 7 días en espera de la llegada de Jesús.

Ayer, el Espíritu nos dirigió a leer sobre el sueño de Faraón (Génesis 41). Ustedes saben el sueño y su interpretación: había siete vacas gordas y siete vacas flacas después de las primeras, quienes las comieron y permanecieron delgadas. Por otro lado, siete espigas llenas de grano, y siete espigas menudas después de las primeras que las comieron, pero permanecieron menudas. El sueño era doble: las siete vacas gordas y las espigas llenas en conjunto representaron siete años de abundancia. Las siete vacas flacas y las espigas menudas representaron siete años de hambruna que vendrían después de los siete años de abundancia.

Eso se relaciona en gran medida a nuestro tiempo, porque hemos experimentado los siete años abundantes del mensaje de Orión de 2010 al 2016. Hemos almacenado nuestro alimento espiritual en nuestros sitios web y libros. Las personas también han tenido años de abundancia física—no guerra, no Ley Dominical, no tribulación—y, por lo tanto, no querían el mensaje. Estaban demasiado “llenos” carnalmente para comer el alimento espiritual que Dios proveyó para ellos.

Ahora los siete años de abundancia están llegando a su fin—a partir del 24 de octubre—y los siete años de hambre por la Palabra de Dios comenzarán. La tribulación literal y física comenzará, y la gente tendrá hambre por la verdad.

Las vacas se comen a las vacas, lo que no es un comportamiento normal para las vacas. Las vacas son animales limpios que son adecuados para los sacrificios. Eso significa que estamos hablando de los cristianos. Pero estas vacas son carnívoras, por lo que deben representar a los no vegetarianos no adventistas porque no tienen el mensaje pro-salud.

El grano, por el contrario, se come al grano. Nos representa a nosotros, el remanente del adventismo que guarda el mensaje pro-salud y no come alimentos de la carne. Por eso, el sueño era doble. Éste representa dos grupos de personas.

Hoy, el tercer día de la Fiesta de los Tabernáculos, es el día para aprender una lección de Jacob. Jacob experimentó un período de siete años, seguido de otro periodo de siete años. Trabajó por Raquel, pero Labán le dio a Lea. Luego trabajó otros siete años por Raquel.

Amigos, el Señor nos enseña la profundidad de Su amor, y nos invita a participar de Su amor. En el post anterior compartimos el nuevo itinerario de la Ciudad Santa, y Jesús está en camino para llevarnos el 23 de octubre. Tenemos el día de la venida de Jesús. El hermano John habló del día de Su venida en su mensaje a ustedes acerca del Sempiterno Pacto. Pero ¿y qué de la “hora”? Dios pronunció el día Y la hora.

En el reloj del juicio, una hora son siete años, porque 7 años × 24 “horas” = 168 años, todo el tiempo del reloj juicio. Ya nos dimos cuenta de que los próximos siete años son la hora de la tentación de la que Filadelfia es guardada, en Apocalipsis 3:10. Es la hora de la prueba y de la tribulación que está llegando.

Ahora tenemos la “hora” pendiente. Hemos trabajado como Jacob durante 7 años ya, y nos dieron a nuestra “Lea”. Lea era más espiritual, pero no tan hermosa como Raquel. Mírenos. Miren a los seguidores de este movimiento. Somos un número pequeño. No somos bendecidos con las hermosas multitudes que son apropiadas para la gloria de nuestro Esposo, Jesús/Alnitak. Siempre tuvimos esperanzas que este mensaje alumbrará el mundo y FUERA RECIBIDO por muchos. Hemos trabajado durante siete años por la mujer/la iglesia de nuestros sueños, pero sólo recibimos la fea “Lea” en lugar de la hermosa Raquel a quien amamos.

Jesús está listo para venir. Él está en camino con la Ciudad Santa. Sabemos que Él estará aquí el 23 de octubre con Su recompensa en la mano. ¿Cómo se sienten al respecto? ¿Están satisfechos con Lea? ¿O deberíamos aprender una lección de Jacob?:

Venida la mañana [cuando Jesús está listo para venir], he aquí que era Lea; y Jacob dijo a Labán: ¿Qué es esto que me has hecho? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me has engañado? (Génesis 29:25)

Jacob no estaba satisfecho, porque él tenía AMOR por Raquel. ¿Cómo está el amor en sus corazones? ¿Están listos para salir de este mundo y dejar que el resto de las personas perezcan sin esperanza en la hora de la tribulación? Las estrellas en su corona representan las almas que han llevado a Cristo, y todo el mundo en el Cielo tendrá al menos una estrella. ¿Están satisfechos con el número de estrellas en su corona (si incluso tienen alguna)?

La elección es suya. Jesús estará aquí pronto... sabemos el día. Pero ¿qué pasa con la hora? ¿Quieren velar “una hora más” de 7 años con Jesús, para obtener la hermosa novia realmente?

Nuestras porciones del Espíritu Santo se acabarán el 23 de octubre ¿Estarán felices con la bendición de los 1335 días en la forma de porciones adicionales del Espíritu Santo para otros 7 años? Él es el representante de Cristo, y nos bendeciría como a los apóstoles con el don de lenguas, habilidad de viaje, etc. para que podamos llegar a la gente. Será un mundo completamente diferente. En lugar de un desierto, serán pastos verdes.

Los dos testigos (Jesús y nosotros) también tienen un ministerio de 7 años, dividido en dos partes de 3 años y medio. Nuestros primeros tres años y medio terminaron en el 2013 cuando el Papa Francisco fue elegido. Luego otros 3 años y medio, y nos “levantamos sobre nuestros pies.” Dice que ellos (los dos testigos, nosotros y Jesús) pueden azotar al mundo con las plagas “cuantas veces quieran”. ¡Tenemos la opción! Juntos con Jesús, podemos decidir si queremos azotar al mundo con otra ronda de plagas—una plaga por año—para salvar la gran multitud.

¡Queremos escuchar una decisión de cada uno de ustedes! Ustedes han vencido y han recibido la vida eterna, pero recuerden: el sempiterno pacto fue hablado con pausas, y era extremadamente solemne. Ahora estamos escuchando no sólo del día, sino también la hora, y ¡es un momento solemne de decisión para ustedes!

 

No creo que ese mensaje realmente capte la profundidad de la situación. Guau, ¿se dan cuenta de lo que se nos venía—EL CIELO—y ¡qué decisión estaba ante nosotros!? Estábamos (y todavía estamos) enfermos y cansados de este mundo. Pensamos que tendríamos suerte de haber logrado pasar nuestra última semana en la tierra sin perder la fe—¡no podríamos haber imaginado otros siete años enteros en esta situación!

El Señor nos estaba probando. La cuestión era si realmente éramos desinteresados o no. ¿Pondríamos los intereses de otros, que habían recibido la verdad tarde, principalmente debido al fracaso de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, antes que los nuestros? ¿Qué hay de esa sensación agridulce que experimentaríamos al mirar al espejo retrovisor de la Ciudad Santa durante la salida, ya que veríamos este mundo y sus habitantes condenados disminuyéndose a una lucecita en la distancia? ¿No nos arrepentiríamos de haber dejado atrás a las almas perdidas que podrían haber sido salvadas si sólo hubieran tenido un poco más de tiempo para llegar a la verdad?

Al final, era una cuestión de amor. No era una cuestión de la voluntad de Dios, porque Dios ya había expresado Su voluntad de terminar este mundo y llevar a Su pueblo a casa. Él nos había dado Su horario; conocíamos Su voluntad. La pregunta era una cuestión de amor: ¿nos conformaríamos con recibir menos de por lo que habíamos trabajado? ¿O podríamos nosotros, con la nobleza de carácter apropiada para los reyes coronados, dar a conocer nuestra petición al Padre para concedernos lo que necesitábamos para poblar Su reino: EL TIEMPO, que sólo Él podría conceder porque es lo que ÉL ES?

Decidimos pedirle a Dios Padre por más tiempo, sabiendo que esto no estaba inicialmente en Su plan original, sino que como reyes y sacerdotes para Dios tenemos el valor y la confianza para presentar nuestro caso ante Él. Por supuesto, la decisión final recae en Él; Él decidirá si concede o no nuestra petición, y en qué grado y en qué aspectos. Es una interacción bidireccional, pero primero tuvimos que presentar el programa al Consejo Celestial, por así decirlo.

Le pedimos a todo nuestro grupo que tomara la decisión, pero no todos comprendieron inmediatamente la plena responsabilidad de iniciar la solicitud:

Que quede claro... esta es una decisión que cada uno debe hacer por sí mismo. (Nosotros en Paraguay ya hemos tomado nuestra decisión.) Si así lo decides, será tu petición a Jesús para que permanezcas en la tierra y que sólo Su Representante (el Espíritu Santo) venga ahora en Su lugar para ayudar a lo largo del tiempo venidero. Los dos testigos tienen poder para “herir la tierra con todas las plagas, tantas veces como quieran” de su propia iniciativa... así que tu petición a Jesús debe ser tu iniciativa. Nosotros (aquí en Paraguay) estamos preguntándote (en el foro) lo que Le pedirás a Dios.

 

Nosotros mismos no entendíamos bien lo que la decisión implicaría. Como pueden ver, supusimos que encontraríamos almas más fácilmente en los próximos años que en el pasado, por varias razones. Ya habíamos reconocido la cuenta regresiva de 50 días hasta la segunda venida como si fuera un Pentecostés, así que parecía lógico que recibiríamos dones sobrenaturales que nos permitirían ministrar más eficazmente. También supusimos que estaríamos trabajando bajo los efectos de manifestaciones más severas de las plagas, lo que también fortalecería nuestra causa.

Tomó algún tiempo obtener la perspectiva correcta, pero la gran decisión había sido puesta sobre la mesa, y el resto tendría que seguir después. Pero aquí estábamos, preguntándonos si podíamos perseverar a través de toda la semana, ¡sólo para tomar la decisión de comprometernos a otros siete años!

Quiero ser claro que comprendimos que Dios podía conceder o no conceder, tanto o tan poco tiempo como Él lo considerara apropiado. Si todas las posibles almas vendrían a la salvación o a la condenación antes de que pasaran siete años, Dios ciertamente podría acortar el tiempo. Tal vez podríamos haber pedido aún más tiempo si los siete años no eran suficientes. Hablamos de todas esas posibilidades con el objetivo de rescatar a almas que de otro modo se habrían perdido, durante un tiempo en que experimentaríamos un mundo sufriendo bajo la ira de Dios.

Dado que los siete años, que claramente vimos como un reflejo de la Hora de la Verdad, eran tan claros en tantas escrituras y no teníamos ninguna evidencia compitiendo contra los siete años, naturalmente comenzamos a referirnos a la extensión del tiempo simplemente como siete años. Sin embargo, nunca se quiso fijar la extensión del tiempo firmemente a ese período, y era de Dios expresamente responder a la petición que haríamos, de acuerdo con Su infinita sabiduría, la cual nos sería revelada más tarde como una revelación progresiva, después de la Fiesta de los Tabernáculos. Esa revelación será transmitida en el próximo artículo.

Día 4 – Moisés sobre la oración intercesora

Fue un cambio de paradigma, o quizás un choque de paradigma. Tomó algún tiempo para captarlo realmente. Al estudiar la experiencia de Moisés como nuestro huésped del tabernáculo, la situación se hizo más clara como escribimos a nuestros hermanos:

Queridos amigos,

Hoy es el cuarto día de la Fiesta de los Tabernáculos, y debemos aprender una lección de Moisés. Tienen la voluntad de Dios delante de ustedes, pero no todos la entienden correctamente. Dios ha hablado por medio de Su reloj, diciendo que Jesús debe venir el 23 de octubre de 2016. Esa es la voluntad de Dios expresada: enviar a Su Hijo y destruir a los impíos ahora. Comparémosla con el tiempo de Moisés, cuando Dios expresó Su voluntad de la siguiente manera:

Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. (Éxodo 32:7-10)

La voluntad de Dios era destruir a los transgresores y en su lugar bendecir a Moisés y Aarón. ¿Cómo respondió Moisés? ¿Dijo él: “De acuerdo, Señor, hágase Tu voluntad”? ¡No! Dice:

Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. (Éxodo 32:11-13)

Moisés era valiente, y se encargó de pedirle a Dios que cambiara de opinión. Moisés intercedió por el pueblo, como ustedes ya deben saber.

que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. (Éxodo 32:32)

Dios nos dio el tiempo de la venida de Jesús y de la destrucción de los impíos: el 23 de octubre de 2016. Sin embargo, nos encontramos en una posición similar a la de Moisés ahora, y depende de NOSOTROS lo que Le diremos a Dios.

¿Un padre terrenal sólo manda a su familia? ¿O se le puede suplicar a un padre terrenal? ¡Por supuesto que un padre puede escuchar las suplicas de sus hijos! ¡Cuánto más podemos implorar a nuestro justo Padre en el Cielo!

Si desean que Dios extienda Su misericordia una vez más, y si les gustaría que nos permitiera trabajar otros 7 años más en la tierra para llevar el mensaje de salvación a la gran multitud con la ayuda de un nuevo derramamiento del Espíritu Santo como en el tiempo de los apóstoles, entonces ¡HOY es necesario ofrecer su oración en sus grupos, porque hoy es el día de Moisés! Si así lo desean, entonces, oren hoy para que Dios no envíe a Su Hijo Jesús/Alnitak aún, pero que envíe a Su representante (el Espíritu Santo como es descrito en Apocalipsis 18) para estar con nosotros en Su lugar, para ayudarnos a trabajar en estos 7 años a lograr traer a la gran multitud.

¡Amén!

 

Las decisiones fueron tomadas y las oraciones ascendieron. Éramos un grupo unificado orando para mover la mano de Dios Todopoderoso. En Paraguay, nuestra oración fue cuidadosamente sometida al Padre, y descansamos en la paz de saber que hicimos lo que pudimos por las almas de los demás, incluyendo el aplazamiento de nuestra más deseada esperanza, si salvaría a algunos. Ahora la decisión descansaba con Dios. No sabíamos si Él nos concedería nuestra petición, no porque Él se preocupe menos por las almas que nosotros, sino porque Él podría haber sabido si no hay más almas que podrían ser salvas.

En retrospectiva, el hecho de que Él concedió nuestra petición demuestra que todavía hay una oportunidad para aquellos que aún no han escuchado el mensaje. ¿Eres tu una de esas almas? ¿Quieres ponerte a lado de Dios e invertir tus fondos e influencia en la obra de difundir este mensaje para salvar a otros? ¡Aprovecha nuestros sitios web!

Día 5 – Aarón sobre la rebelión en el campamento

Sin embargo, mientras que las respuestas eran dadas, no todos tenían la perspectiva correcta. Al estudiar la situación, obtuvimos nuevas perspectivas sobre cómo sería el tiempo venidero. Comenzamos a entender que probablemente no recibiríamos dones sobrenaturales del Espíritu Santo (ya habíamos sido bendecidos por el Espíritu Santo durante los últimos años del mensaje de Orión), en vez el Espíritu Santo sería dado a los demás para que puedan recibir la verdad. Comunicamos nuestras conclusiones de la siguiente manera:

Hace algún tiempo, el hermano Luis tuvo un sueño sobre un cáliz con siete marcas, lo entendimos como las siete trompetas o plagas llenando la copa de la ira de Dios. Ahora más que nunca, podemos ver cómo las plagas han “llenado” la copa, pero la copa llena ahora está lista para ser derramada en los próximos siete años.

No será lo mismo en todas partes. Algunas áreas serán más afectadas por la guerra atómica. Otras áreas por ISIS y el islam. Otras por ambos o por ninguno. Algunas tendrán problemas financieros y hambruna. Todas las terribles profecías de la Biblia que describen la ira de Dios están sujetas a alcanzar sus cumplimientos más fuertes en estos años.

No será fácil para nosotros tampoco. Sí, el Señor está con nosotros y nos guiará y protegerá, pero todavía tendremos que sufrir en el mundo durante este tiempo.

Ayer le pedimos a Dios que envíe el Espíritu Santo en lugar de Jesús. Lo que queremos es el cumplimiento de Joel 2:28-29:

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. (Joel 2:28-29)

Ya hemos terminado la cosecha de los 144.000, pero todavía necesitamos una cosecha abundante de la gran multitud. Para una cosecha abundante, los próximos 7 años deben ser diferentes. Las personas deben tener corazones abiertos y mentes listas para escuchar y aceptar la verdad, no tanto por el argumento (como lo ha sido hasta ahora), sino por una convicción profunda.

Eso significa que las personas necesitan el Espíritu Santo. “Toda carne” necesita el Espíritu, como es prometido en el versículo. Tengamos eso en cuenta a medida que avanzamos. Nuestro ministerio ya ha sido bendecido con el Espíritu. Hemos escuchado la voz de Dios durante los últimos siete años y la hemos recibido a través del Espíritu. Ahora es el momento para que otros la reciban, y por lo tanto ahora necesitan el Espíritu Santo.

No debemos esperar obtener un poder milagroso en el instante al final de los 1335 días. El verdadero milagro será que la gente comience a tener corazones abiertos, a diferencia de los últimos siete años. ¡Eso realmente será un milagro, y el milagro que necesitamos! Pero la promesa para nosotros es que el Señor estará con nosotros y trabajará a través de nosotros, a pesar de nuestras limitaciones, de modo que podamos recoger la cosecha abundante.

Hoy en día, el Señor tiene una lección para nosotros de Aarón. Se encuentra en el libro de Números, capítulo 12.

Números 12
1 María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.
2 Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.
3 Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.
4 Luego dijo Jehová a Moisés, a Aarón y a María: Salid vosotros tres al tabernáculo de reunión. Y salieron ellos tres.
5 Entonces Jehová descendió en la columna de la nube, y se puso a la puerta del tabernáculo, y llamó a Aarón y a María; y salieron ambos.
6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.
7 No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa.
8 Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?
9 Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue.
10 Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa.
11 Y dijo Aarón a Moisés: !!Ah! señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado.
12 No quede ella ahora como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre, tiene ya medio consumida su carne.
13 Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora.
14 Respondió Jehová a Moisés: Pues si su padre hubiera escupido en su rostro, ¿no se avergonzaría por siete días? Sea echada fuera del campamento por siete días, y después volverá a la congregación.
15 Así María fue echada del campamento siete días; y el pueblo no pasó adelante hasta que se reunió María con ellos.
16 Después el pueblo partió de Hazerot, y acamparon en el desierto de Parán.

A “toda carne” que recibirá el Espíritu le es prometido recibirlo en la forma de profecía, sueños y visiones. Esa es precisamente la forma de trabajar de la que Dios se refería cuando habló a Aarón:

Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él. (Números 12:6)

Sin embargo, con Moisés no fue así.

Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés? (Números 12:8)

Moisés, debido a su fidelidad (v.7), tenía una autoridad superior. Él tuvo el privilegio de recibir la Palabra de Dios directamente por medio de oír Su voz y ver Su apariencia. Esto es simbólico de nuestro escuchar la voz de Dios de Orión, y ver Su apariencia en las siete estrellas de allí. Cuando miramos y estudiamos a Orión, vemos a Jesús y escuchamos la voz de Dios, y eso significa que tenemos la Palabra de Dios en autoridad superior a la de los profetas con sueños y visiones.

Ayer incluso suplicamos a Dios Padre—como lo hizo Moisés cara a cara. Otros profetas, videntes y soñadores no tienen esa cercanía.

Pero hoy estamos aprendiendo de Aarón, no de Moisés. Aarón y María estaban insistiendo que Dios también había hablado a través de ellos. Era un desafío a la autoridad de Moisés.

En los próximos 7 años, vamos a tener una audiencia lista de todos los que ya creen en la tribulación de 7 años. Ellos estarán felices de escuchar, porque ya creen que habrá 7 años de tribulación. Nuestro trabajo no es decirles que Jesús vendrá después de los 7 años, sino fortalecerlos a ser fieles a Dios hasta la muerte. Trabajaremos para la gran multitud—los mártires—que necesitan ser fieles hasta la muerte. Ellos necesitan ser fortalecidos en el camino del Señor. Tenemos que animarles a ponerse de pie en contra de la tolerancia LGBT y todas las otras cosas que están en contra de Dios. Debemos prepararlos para permanecer firmes hasta el punto de la muerte.

Al hacer esto, otros profetas y soñadores vendrán como María y Aarón a decirnos que ellos también tienen la palabra del Señor. Pero nosotros, que hemos oído de Dios cara a cara en Orión y tenemos la autoridad, si hablan en contra de la Palabra de Dios tal como es expresada en la Biblia o en los dos libros celestiales (el Libro de los Siete Sellos y el Libro de los Siete Truenos, Orión y la LGS, respectivamente), entonces tienen que ser castigados por Dios.

María es el ejemplo para los profetas, los soñadores, y los que ven visiones. Ella recibió la lepra y fue echada del campamento durante siete días. Los profetas que desafían la autoridad que nos es dada también deben tener su carne tocada, lo que es descrito en las úlceras de la primera plaga. También deben ser echados del campamento, no sólo durante 7 días, sino por los próximos 7 años. Después de eso, se encontrarán delante de Dios para su juicio final.

Si ustedes han sido dirigidos por los sueños, tengan cuidado. Los sueños no son iguales en autoridad a la voz de Dios.

Aarón, por otro lado, representa a aquellos que predican basados en el estudio de la Biblia, no sueños y visiones. Aarón no tenía el contacto cara a cara que tenía Moisés. Tenía la palabra de Dios de segunda mano, pero Moisés habló con Dios cara a cara. Los ministros que no tienen los dos libros celestiales (Orión y la LGS) no han visto a Dios cara a cara en las estrellas y oído Su voz a través de las oscilaciones del sol y de la luna. Ellos no tienen la misma autoridad que los ministros del mensaje del Cuarto Ángel.

Todos ustedes han visto y oído con nosotros. Cuando un anti-trinitario viene, pueden decir con autoridad que su enseñanza es incorrecta, ya que han visto las tres estrellas del cinturón de Orión y ustedes saben lo que significan. Cuando un maestro del sábado lunar se presenta, le pueden decir con autoridad que ellos están enseñando mentiras, ya que han visto el séptimo día sábado desenlazar los sábados ceremoniales para producir la LGS. Si alguien dice que Jesús debería venir o va a venir en cualquier otro momento de lo que hemos creído, les pueden decir con autoridad que ellos están enseñando el error, ya que ustedes han visto repetido el triplete de la “piedra de Rosetta” de 1888 a 1890 en el final de la LGS. Sabemos en quién hemos creído: Aquel que diseñó los cielos.

Los falsos profetas serán castigados durante los siete años de tribulación, y dice que “el pueblo no pasó adelante hasta que se reunió María con ellos”. En otras palabras, nosotros no viajaremos a nuestra Canaán celestial hasta después de los siete años, cuando el tiempo del castigo ha terminado. Si esos falsos profetas se pueden salvar o no, no es el punto aquí. María se curó y fue traída al campamento, pero eso no significa que cada soñador que intenta usurpar la autoridad sobre el mensaje del Cuarto Ángel en última instancia, será salvado. Seguro que muchos o la mayoría no lo serán.

 

Algunos de nuestros hermanos pidieron por error retener los juicios de Dios en los próximos siete años. Esa no era nuestra oración; por el contrario, oramos para que los juicios sean soltados, y escribimos para llevar a todos a la unidad en ese punto:

Amigos,

Gracias por sus respuestas a este tema importante y urgente. Sin embargo, al leer algunas de sus respuestas vemos la necesidad de hacer algo muy claro. ¿Se dan cuenta para lo que están orando, cuando Le piden al Señor que retenga el envío de Sus juicios, e ira, pero también que retrase Su venida? ¡Ustedes están solicitando una repetición exacta de los siete años anteriores! Si no hay juicios en la tierra para hacer que la gente sea más interesada en saber la verdad, ¡no habrá mayor éxito del que ya hemos experimentado! ¡DEBE haber una gran tribulación para llevar a la gran multitud de rodillas en el sufrimiento y el hambre por la verdad! Entonces, y sólo entonces, sentirán una necesidad de que el Espíritu Santo los guie a toda verdad, cuando sean dirigidos a nuestro mensaje con interés y comprensión, en medio de todas las mentiras y el engaño en el mundo.

Debemos dar el mensaje en un tiempo de tribulación, de caos y de destrucción, cuando no vamos a tener que convencer a nadie de que estamos en el tiempo de las plagas bíblicas, porque ellos las verán claramente a medida que caen más y más sobre la tierra.

¡Esperamos que ese punto haya quedado claro ahora! ¡QUEREMOS los juicios de Dios, y queremos escuchar si ustedes desean que el Padre retrase a Jesús una hora más para que podamos encontrar a la gran multitud en estas terribles circunstancias en la tierra!

 

El sufrimiento tiene un propósito. El sufrimiento es lo que experimentamos cuando estamos expuestos a la necesidad. El sufrimiento nos lleva a buscar a Dios, el Único que puede satisfacer nuestras necesidades más profundas. Nadie en su sano juicio quiere sufrir, o quiere que otros sufran, pero Dios debe permitir el sufrimiento como una consecuencia natural de nuestras propias decisiones o de las decisiones de los demás hasta que la culpa recaiga directamente sobre Satanás y él esté completamente destruido. El sufrimiento es el catalizador que convierte el alma hacia Dios en busca de ayuda, o lejos de Dios en la amargura. Es una respuesta individual. No queremos que juicios y sufrimiento vengan al mundo sólo porque sí, sino para que las almas indecisas puedan volverse a Dios y se salven.

En ese espíritu, oramos para que las plagas fueran derramadas de nuevo, no egoístamente, como si fuéramos a estar protegidos en nuestra propia mansión de clima controlado en la Ciudad Santa con una gran pantalla de televisión en la pared para disfrutar de las escenas de sufrimiento transpirando abajo en la Tierra, sino como sus compañeros en el sufrimiento, también sufriendo bajo el sol del Paraguay, las presiones económicas, el odio—sólo para nombrar algunas cosas existentes y por no hablar de todo lo demás que vendrá en los próximos siete años. Hemos visto el mundo mejor, pero hemos optado por permanecer aquí en este mundo oscuro para sufrir con ustedes por si de alguna manera pudiéramos salvar a algunos.

Así que oramos para que los juicios cayeran, pero también pedimos por un poco de tiempo para reorganizarnos antes de que el mundo se desmorone. Muchos de nuestros seguidores no sabían nada del hecho que Jesús debe venir en el séptimo día de la Fiesta de los Tabernáculos, y no en el octavo día. Ellos tenían el 24 de octubre escrito en sus frentes, lo que significaba que fueron sellados para el milenio del juicio—para la muerte—y queríamos compartir con ellos la luz maravillosa que Dios nos había dado recientemente. Queríamos empezar esta nueva página web para esta nueva fase del ministerio de cosechar la gran multitud de Apocalipsis 7. Teníamos mucho trabajo para hacer antes de que las bombas nucleares destruyeran nuestras posibilidades.

Algunos de nuestros miembros no tenían el corazón correcto para los próximos siete años. Ellos querían desperdiciar el tiempo tratando de convertir a sus cónyuges o familiares incrédulos, que habían tenido muchas oportunidades en los últimos años. Abordando la cuestión ante el grupo, escribimos:

Queridos hermanos,

Por favor entiendan muy bien que nuestra petición por otros siete años comenzará una nueva fase del ministerio. En los últimos siete años, el Señor dispersó a Su pueblo, la Iglesia ASD, hasta que finalmente se rompió por completo. En los próximos siete años, el Señor reunirá a Su pueblo de nuevo, ¡PERO NO EL MISMO! Aquellos que ya han rechazado la verdad no van a tener una segunda oportunidad.

Esa es en parte la razón por la cual algunos de ustedes que tienen familias incrédulas tuvieron que dejarlas para la Fiesta de los Tabernáculos. Fue un proceso de separación. Sus familiares no creyentes han tenido su oportunidad de aprender la verdad con ustedes, y ahora esa oportunidad ha pasado. Los próximos siete años son para aquellos que no han tenido esa oportunidad. Su oferta para trabajar para el Señor en los próximos siete años NO es para trabajar DE NUEVO para los amigos y familiares que ya rechazaron la verdad, sino para las ovejas de otros rediles que Dios ha preparado.

La historia de la Biblia que se aplica aquí es la historia de Esdras 9 y 10 y Nehemías 13. Era el tiempo en que los hijos de Israel regresaban de Babilonia después del cautiverio, para reconstruir a Jerusalén. Eso es como lo que estamos haciendo ahora. Estaremos construyendo la Nueva Jerusalén en estos próximos 7 años, debido a que las almas salvadas son las que conforman la Nueva Jerusalén. Cuando los hijos de Israel llegaron a ese punto, se encontraron con que muchos de ellos habían tomado mujeres de las naciones paganas y tuvieron hijos con ellas. Tuvieron que limpiar la nación mediante despedir a las esposas y los niños extranjeros, ya que serían una trampa continua.

Ya hemos hablado con algunos de ustedes sobre estos temas en relación a sus circunstancias personales. Si cualquiera del resto de ustedes está en una situación que todavía no es clara, por favor hablen con nosotros en privado. El punto es que tenemos que trabajar por la gran multitud de mártires, y no para nuestros intereses egoístas de nuestra propia carne (cónyuge e hijos).

--Robert

 

Lamentablemente, para algunos de los que habían ofendido en este punto, pasó de ser una percepción equivocada del deber a una cuestión de rebelión contra el liderazgo, como el hermano John ya lo mencionó en el artículo anterior. Al hablar con ellos, usando palabras claras y contundentes como la situación requería, la respuesta fue una crítica del tono de voz. Es realmente repugnante ver cuán blanqueadas aparentan ser tales personas en su exterior, mientras que su corazón está lejos de Dios. Si intentas ayudarlos a ver la viga en su propio ojo, no sólo se niegan a verla, ¡sino que no temen criticar la supuesta mota en el ojo de la otra persona! Y eso, aun después de la lección sobre la rebelión de Aarón.

Día 6 – José sobre la paciencia en la tribulación

El sexto día de la fiesta cayó en el séptimo día de la semana, el sábado semanal. Entendimos del patriarca José que necesitábamos ser pacientes en la tribulación. Su vida era una de dolor y de sufrimiento bajo el yugo de la esclavitud en una tierra extranjera. Él fue traicionado por sus propios hermanos, así como hemos sido traicionados por nuestros hermanos adventistas. ¡Menos aún esperábamos ser traicionados por nuestros propios miembros como los rebeldes mencionados anteriormente!

Nuestro Padre celestial nos dio una túnica maravillosa en la forma del mensaje de Orión, pero en lugar de ver cómo el Padre nos bendijo y copiar nuestra fidelidad, se pusieron celosos. Ellos debieron haber recibido la amonestación e intentado ser como Jesús para recibir una túnica hermosa también, pero en vez de eso fueron a matarnos como los hermanos de José lo hicieron. Cuando vieron que no podían hacer eso, intentaron enterrarnos vivos, hasta que alguien vino y vieron que podían vendernos. ¿Pueden creer que algunos de nuestros miembros que desertaron a raíz del incidente mencionado anteriormente, finalmente decidieron convertir las partes del mensaje que les convenían en una empresa lucrativa a expensas de toda la verdad? Lo que le sucedió a José nos sucedió a nosotros eventualmente, pero su lección para nosotros fue un mensaje de permanecer fieles a través de la persecución.

En este día especial del sábado, el aniversario del comienzo del juicio investigador, publicamos nuestra declaración oficial en el sitio web ÚltimoConteo en la sección de anuncios. Era un día apropiado para tal declaración, porque el propósito del juicio investigador—el anti típico Día de la Expiación—era el de purificar a un pueblo. Nuestra declaración fue y es nuestra demostración del amor sacrificial que Jesús ejemplificó: el amor al prójimo en palabra y obra.

22 de octubre de 2016: Declaración Oficial del Ministerio ÚltimoConteo

Cosecha

Después de todas las evidencias que hemos compartido en los últimos siete años, hemos sabido que Jesús vendría ahora.

Durante el tiempo de la Fiesta de los Tabernáculos este año, Jesús nos condujo a través de un “campo de entrenamiento” especial. Todo el movimiento fue llamado, no a celebrar la Fiesta de los Tabernáculos, sino a vivir en carpas durante ese tiempo. Allí, reconocimos que Jesús quería que nosotros pensáramos acerca de los patriarcas bíblicos como los judíos lo hacen durante la fiesta y vernos a nosotros mismos como los pastores que recibieron las buenas nuevas de Su venida.

En cada día de la fiesta, fuimos instruidos por el Espíritu Santo, y después de unos días de muy buenas noticias y una comprensión más profunda de nuestra misión, entendimos que podíamos ser egoístas al dar lugar al rapto antes de la tribulación. Nos habríamos ido al Cielo—pero sólo aquellos que habían recibido el sello completo de Dios, incluyendo un conocimiento especial que define a los 144.000.

Muchas personas que no fueron selladas con ese conocimiento, así como aquellos que sólo copiaron el “24 de octubre de 2016” en sus frentes en sus fotos de perfil de Facebook, en realidad no tenían ese sello. De hecho, Jesús nos mostró que fueron selladas para la muerte, debido a que les faltaba la parte del sello que les habría permitido atravesar el gran tiempo de angustia con vida. Ellos también habrían perdido sus vidas eternas porque la destrucción habría venido sobre la tierra sin misericordia.

Reconocimos que esa era la intención de Dios para ellos y para el mundo. Sin embargo, también nos dimos cuenta que necesitábamos interceder por ellos como lo hizo Moisés, pidiéndole a Dios que los perdonara. Él nos explicó que un gran sacrificio era necesario para que eso ocurra – un sacrificio similar al que Jesús hizo en la cruz. Tuvimos que demostrar que habíamos llegado a la plena estatura de Cristo al hacer el sacrificio.

POR LO TANTO, POR LA PRESENTE DECLARAMOS OFICIALMENTE, para que todo el mundo lo lea, QUE EL MIÉRCOLES 19 DE OCTUBRE DE 2016, NOSOTROS SOLICITAMOS QUE JESÚS – quien ya había cesado Su intercesión, y ya había dejado el Lugar Santísimo, y ya estaba en camino a la Tierra – SE ABSTUVIERA DE VENIR TODAVÍA, Y PARA QUE EL PADRE ENVIE EN SU LUGAR OTRO GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO para que el fuerte pregón que la Iglesia Adventista del Séptimo Día debió haber sonado pueda repetirse durante una hora celestial, que es siete años terrestres.[49]

En el huerto de Getsemaní, Jesús preguntó: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” Tuvimos nuestro Getsemaní esa semana. Nos hubiera gustado que la copa de burla y de dolor pasara de nosotros, pero eso no habría sido amor. “De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”, y porque amamos no sólo a Dios, sino también a nuestros prójimos, estábamos listos para ofrecer ese sacrificio. Le pedimos a Jesús que detuviera Su venida por otros siete años, y le pedimos que nos dejara ayudar a otros y “enseñar la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”.

No escribimos estos párrafos para los incrédulos y burlones, quienes dirán no importando qué, que somos mentirosos y que inventamos estas cosas. En los últimos siete años (que pensamos serían los únicos siete años de nuestro ministerio) escribimos aproximadamente 1.800 páginas de evidencia de que Jesús vendría ahora. Nada de eso era incorrecto. Todo era la verdad pura, según lo enseñado por el Espíritu Santo.

Hacemos esto por el dolor de ver morir a nuestros hermanos y hermanas, muchos de los cuales acababan de empezar a creer el mensaje, hambrientos del pan que ya no estaría disponible en la tierra hasta que el mundo termine en la destrucción total de acuerdo a los siete años de Ezequiel 39. Ellos habrían sido abandonados sin ninguna esperanza. Así que le pedimos al Señor que nos dejara con ellos, y que todavía les diera el Pan de Vida.

Al contrario de lo que nuestros enemigos siempre han dicho, no terminaremos nuestro ministerio en la derrota. Ya hemos pedido seis nuevos nombres de dominio y seis servidores nuevos y potentes que están listos para encontrar lo que Dios nos ha mandado a encontrar: la gran multitud.

Todo el que lea este mensaje es llamado una vez más a revisar con esperanza lo que Dios nos ha enseñado en los primeros siete años, para estar listos para morir por la verdad como un testigo y como un mártir de Dios en el segundo conjunto de siete años.

La puerta se cerró para la humanidad. Pero ahora Filadelfia Le ha pedido a Jesús—quien tiene la llave de David—que abra la puerta para la humanidad una vez más. Ahora todo el mundo tiene otra oportunidad en estos siete años para salir de Babilonia—lo que significa renunciar a cada iglesia organizada a la que pertenecen, y venir a nosotros, la verdadera iglesia de Dios.

Queremos dejar claro que somos de corazón abierto a todos los seres humanos que se comuniquen con nosotros, pero nuestros corazones están cerrados por Dios hacia nuestros ex hermanos Adventistas del Séptimo Día que ya rechazaron el mensaje de Orión cuando se les presentó. Ese es el pecado imperdonable contra el Espíritu Santo, porque es Su mensaje. Estamos dispuestos a sufrir por todos nuestros enemigos, incluso los enemigos de Dios, para quienes la puerta estaba cerrada con anterioridad. Estamos dispuestos a pasar por la gran tribulación con ellos, a través de una guerra nuclear, a través de las plagas reales y literales, y a permanecer en pie con ellos. Estamos dispuestos a darles la mano, ayudarles, aconsejarlos, consolarlos, a excepción del grupo que fue excluido por Dios mismo.

Esperamos dar la bienvenida a la gente de buen corazón que son dignos de recibir la bendición que ya tenemos en nuestras manos.

Este mensaje fue escrito dos días antes de la fecha en que la mayoría de nuestros seguidores estaban esperando la venida de Jesús. Si Jesús viene a pesar de nuestra petición, todos los que lean esto serán condenados a la muerte eterna sin ninguna esperanza.

Sus amigos,

Los granjeros de la Nube Blanca, los Adventistas del Gran Sábado, y los 144.000 que ya tenían un pie en la puerta de la Ciudad Santa.

 

Día 7 – David sobre el poder de los príncipes

Tomamos nuestra decisión. Hicimos nuestra petición, y fue honrada. El Padre acomodó nuestra petición y alteró Sus planes de que Jesús viniera en la fecha que Él había programado, para conceder nuestra petición. Al igual que Jacob, luchamos con Dios e insistimos en no dejarlo hasta que nos concediera la bendición—la bendición de los 1335 días, que fue parte de nuestra petición.

Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. (Génesis 32:26-28)

Desde ese día en adelante, somos el Israel de Dios. Como príncipes, tenemos el poder para mover el brazo del Dios Omnipotente—para mover la mano del Tiempo.

Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. (Génesis 32:29)

Hemos llegado a conocer el nombre de Dios el cual ha sido un misterio por siglos, y recibimos Su bendición. Cruzamos el Río del Tiempo—la fecha de la segunda venida, como nadie lo pensó posible.

Cruzamos el Jordán proverbial, vivos, sin gustar la muerte; ¡nuestra fe sobrevivió! Todo el mundo pensó que nuestra fe moriría cuando finalmente nos encontráramos con el Tiempo cara a cara, pero no Lo dejamos ir, y fuimos bendecidos en lugar de que nuestra fe muriera.

Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. (Génesis 32:30)

Ahora ustedes pueden entender cómo y por qué ésta Fiesta de los Tabernáculos fue nuestra experiencia de transfiguración. Al igual que Jesús, que fue fortalecido en el monte para el resto de Su misión sacrificial, animado por Moisés y Elías quienes habían sufrido de manera similar antes que Él, así fuimos fortalecidos y enseñados en el monte por los siete pastores de Israel quienes nos precedieron. Habíamos terminado una fase importante de nuestra misión, pero nuestro gran sacrificio de intercesión estaba ante nosotros.

La experiencia que habíamos atravesado hasta ese momento fue una preparación para el servicio en el que ahora debíamos participar. Fue a un Josué, el sumo sacerdote, a quien se le dio un cambio de vestido en la visión de Zacarías. Ese Josué no puede ser un tipo para Jesús, quien nunca tuvo vestiduras sucias.

También fue Josué quien dirigió a los hijos de Israel a través del Jordán. Al igual que Josué en su batalla con los amorreos,[50] ordenamos al sol—al Sol de Justicia—que se detuviera hasta que nuestros enemigos sean destruidos y nuestra victoria sea completa, por el bien de Su reino.

Y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel. (Josué 10:14)

La corona de los príncipes y de los reyes no consiste en dominar a sus súbditos y cosechar las recompensas de la vida palaciega, sino de cuidar al pueblo bajo su dominio como los siete pastores de Israel cuidaban de sus rebaños y manadas. Es alimentar a las ovejas de Dios con comida espiritual a su tiempo. Es nutrir el alma como la buena cocina de mamá nutre el cuerpo. Es dar el agua de la vida—como una bebida fresca y refrescante para el obrero que está sudando bajo el calor del mediodía—a aquellos que son azotados por el dios sol.

La lección de la vida de David es exactamente eso: En contraste con el Rey Saúl, David era un joven pastor. Él sabía cómo cuidar al pueblo como su propio rebaño, nutriéndolos y dándoles de beber, y arriesgando su vida y sus miembros por su beneficio, si era necesario, para protegerlos de los lobos y de los leones que los devorarían.

Quitado éste [Saúl], les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. (Hechos 13:22)

Como reyes pastores, estamos aquí para cuidar de los rebaños de Dios. Eso es lo que el rey David nos enseña. Estamos aquí para proteger y nutrir a Su pueblo, incluso en un momento en el que el mundo se está hundiendo sin piedad hacia la perdición. Las palabras de la profetisa todavía hablan hoy:

Un tiempo para la oración prevaleciente

El Señor está próximo a venir. La maldad y la rebelión, la violencia y el crimen llenan el mundo. Los clamores de los sufrientes y de los oprimidos se elevan a él por justicia. En lugar de ser enternecidos por la paciencia y la tolerancia de Dios, los impíos se están tornando más obstinados en la rebelión. El tiempo en que vivimos está signado por la depravación. Las restricciones religiosas son desechadas y los hombres rechazan la ley de Dios como indigna de su atención. Esta santa ley es objeto de un menosprecio más que común.

Dios nos ha concedido bondadosamente una pausa. Todo poder que el cielo nos ha prestado ha de ser empleado en hacer la obra que nos ha asignado el Señor por aquellos que perecen en la ignorancia. El mensaje de amonestación ha de ser proclamado en todas partes del mundo. No debe haber demora. La verdad debe ser anunciada en los lugares oscuros de la tierra. Se ha de enfrentar y superar los obstáculos. Se ha de hacer una gran obra, y esta obra se confía a los que conocen la verdad para este tiempo.

Ahora es el momento de mantenernos asidos del brazo de nuestra fortaleza. La oración de David debiera ser la oración de los pastores y laicos: “Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley”. Salmos 119:126. Lloren los siervos de Dios entre la entrada y el altar, clamando: “Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad”. Joel 2:17. Dios siempre ha obrado en favor de su verdad. Los planes de los malvados, los enemigos de la iglesia, están sujetos a su poder y a su predominante providencia... Él puede tocar los corazones de los estadistas; la ira de los enemigos de Su verdad y de Su pueblo puede ser desviada, así como las aguas de un río podrían volverse, si lo ordena así. La oración mueve el brazo de la Omnipotencia. El que dirige las estrellas en orden por los cielos, cuya palabra domina las ondas del gran océano, es el mismo Creador infinito que obrará en favor de su pueblo si lo busca con fe. El refrenará las fuerzas de las tinieblas, hasta que se dé al mundo la amonestación y todos los que quieran escucharla estén preparados para [su venida].

Elena G. de White. {ELC 353}

Mover el brazo de la OmnipotenciaY:

Los rayos celestiales que brillan de los agentes humanos ejercerán una influencia subyugadora sobre aquellos a quienes Cristo está atrayendo a Sí mismo. La iglesia es débil ante los ángeles del Cielo, a menos que su poder sea revelado a través de sus miembros para la conversión de los que están pereciendo. A menos que la iglesia sea la luz del mundo, es tinieblas. Pero de los verdaderos seguidores de Cristo está escrito: “Somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.

La iglesia puede estar compuesta por aquellos que son pobres y sin educación; pero si han aprendido de Cristo la ciencia de la oración, la iglesia tendrá poder para mover el brazo de la Omnipotencia. El pueblo verdadero de Dios tendrá una influencia que se hará sentir sobre los corazones. No es la riqueza o la habilidad educada que los miembros de la iglesia puedan poseer, lo que constituye su eficiencia... {ST 11 de septiembre del 1893 párr. 3-4} [Traducido]

Y:

... hay muchos que Le suplican a Dios para poder entender que es la verdad. En lugares secretos están llorando y orando para ver la luz en las Escrituras; y el Señor del Cielo ha encargado a Sus ángeles que cooperen con los organismos humanos para llevar acabo Su diseño inmenso, que todos los que desean la luz puedan contemplar la gloria de Dios. Debemos seguir donde la providencia de Dios abre el camino; y mientras avanzamos, encontraremos que el Cielo se ha movido delante de nosotros, ampliando el campo para la labor mucho más allá de la proporción de nuestros fondos y capacidades para suministrar. La gran necesidad del campo abierto ante nosotros, debería apelar a todos aquellos a quienes Dios ha confiado talentos de fondos o de habilidades, para que ellos puedan dedicarse a sí mismos y su todo para Dios. Debemos ser fieles administradores, no sólo de nuestros fondos, sino de la gracia que se nos ha dado, para que muchas almas puedan ser llevadas bajo la bandera ensangrentada del Príncipe Emanuel. Los propósitos y fines que deben ser alcanzados por los misioneros consagrados son muy extensos. El campo para la operación misionera no está limitado por linaje o nacionalidad. El campo es el mundo, y la luz de la verdad debe ir a todos los lugares oscuros de la tierra en un tiempo mucho más corto de lo que muchos creen posible.

Dios tiene el propósito de poner en funcionamiento agencias en tu propio país para ayudar en esta gran obra de la iluminación del mundo. Él planea usarlos a ustedes y a sus hijos como soldados para que actúen una parte en esta guerra agresiva contra los poderes de las tinieblas, y ustedes ¡seguramente no ignorarán la bendición de Dios, y considerarán ligeramente el privilegio que se les extiende! Él quiere que ustedes se involucren en el conflicto, luchando juntos por Su gloria, no buscando la supremacía, no esforzándose por exaltarse a sí mismos por medio de depreciar a otros. Él les dotaría con el espíritu misionero verdadero, que eleva, purifica y ennoblece todo lo que toca, haciendo puros, buenos y nobles a todos los que vengan voluntariamente bajo su influencia; pues cada agente que coopera con las inteligencias celestiales será dotado de poder de lo alto y representará el carácter de Cristo. El espíritu misionero nos permite apreciar más plenamente las palabras de la oración del Señor, cuando nos dirige a orar, “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. El espíritu misionero amplia nuestros pensamientos y nos une a todos los que tienen una comprensión de la influencia creciente del Espíritu Santo.

Dios dispersará las nubes reunidas alrededor de las almas... y unirá a todos nuestros hermanos en Cristo Jesús. Él desea que estemos estrechamente ligados en bandas de comunión cristiana, llenos de amor por las almas por quienes Cristo ha muerto. Dijo Cristo, “Este es mi mandamiento, que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Él desea que estemos unidos de corazón y en los planes para hacer la gran obra que se nos ha encomendado. Los hermanos deben estar hombro con hombro, uniendo sus oraciones en el trono de la gracia, para que puedan mover el brazo del Omnipotente. El cielo y la tierra estarán entonces estrechamente conectados a la obra, y habrá gozo y alegría en la presencia de los ángeles de Dios, cuando la oveja perdida sea hallada y restaurada.

El Espíritu Santo que ablanda y subyuga el corazón humano guiará a los hombres a hacer las obras de Cristo. Ellos prestarán atención a la orden: “Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote”. Cristo se entregó a Sí mismo por nosotros, y Sus seguidores necesitan darse a sí mismos a Él, con sus talentos de fondos y habilidades. ¿Qué más puede hacer el Señor por el hombre de lo que ya ha hecho? ¿Y no Le daremos a Él todo lo que tenemos y lo que somos, practicando el sacrificio propio y la abnegación? Si somos los discípulos de Cristo, será manifestado al mundo por medio de nuestro amor por aquellos por quienes Él murió.

Fue a través del espíritu de amor que el evangelio fue traído a ustedes, y a todos los hombres que tienen un conocimiento de Dios. Se nos requiere no sólo admirar a los hombres que Dios ha usado, deseando que tuviéramos tales hombres ahora, sino de entregarnos a nosotros mismos para ser usados por Dios como Sus agentes humanos. Fue Su Espíritu el que inspiró sus esfuerzos, y Él puede otorgar abundantemente a Sus trabajadores de hoy, la misma valentía, celo, sinceridad y devoción. Fue Jesús quien dio a estos hombres la gracia, el poder, la fortaleza y la perseverancia, y Él está dispuesto a hacer lo mismo por cualquiera que sea un verdadero misionero. {BEcho 1 de septiembre de 1892 párr. 24-28} [Traducido]

Recuerden que,

La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto. (Santiago 5:16-18)

El último día de nuestra “reunión de campamento” se centró principalmente en el trabajo que tenemos por delante. Tan pronto como las familias regresaron a sus hogares abajo de la montaña, una feroz tormenta eléctrica se precipitó a través del campamento. Cayeron rayos y retumbaron truenos, mientras los vientos implacables soplaban la lluvia violentamente en todas las direcciones.

Quizá fue un presagio de los tiempos tempestuosos y turbulentos que se avecinan en los próximos años,[51] y tal vez fue una señal de la respuesta a nuestra oración para un derramamiento abundante del Espíritu Santo sobre... ¡ustedes, queridos lectores!

Estamos aquí con todos ustedes quienes están en el lado del Señor en esta tribulación, y nuestros brazos están abiertos a ustedes.

Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. (Apocalipsis 22:17)

1.
Cuando el gran reloj del tiempo marcó aquella hora, Jesús nació en Belén. {DTG 23.3
2.
Mateo 4:7—Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios
3.
No entendemos ni la mitad del plan del Señor al sacar a los hijos de Israel de la esclavitud egipcia, y dirigirlos por el desierto hasta Canaán. A medida que recojamos los rayos divinos que emanan del evangelio, tendremos una visión más clara del sistema judaico y una apreciación más profunda de sus importantes verdades. {3MR 259.1} [Traducido] 
4.
Asimismo los símbolos que se refieren al segundo advenimiento deben cumplirse en el tiempo indicado por el ritual simbólico. {CS 397.1
5.
Daniel 12:11 – Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. 
7.
Como en la serie de artículos acerca de La Ira de Dios 
8.
Job 27:3-4 – Que todo el tiempo que mi alma esté en mí, Y haya hálito de Dios en mis narices, Mis labios no hablarán iniquidad, Ni mi lengua pronunciará engaño. 
9.
Angélica es un nombre ficticio; el sueño es explicado en detalle en el artículo anterior
10.
Isaías 14:14 – sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 
11.
Ezequiel 1 
12.
Efesios 6:12 – Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 
13.
Apocalipsis 12:10 
14.
Los temas principales fueron discutidos en el artículo anterior
15.
1 Juan 1:9 – Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 
16.
Ver La Historia de los Patriarcas y Profetas pág. 454. Satanás se opuso, disputó, se jactó, declaró, reiteró y repitió. Esto tomó tiempo en la corte celestial. 
17.
No es para convencer a Satanás que las cuestiones son examinadas. La respuesta a él es simplemente: "El Señor te reprenda." Al igual que con Moisés, así es con nosotros hoy: Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio? Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. (Zacarías 3:1-3) 
18.
Como se explicó a fondo en el artículo anterior, el asunto sería realmente sobre la cuestión de si finalmente demostraríamos amor fraternal a través de nuestra decisión de pedir más tiempo. Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. (1 Pedro 4:8) Este artículo explicará cómo se desarrolló esa decisión. 
19.
Y que tomamos la iniciativa para llegar a la santidad. 
20.
Figurativamente, el Espíritu Santo nos habría traído liberación a través de un evento que hubiera sido un comienzo obvio del fin del mundo y la venida de Jesús. 
21.
Esta dificultad será resuelta completamente en el próximo artículo
22.
1 Juan 4:19 – Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 
23.
Juan 15:12 – Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 
24.
Afligido por los pecados, y esperando la liberación. 
25.
Mejor dicho, cuánto tiempo duraría esa fase de la batalla, que era todo lo que podíamos ver en ese momento. Tres semanas completas nos llevarían al inicio de nuestra experiencia de campamento, que a su vez culminó con nuestra decisión de pedirle al Padre más tiempo. 
26.
El anciano S.N. Haskell escribió un resumen particularmente bueno de su entendimiento: Es muy evidente que, al igual que la Pascua, la Fiesta de las Trompetas era conmemorativa y típica. Llegó días antes del Día de la Expiación, el tipo del gran juicio investigador que empezó en 1844, al final del largo período profético de los dos mil trecientos años de Daniel 8:14. En el tipo, las trompetas sonaron por todo Israel, advirtiendo a todos del acercamiento del solemne Día de la Expiación. En el anti tipo debemos esperar que algún mensaje mundial sea dado en tonos de trompeta, anunciando el tiempo cercano cuando el gran anti típico Día de la Expiación, el juicio investigador, se llevará a cabo en los cielos. Comenzando con los años 1833-34 y extendiéndose hasta 1844, tal mensaje fue dado al mundo en tonos de trompeta, anunciando, "La hora de su juicio ha llegado". {CIS 204} [Traducido] 
27.
El final del juicio correspondió con la entrega del sempiterno pacto, como se explicó en el artículo anterior
28.
Ciertamente se alcanzó un hito importante en la corte celestial en ese día, pero el juicio involucró mucho más de lo que nos dimos cuenta en ese momento, como verán más adelante. 
29.
Pueden ver cómo se estaba desarrollando nuestra comprensión. No sabíamos que recibiríamos el sempiterno pacto en el Día de la Expiación. También esperábamos que ocurrieran ciertos eventos sobrenaturales durante la Fiesta de los Tabernáculos. Esto contribuyó a la lucha espiritual al comienzo de la fiesta, descrita en la sección "Informe del frente " más adelante en este artículo. 
30.
Debido a que estábamos conectados con lo que estaba pasando en el Cielo, éstas fueron experiencias solemnes y sagradas para nosotros. 
31.
El formato en negrita a lo largo del correo electrónico es nuestro. 
32.
Esa es una cita de alguna parte de las miles de páginas de nuestro sitio web. 
33.
Lo triste es que algunas personas han seguido adelante. Sus raíces eran tan superficiales como sus almas. Para aclarar las cosas, sin embargo, enfatizamos por esta serie actual de artículos que no estábamos en error, ni estábamos en Babilonia. Nuestro mensaje nunca ha sido solo una "teoría", sino que se basa en evidencia bíblica y del mundo real, y no es "fantasía". Eso necesita ser claro. Me maravillo del bajo nivel de pensamiento crítico de una persona que cita una línea fuera de contexto para argumentar y rechazar la otra parte mucho más importante de nuestros escritos. Sin embargo, la ironía es que le estamos dando a esa persona justo lo que pidió. Estamos dejando en línea el sitio web de ÚltimoConteo.org con una declaración, no una admisión de error, sino una declaración (incluida más adelante en este artículo) para explicar por qué estamos comenzando un nuevo sitio web y publicando esta nueva serie de artículos. 
36.
1. Los santos resucitados en la resurrección especial que vencieron durante el juicio, y 2. los santos vivos. 
37.
El concepto de un quiasmo es muy importante por toda la Biblia, y será instrumental en el próximo artículo, que tendrá ¡la verdadera "gran confirmación de nuestros estudios completos", de lo que esta sección es sólo un anticipo! 
38.
Esas son las revelaciones de las cuales consiste el Libro de Apocalipsis. 
39.
También es una revelación—ver La Bestia del Abismo
40.
Es decir, en términos literales en lugar de revelación, de acuerdo con la naturaleza literal de Daniel 10 explicada anteriormente. 
41.
Basado en la visión bien conocida: "Juntos... durante siete días fuimos ascendiendo al mar de vidrio...” {PE 16.2
44.
Esta sección fue escrita por Ray Dickinson 
45.
El Día del Demonio, publicado el 22 de septiembre de 2015 
46.
Apocalipsis 1:7 – He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. 
47.
Tuvimos que luchar arduamente con muchas de las profecías de Elena G. de White, pero a la luz de la extensión del tiempo, puede haber otros cumplimientos futuros de los que pudimos ver mientras estábamos bajo la expectativa de que Jesús llegaría en solo siete días. 
48.
La pregunta de si nuestras vidas (eternas) tendrían que ser entregadas o no fue contestada a raíz de la gran decisión que la Fiesta de los Tabernáculos estaba planteando. Nuestro sacrificio de solicitar una extensión de tiempo y permanecer en este planeta para salvar más almas fue el factor clave sobre el cual colgó nuestra vida eterna. Si no hubiéramos decidido de acuerdo con el amor fraternal, nuestra vida eterna habría sido requerida (incluso antes de entrar en las puertas de perla) debido al hecho de que no habríamos demostrado un carácter de Cristo en nuestra decisión. Habiendo decidido sacrificialmente, un sacrificio adicional de nuestra parte no sería necesario. En otras palabras, la incertidumbre de esa reunión especial fue un marcador de posición para la decisión que tendríamos que tomar durante la Fiesta de los Tabernáculos. 
49.
Esto no era de ninguna manera para limitar a Dios a un período específico, sino simplemente una expresión en los términos que entendíamos en ese momento. En última instancia, fue Su elección definir la duración según Su infinita sabiduría. 
50.
Ver Josué 10 
51.
19 de noviembre, un mes después de nuestra decisión: ¡URGENTE! Un sueño profético—la destrucción venidera de América [inglés] 
A- A A+
El libro Último­Conteo
Todos nuestros estudios de los primeros siete años en un compacto libro en formato PDF. Un viaje por el universo del tiempo de Dios. ¡Una lectura obligada para los adventistas del gran sábado!
Descargar ahora...
El DVD de Último­Conteo
Todo el sitio de Último­Conteo en un DVD compatible con Windows. Un regalo que puede salvar vidas.
Descargar el DVD ahora...
¡Únete al movimiento!
¿Crees en el Tiempo? ¡Muestra tu apoyo y únete al ejército del Señor haciéndote miembro hoy!
Utiliza el sello de Orión...
¿Dónde está tu corazón?
No dejes que la polilla y el orín corrompan tus tesoros. ¡Ponlos en el Cielo!
Dar una donación ahora...
Boletín
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN DE ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...